Skip to content

SOBRE PENES. SOBRE VULVAS. SOBRE AUTOBUSES

3 marzo 2017

Resultado de imagen de autobús de Hazte Oír

Sobre el formidable acoso -con insultos, calumnias, amenazas, palos, prohibiciones y más- de que está siendo víctima la asociación HazteOír por decir unas obviedades para preservar a los niños de los caníbales.- Miguel


Hoy día, reivindicar lo obvio empieza

a ser revolucionario (alguien).

Viendo algunas cosas que sucedían en su época, Lope de Vega escribía asombrado en la Gatomaquia este endecasílabo:

“¡Tanto el mundo decrépito delira!”

Hoy está toda España como un huevo que chirría en la sartén, histérico y brincador, porque la benemérita asociación HazteOír  -de la que no soy miembro, pero poco me falta, a pesar de las críticas que les envío algunas veces- ha sacado a la calle un imponente autobús para proclamar el siguiente mensaje: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. La ocasión, la catarata progresiva de leyes sobre las cuestiones de homosexualidad, lesbianismo, ideología de género, pseudo-matrimonio homosexual, etc., y, sobre todo, las disposiciones de estas leyes que se refieren a la educación, ya que el capítulo anterior de esta historia es la publicación de un librito sobre los proyectos de adoctrinamiento en estas materias.

Este libro ha concitado las iras de media España sobre “HazteOír”.

A nadie se le oculta que si nuestros abuelos -o nuestros padres- hubiesen contemplado caso igual, habrían prorrumpido en un:

“¡Tanto el mundo decrépito delira!”

Delira tanto que es ya cosa necesaria explicar obviedades tan mayúsculas como las que el inocente autobús proclamaba, con esquilmo del peculio de la asociación y, también, con masa ingente de insultos y amenazas, y en cuanto a palos, por lo menos unos cuantos, y mañana, cuenten ustedes más.

* * *

Adoctrinamiento sexual en las aulas

Cartel de una exposición llamada “Es natural”, destinada a normalizar la homosexualidad en la mentalidad de los niños. Hay que ser animal.

Y yo creo necesario aclarar que HazteOír no va en contra de los homosexuales; va en favor de los niños. Porque a un niño, se lo puede engañar con facilidad y se le puede hacer daño, y nos escuchará la clase de penes femeninos como nos escuchará la de la Historia troyana polimétrica. Por eso hacía falta un HO que acudiese en su defensa. En cuanto al homosexual, públicamente le dejaremos libertad, y privadamente, yo, al menos, le explicaré, con respeto y con afecto, unas cuantas cosas quizá bastante contrarias a las del colegio; porque, como dijo San Agustín con parecidas palabras, nadie es auténtico amigo si no odia los defectos del amigo.

Hacía falta que viniera HO. Porque los niños son lo más sagrado que existe. Y la educación es hoy, como fue ayer y como será mañana, el área más importante sobre la que trabajar en cualquier país. Solo que el sistema electoral a cuatro años no permite lucimientos basados en la educación, y ahí nos duele. Y es que, trazada una medida legislativa en el ámbito de la educación, esta no dará frutos en cuatro años; y, por consiguiente, no es rentable para los trepadores. Y se dedican a otras cosas.

* **

“Clan TV” emite una serie que trata de normalizar las familias homosexuales como la opción más natural entre los niños” (“HazteOír”).

Hay otro aspecto capital en la querella del autobús y de los libritos y demás. Se dice que esto es cuestión del catolicismo de HO, y se lanzan denuestos contra la Iglesia, el Papa y no me atrevo -lo he oído- a añadir Quién más. ¿Qué hay de verdad en ello?

Precisamente tengo que remitir a los lectores a otro artículo de autobuses rojos, y bien reciente. Allí hablo de la ley natural como ley propia de todo hombre (sin la cual no sería posible ninguna clase de unidad entre nosotros), y la ley moral cristiana, como una positivización de la ley natural, es decir, la formulación expresa de los contenidos de esa ley.

Y, si se quiere, puedo añadir que muchos de mis amigos de HO que son católicos -no creo que lo sean todos- lo serán porque hubo un día en su vida en el que -Dios sabe de qué forma- vieron que el catolicismo hacía cuajar de la forma más plena la ley natural. Otros, en cambio, siendo católicos, hubo -o habrá- un momento en que, con asombro, entendieron, Dios sabe cómo, hasta qué extremo la moral católica es extensible a cualquier hombre y es, por lo mismo, genuina y verdadera.

¿Y qué conclusión se saca de esto? Que los católicos y los que no lo son pueden estar perfectamente de acuerdo con los contenidos que chilla mi bonito autobús. Todos juntos en el autobús, compartiendo unas de gambas y compartiendo una de ideas, mientras cantan unidos las chiquilladas esas de cuando vamos de excursión en autobús:

“¡Qué buenas son

las madres ursulinas!

¡Qué buenas son,

que nos llevan de excursión!”

 

***

Resultado de imagen de autobús de Hazte OírContra facta, non valent argumenta: “Contra hechos, no valen argumentos”. Las interpretaciones son libres (mientras sean honradas), los hechos son sagrados. Y nadie que no tenga el secreto para transmutar todo el genoma de toda la especie (o algo así) puede dejar de reconocer esto: los niños tienen pene; las niñas tienen vulva; si naces hombre, eres hombre; si eres mujer, seguirás siéndolo. Si dudamos cosas como esta, ¿nos va a quedar tiempo para superar la crisis económica? “Ni para cepillarnos los dientes”, dijo Pemán ante una salvajada de Steinbeck.

Ante la verdad, se imponen dos actitudes. Una consiste en enfrentarse a ella y tratar de ver qué es y cómo es “ella”. A eso podemos llamarlo realismo. La otra consiste en proyectar sobre ella, nada más comparece, unas categorías interiores, los prejuicios, que se llaman así porque dictaminan antes de juicio. Y cuando los prejuicios se vuelven colectivos, entonces tenemos la ideología. Ejemplos: la ideología comunista, que solo con Stalin amontonó 50.000.000 de cadáveres; la ideología nacionalsocialista, que ya se sabe. Etc. Todos estos eran señores que se empecinaron en decir que lo que estaba delante eran gigantes. Pero eran molinos. Alguien dijo que, en las guerras civiles, las primeras víctimas eran los diccionarios. El problema es que la primera víctima de un diccionario bien vapuleado es la verdad.

***

Y si tantos señores y señoras no quieren llamar molinos a los molinos y gigantes a los gigantes, es porque algún escondido interior suyo les hace proyectar sobre las vulvas penes, sobre los penes vulvas, y sobre los niños la sentencia de una desgracia bien probable. No se lo demande el cielo, como yo tampoco les deseo el mal.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: