Skip to content

Misericordia/153

30 mayo 2017

La Palabra de Dios

Y Jesús dijo: “Cierto hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos le dijo al padre: ‘Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde’. Y él les repartió sus bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntándolo todo, partió a un país lejano, y allí malgastó su hacienda viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino una gran hambre en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces fue y se acercó a uno de los ciudadanos de aquel país, y él lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Y deseaba llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada. Entonces, volviendo en sí, dijo: ‘¡Cuántos de los trabajadores de mi padre tienen pan de sobra, pero yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros’. Y levantándose, fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó. Y el hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo’. Pero el padre dijo a sus siervos: ‘Pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies; y traed el becerro engordado, matadlo, y comamos y regocijémonos; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.’ Y comenzaron a regocijarse. 

Y su hijo mayor estaba en el campo, y cuando vino y se acercó a la casa, oyó música y danzas. Y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era todo aquello. Y él le dijo: “Tu hermano ha venido, y tu padre ha matado el becerro engordado porque lo ha recibido sano y salvo.” Entonces él se enfadó, y no quería entrar. Salió su padre y le rogaba que entrara. Pero respondiendo él, le dijo al padre: “Mira, tantos años te he servido y nunca he desobedecido ninguna orden tuya, y sin embargo, nunca me has dado un cabrito para regocijarme con mis amigos; pero cuando ha venido este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, has matado para él el becerro cebado.” 

Y él le dijo: “Hijo mío, tú siempre has estado conmigo, y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario que hiciéramos fiesta y nos regocijáramos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.”- Lc 15,1-32

Las palabras de los hombres

* ¿Qué remedio tenemos para conocella [a la Santísima Virgen]? ¿Qué? Miralle a las obras, y allí veréis qué tal es […]. “Párome a considerar las grandezas de la Virgen, dice San Bernardo, y es cosa grande, es cosa sin cuento; sed de misericordia loqui, hoc magis placet: pero decir que es misericordiosa, que está entendiendo allá donde está en alcanzarnos misericordia, esto  agrada más que otra (San Bernardo, In Assumpt. B. Mariae V. serm. 4,8 (ML 183,429). Decir vos a uno que tiene necesidad: “¡Oh si supiésedes qué de virtudes tiene fulano, qué rico, qué gentilhombre, qué afable, no le falta cosa”; dirá el otro: “¿Qué provecho me viene a mí de esto?” Si le decís que es misericordioso […], dirá el otro: Hoc magis placet; eso me agrada a mí más […]. Cuando nos dicen de la Virgen: “¡Oh qué linda la hizo Dios en el cuerpo, y en el ánima muncho más!”, alegrámonos y bendecimos a Dios; pero cuando nos dicen […] que tiene puestos en nosotros sus ojos de misericordia, esto nos agrada y satisface más. 

[…] Pero, Señora, ¿en qué veremos que nos queréis bien?; dadnos seguridad que nos amáis. -“Si os amo o no, dice la Virgen, ved lo que he hecho por vosotros; mirad mis fructos y obras”. Caesar, si amo te, vulnera mea loquuntur pro me, dice el otro al emperador César, habiéndole revuelto [habiéndole otros indispuesto] con él; y respondió a César, preguntándole si era verdad lo que le habían dicho de él, descubriendo su cuerpo lleno de heridas que había pasado por él: “César, si te amo o no, hablen mis llagas por mí, sean testigo de mi corazón”. -Señora, ¿osaremos confiar de vos nuestra salvación? ¿Osaremos dejar a vuestro cargo la salud de nuestras ánimas? ¿En qué veremos que no nos olvidaréis? Hablen sus fructos por ella. Responda lo que ha hecho por nosotros. “Mirá el fructo de su vientre. Mirá el santo Sacramento, que de sus entrañas ha salido. Allá lo dijo: Venite, et comedite panem meum et vinum quod miscui vobis [“Venid y comed este pan, bebed este vino que he mezclado”]. Venid y comed este pan bendito (cfr. Prov 9,5), esta carne que de mis entrañas salió.- San Juan de Ávila, Sermón 58,1-2; I

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: