Skip to content

Alma de todas las devociones a la Virgen-II

– Publicado en el blog el 23 de agosto de 2013 –

LA DEVOCIÓN AL CORAZÓN DE MARÍA, ENTRE SUS HERMANAS, LAS OTRAS DEVOCIONES

 Miguel

Cuando faltaban cuatro minutos para la memoria del Inmaculado Corazón de María –que este año cayó en 8 de junio-, tal trovador como yo soy ponía punto final al primero de los dos o tres articulejos en que resumo el lugar, el rango que esta devoción ocupa entre las devociones marianas, que es el más alto si tenemos razón el P. Joaquín María Alonso (1913-1981) y el menda. Me refiero al artículo “Alma de todas las devociones a la Virgen” (8 de junio pasado). Cierto que veintiséis lectores desde entonces y ningún comentario son el certificado de que el artículo no ha interesado. Pero, precisamente, yo estoy aquí para que el Corazón de María interese, y por lo mismo no veo en el fracaso (discutible) un motivo para dejarlo correr, sino una razón para correr a remachar unas cuantas cosas que a mí me parecen fundamentales.

Del Corazón de María depende el futuro del mundo. Y se puede decir más alto, pero más claro no. Vivimos un fascinante “movimiento mariano” que nos salvará como no lo dejemos perder; y la bandera, el modelo, el estímulo para ese movimiento ha de ser el Corazón de María. Mucho me extrañaría equivocarme, en primer lugar, por el lugar central que el Corazón de María ha tenido en las principales apariciones marianas desde hace unos dos siglos, y singularmente en Fátima (1917), Pontevedra (1925) y Tuy (1929). Si la Santísima Virgen insiste, ¡será por algo, hermanos…! Y luego, en segundo lugar, ese algo es un algo que la teología persigue. Algo bien importante tiene que ser ese Corazón para que la Virgen lo proponga una y otra vez como medio de salvación. Y nosotros intentamos averiguar qué puede ser ese algo.

  Ya sé que el blog no es lugar de teologías. Lo que intento –al artículo anterior me remito- es la divulgación de lo estudiado. Es otro mundo. Pero, en esencia, lo que digo es lo mismo que podría decirse en teológica conferencia. Solo que hay que echarle salero… y procurar ser un poco más breve, aunque tengo que advertir que quien quiera entenderme del todo hará muy bien en releer “Alma…”

¿Y por qué una posición de privilegio para el Corazón de María?

            El Corazón de María nos dispara hacia el espíritu, y aun hacia el Espíritu Santo. Veámoslo actuar ahora sobre las demás devociones marianas, y por último resolveremos el enigma, el por qué, sabiendo qué es en realidad este Corazón. Pero vamos por partes, como dijo Jack el Destripador.

La tesis mil veces repetida de Joaquín María Alonso es que la devoción al Corazón de Maríainforma, interioriza y purifica las demás devociones marianas.

a) Informa. Nuestra devoción es para Alonso la “raíz y única causa formal de donde todas las devociones verdaderamente particulares deben proceder”[1]. Las otras devociones son partes potenciales de la devoción cordimariana,

“que van realizando parcialmente la perfección del todo formal de que dependen. Es este todo formal precisamente el que, de un modo explícito, se propone en la devoción al Corazón de María”[2].

En otras palabras: el que quiera encontrar la esencia de María, hallar a toda María,encontrarse con su ser en radicalidad, con su quintaesencia, tiene que buscarlo en el Corazón de María.

Aclara Alonso que no se trata de que todas las devociones hayan sido insuficientes hasta que de forma explícita han sido contempladas desde su Corazón.

“Lo que intentamos decir es que, primero, cuando son intensamente vividas, lo son porque de un modo implícito e inconsciente se han ido penetrando cada vez más del espíritu de la devoción al Corazón de María. Y, en segundo lugar, queremos insinuar que una práctica más explícita de lo que ordinariamente se hace en la piedad de las almas marianas […], de esta devoción al Corazón de María, imprime por su propia fuerza intrínseca, e inmediatamente, su fuerte sello formal a todas las demás formas de devoción mariana”[3].

A veces Alonso recurre a la comparación con la caridad. Así como, en la enseñanza de Santo Tomás, ella informa las virtudes, y sin ella no puede haber virtud “en su estado completo de virtud” –dice Alonso-, así sin la devoción al Corazón de María no hay verdadera devoción mariana[4].

b) Interioriza, esto es, “desempeña una función de interiorización al exigir que los fieles vivan coherentemente en su intimidad (en su corazón) las expresiones externas de piedad que dirigen a la Virgen”[5]. Alonso está convencido de que

“el proceso de interiorización de la Virgen, en cualquiera de los órdenes, teológico o espiritual, lleva necesariamente a la viva punta de su espíritu, es decir, a su Corazón”[6].

Importante principio, en verdad, que aquí nos interesa por sus implicaciones espirituales, pero que las tiene, y fecundas, en el ámbito teológico[7].

Se trata, en lo espiritual, de una interiorización personal en el creyente que es consecuencia del cultivo de esa interioridad de María:

“Toda devoción mariana […] debe ser interior […]. Pero es el caso que ninguna como la devoción al Corazón de María, urge la llamada a la espiritualidad interior, de un modo tan extraordinario y explícito. La devoción al Corazón de María está como obligando a las otras devociones marianas a acudir al centro dinámico de la Virgen de donde parten ellas mismas; y apela igualmente a nuestra propia interioridad para que la conversión sea verdaderamente del corazón.

“El simbolismo, pues, de esta devoción, cuando no se le clausura y reduce a una religiosidad sentimentaloide de superficie, llama fuertemente a la ‘metanoia’ [conversión] evangélica, a la renovación total del alma, y a la religión en espíritu y en verdad”[8].

La devoción al Corazón de María consiste en llevar a María en el corazón. Cor ad cor loquitur,era la divisa del B. Card. Newman: “un corazón habla a otro corazón”. Necesariamente así pensamos nosotros –de acuerdo con Joaquín María Alonso- que debe ser entendida. Un Corazón demanda la respuesta de otros. “Os hemos hablado con sinceridad y nuestro corazón se ha ensanchado (…). Es en vuestras entrañas donde se da la estrechez. Para corresponder del mismo modo –como a hijos os hablo-, ensanchaos también vosotros” (2 Cor 6,11-13). También en el Corazón de María “hemos conocido el amor que Dios nos tiene” (1 Jn 4,16), y nos sentimos urgidos por el mismo grito: “amemos, porque él nos amó primero” (1 Jn 4,19)[9]. En el Corazón de María, nos está amando Dios.  María es el rostro femenino de la ternura de Dios. El Corazón de María nos aparece como una interioridad que suscita otra interioridad, un amor que llama al amor y una santidad que urge, y poderosísimamente, a la conversión y a la santidad. Quien venera el Corazón de María venera a María “en espíritu y en verdad” (Jn 4,23). La devoción al Corazón de María es llevar a María en el corazón, porque “él nos amó primero”.

c) Purifica. Alonso no puede negar que

“las devociones marianas […] nos han sido transmitidas por una ganga exterior que las deforma y las puede comprometer con un folklorismo trivial e irreverente […]. Todo hace pensar que las manifestaciones carismáticas marianas de los últimos tiempos están dando un como fuerte aldabonazo a la piedad de los fieles para la vuelta a una piedad hacia la Virgen María más acendrada y más interior y más conforme a las realidades primarias del Evangelio. Ahora bien; en estas manifestaciones, ocupa un lugar de excepción todo lo que se refiere al Corazón de la Virgen; […] sobre todo en Fátima, la Virgen está llamando a un retorno al corazón de los cristianos, por la presentación insistente de su propio Corazón Inmaculado”[10].

“Esto es lo que ha acontecido muchas veces con las devociones dichas ‘populares’: que han permanecido vacías e inconsistentes por falta de sustancia evangélica; inhábiles, por tanto, para una verdadera y profunda renovación de costumbres. Pues bien –repetimos-, la devoción al Corazón Inmaculado de María es esto lo que principalmente puede traernos en orden a una renovación popular de esas devociones: el excitarlas a todas para que vuelvan a su más íntima raíz cristiana: a la vida interior y profunda de la gracia”[11].

En fin, Pablo Brogeras lo entiende bien resumiendo el pensamiento de Alonso:

“Una devoción renovada conllevará que cada devoción mariana se examine a sí misma y presente al hombre lo que es su fundamento y esencia. Si logramos que las devociones particulares presenten el amor en acción de la Virgen que exige reciprocidad [o sea, el Corazón de María],estaremos devolviendo el contenido a cada una de las devociones particulares”[12].

Y cuánto no habría que decir del Corazón de María como medio de purificar esos Rosarios nuestros que tanta pena dan habitualmente. “María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón” (Lc 2,19); nosotros, por la nuestra, atropellamos avemarías para quitárnoslo de encima.

¡Pueblo de Castilla!; ¡españoles!; ¡hijos de la ventura y de la pena!: no lo he conseguido. Tampoco hoy he conseguido acabar. Me pongo a hablar de la Virgen, y pierdo el mundo de vista. Díganlo, si no, las víctimas de mis homilías. Nos queda una entrega, que -creo yo- dará con el secreto de la cuestión. Porque estamos hablando del Corazón de María, pero… ¿seguro que sabemos lo que es el Corazón de María? Ahí te quiero ver.


[1] “El Corazón de la Inmaculada”, Verdad y Vida, 15 (1957), la cita en p. 332.

[2] La Consagración al Corazón de María, acto perfectísimo de la virtud de la religión, introd. a José María Canal, La Consagración a la Virgen y a su Corazón-I, Madrid: COCULSA, 1960, pp. 5-116, la cita en p. 44.

[3] Ibíd., p. 45.

[4] Cfr. “El Corazón de María en la teología de la reparación”, Ephemerides Mariologicae, 27 (1977), la cita en p. 336, y cfr. El Corazón de María en S. Juan Eudes-II, Madrid, COCULSA, 1958, p. 181.

[5] Inmaculado Corazón, en Stefano de Fiores-Salvatore Meo-Eliseo Tourón (dirs.), Nuevo Diccionario de Mariología (ed. esp. adaptada), San Pablo, Madrid, 21993, p. 952.

[6] El Corazón de María en S. Juan Eudes-I, Madrid, COCULSA, 1958, p. 221.

[7] Tales implicaciones del orden teológico son las que he tratado de desentrañar en mi Fundamentos dogmáticos de la devoción al Corazón de María, en la obra del P. Joaquín María Alonso (Tesis para la obtención del grado de licenciatura en teología dogmática, dir. José Luis Cabria Ortega), inéd., Facultad de Teología del Norte de España/Sede de Burgos (2012); donde una sección trata de extraer el exacto concepto del Corazón de María en Alonso, y otra se ocupa de lo que he llamado Mariología cordimariana del P. Alonso, o el lugar del Corazón en su mariología. “La Mariología queda iluminada por la única ‘ratio formalis’ para ser contemplada desde el mismo centro de la Virgen” (Joaquín María Alonso, Sobre una teología del Corazón de María, Ad Maiora 9 (1956), p. 45.

[8] Joaquín María Alonso, La Consagración al Corazón de María, cit.46.

[9] No obstante, la fidelidad al texto bíblico impone reconocer que, en el contexto, queda claro que el amor al que S. Juan exhorta aquí es el amor al prójimo; pero, aun así, es imposible prescindir de este amor en una auténtica devoción al Corazón de María; mucho habrá que decir de esto en otra ocasión.

[10] Joaquín María Alonso, La Consagración al Corazón de María, cit.46-47.

[11] Ibíd.,  94; cfr. El Corazón de la Inmaculada, cit.353.

[12] Pablo Brogeras Martínez, El Corazón de María: del olvido a la evocación: Clave mariológica del P. Joaquín María Alonso (Tesis de licenciatura, dir. Eloy Bueno de la Fuente), inéd., Facultad de Teología del Norte de España/Sede de Burgos (1999), cit., 127-128; sobre la expresión en cursiva, cfr. Joaquín María Alonso, Sobre una teología del Corazón de María, cit., 35, 36.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: