Skip to content

LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR… Y LA PRESENTACIÓN NUESTRA

2 febrero 2017

Resultado de imagen de presentacion del señor en el templo

La Presentación del Señor y la nuestra: todo cuadra a la perfección; vais a decirme que sí. Y yo me alegro de copiar aquí, en este papeluco volandero, muchas cosas que he aprendido en el Rosario, en los libros, en la vida, acerca de Él y de ella; que, al fin y al cabo, con sus manos cogidas, no queda distancia, y con las mías cogidas de la otra de ella, no existe distancia para mí tampoco. Y, de la felicidad, me suben burbujitas.- Miguel



Y cumplidos los días de su purificación [la de María] según la Ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está mandado en la Ley del Señor: ”Todo varón primogénito será consagrado al Señor”, y para presentar como ofrenda ”un par de tórtolas o dos pichones”, según lo mandado en la Ley del Señor (Lc 2,22-24).


I


Y todo esto ¿qué es?

Resultado de imagen de presentacion del señor en el temploPues veréis. Esta fiesta se celebra cuarenta días después de Navidad. Cuarenta días era el plazo para que la madre, que en el parto contraía impureza legal, acudiese al Templo a purificarse, ofreciendo un cordero y un pichón o una tórtola, o bien, si carecían de recursos, dos tórtolas o dos pichones (cfr. Lev 12,2-8) [*].

Es evidente que María, cuyo parto fue virginal, no contrajo ninguna impureza, y esto nos enseña a nosotros que a ver si somos un poco más obedientitos, ¿verdad?, incluso cuando no haga falta y mientras no nos manden pecar (“¡antes morir que pecar!”, o que nos echen de la empresa si hace falta…).

Resultado de imagen de presentacion del señor en el templo

Y, sobre la ofrenda, San Juan de Ávila, tan perspicaz, nos hace caer en la cuenta de que María y José habían recibido de los magos un cofre de oro…, y a los cuarenta días, los vemos pobres otra vez, ya que hacen la ofrenda de los pobres; saca el santo la conclusión de que ya lo han dado todo a los pobres… La verdad es que resulta muy verosímil.

Existía, por otro lado, la obligación de consagrar al Señor todo primogénito varón humano o animal. Los animales podían rescatarse con otro animal, y si no, se mataban. A los niños, había que rescatarlos ofreciendo cinco siclos. Y esto constituía un recuerdo de la última plaga de Egipto, cuando Yavé hizo morir a los primogénitos de los egipcios. Se encuentra establecido en Éx 13,2.11-16, y el precio de cinco siclos, en Núm 18,16.

Y resulta que, si MaríaResultado de imagen de presentacion del señor en el templo se purificó sin tener que purificarse1, tampoco Jesús estaba obligado a la presentación a Dios…, porque era Dios. Una vez más, apreciamos el sentido de obediencia que preside la vida cristiana y que constituye el meollo de la Redención.

Una observación que interesa hacer es que Jesús, a quien no había obligación de presentar, pero que fue presentado, no fue, en cambio, rescatado, por mucho que digan cien mil anotadores de cien mil Biblias, que a veces parece que están anotando, no el Evangelio de San Lucas, sino los aludidos pasajes de Éx. Leemos, en efecto, que José y María llevaron la ofrenda de la purificación de la madre, pero no hay ninguna alusión a la ofrenda de la presentación del Niño. Y, sobre todo, se dice “lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor” (Lc 2,22-24) y no se menciona el rescate de cinco siclos.

Imagen relacionadaCoincide con mi opinión un nombre que os sonará de algo: Joseph Ratzinger-Benedicto XVI2. Y es que, a decir verdad, el que viene como Rescatador no es lógico que sea rescatado. El Hijo encarnado que se presenta a Dios no es rescatado de Dios porque no hay compañía más feliz y porque Él viene a realizar nuestro rescate en el nombre de Dios y en el amor a Dios.

Resultado de imagen de presentacion del señor en el templo

El anciano Simeón, al cual y a Ana, hija de Fanuel, no les hemos hecho hoy mucho caso, los pobrecicos.

Alguna diferencia tenía que haber entre Él y los demás presentados, y lo digo porque el texto del Éxodo, según lo cita San Lucas, dice: Omne masculinum adaperiens vulvam sanctum Domino vocabitur (Lc 2,23; cfr. Éx 13,2); los otros textos tienen igual sentido3. Hay que presentar a Dios a los que “hayan abierto el himen” de su madre. Y Jesús era primogénito, pero no lo había abierto. Y es que, en este minúsculo detalle de la diferencia entre la presentación del Niño Dios y los demás, podemos atisbar, sorprendidos, el parto virginal de María; pero no solo eso, sino también algo del significado de esa virginidad en el parto: la conservación de la integridad virginal corpórea (el otro elemento que se considera, pero no aparece aquí, es la ausencia de dolores).

II


Un Niño que se entrega sin retorno

¿A quién? ¿A los hombres?
Pues mire, no. A Dios. Pero es que 

cuanto más cerca se está de Dios, más cerca se está de los hombres.


Pío XII

¿Se entrega o lo entregan? Que lo entregan, está claro. Que se entregue Él, no lo tengo claro; según su naturaleza auténticamente humana, era incapaz; pero esa era la otra naturaleza de una Persona divina, y esa Persona probablemente sí hizo el homenaje. En cualquier caso, el entregarse y ser entregado o bien el solo ser entregado por María y José, cualquier cosa es resultado de la Encarnación, decisión libérrima del Verbo divino, y, si lo tomamos desde ahí, es Él quien tiene… “la culpa”. Y -bien hemos de verlo más abajo-, cuando fue adulto, Jesús vivió no solo plena, sino también conscientemente, esta consagración.

Jesús se entrega y no es rescatado. Jesús se pierde, se arroja, se abalanza sobre las manos del Padre para besarlas por una eternidad. Recordad las cosas que pasan cuando en el Evangelio alguien intenta desviarlo de la voluntad del Padre. A Pedro, a quien acaba de nombrar Papa, lo llama Satanás porque le contradice en su voluntad de sufrir la Pasión (cfr. Mt 16).

Esa es la cosa. La voluntad del Padre es nuestra Redención. Y Jesús nos redimirá porque Él ama al Padre y porque el Padre le manda o pide que nos redima (“viene el príncipe del mundo [el demonio]; contra mí no puede hacer nada, pero el mundo debe conocer que amo al Padre y que obro tal como me ordenó”, Jn 14,30-31). Nos ama, pues, en el amor a su Padre, lo mismo que, una vez hecha la Redención, el Padre nos ama en el amor, en virtud del amor, dentro del mismo amor que tiene a Jesucristo.

III


“Yo me consagro a fin de que ellos sean consagrados”

Dense mis amigos cuenta de que la presentación es una consagración:

Omne masculinum adaperiens vulvam sanctum Domino vocabitur (todo primogénito varón será consagrado al Señor).


Lc 2,23).

Separabis omne, quod aperit vulvam… quidquid habueris masculini sexus, consecrabis Domino (separarás todo lo que abra el himen… todo lo que tengas de sexo masculino, lo consagrarás al Señor).


Éx 13,12

Nos aparecen las palabras santo (sanctum) y consagrar (consecrabis, “consagrarás”). En la Biblia, son palabras equivalentes. Porque ¿qué es para nosotros lo consagrado, la persona consagrada? Alguien sustraído a las cosas de este mundo para volver su rostro hacia solo Dios; y esa definición es válida aunque haya tantísimos consagrados con una consagración no sacerdotal ni religiosa. Esa era la definición que, sin errar demasiado, se podía aplicar entonces tanto a la una como a la otra palabra. 

Y a Jesús forzosamente le habrían contado sus padres a menudo aquellos acontecimientos de su presentación. La conocía, la conocía. Pues bien, ¿qué ocurre si resulta que de repente en la Cena -un día antes de su muerte- Jesús nos sorprende con la frase

yo me santifico por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad,

o

yo me consagro por ellos, para que también ellos sean consagrados en la verdad


(Jn 17,19)?

Resultado de imagen de Última Cena

Hace aquí Jesús notar que la consagración no es cosa de un día, sino de todos los días, y hasta aquí ha venido consagrándose este Jesús que jamás se arrancó de las manos del Padre, que jamás se desdijo de su presentación sin rescate, que jamás dio un paso atrás de su consagración. Y ahora, en el momento de la Hora suprema, iba a consumar su sacrificio, y después de ese momento, punto álgido de su presentación, de su santificación, de su consagración, todos nosotros podríamos entrar en Él, en su Pascua, en su presentación, en su consagración y en su santidad.

Hay, efectivamente, un versículo en la Carta a los Hebreos que reza así: Jesucristo 

ofreció un solo sacrificio por los pecados y se sentó para siempre a la diestra de Dios, y… con una sola oblación hizo perfectos para siempre a los que son santificados.


(Heb 10,12…14)

La Presentación de Jesús Una oblación en la que hemos de entrar por la fe y el Bautismo. Además, nos santificamos, nos consagramos, nos ofrecemos…, en la medida en que entramos en el sacrificio de Cristo. Yo no tengo ninguna duda de que, de forma expresa y de más formas, el Jesús presentado se presentó en oración al Padre todos los días, y en la Cruz consumó el sacrificio/santidad/consagración/presentación.

IV


Y damos el marfil

Si ahora, oh mis compañeros, os recuerdo que la consagración a la Santísima Virgen según la presenta San Luis María Grignion de Montfort es una renovación de las promesas del Bautismo, ¿no nos queda todo redondo para hacer unas advertencias a quienes se han decidido por este camino?4 Añado las palabras de un sabio mariólogo que muy sencillamente nos dice: “Con María ponemos en práctica la consagración que Cristo hizo de todos nosotros al Padre (Jn 17,17-19)5“, que es la consagración de nuestro apartado anterior (“yo me santifico…” / “yo me consagro…”).

1. En la consagración, necesariamente hay un día en que, leyendo una fórmula determinada y siguiendo ciertas solemnidades, empieza todo. Pero yo pido que nadie diga que ese ha sido el día de su consagración. No. La cosa no es tan fácil. Ese día ha leído un papel, como todos los días lee varios papeles. La consagración verdadera y efectiva, en realidad, son todos los días siguientes. Estoy queriendo decir que lo que cuenta no es el acto de consagración, sino la vida mariana de todos los días.

La consagración no es la consagración como lectura de una fórmula. La consagración es la consagración como vida mariana. La conImagen relacionadasagración no es el día en que nos consagramos, sino todos los días menos ese.

2. La consagración no es una devoción más. Una devoción que renueva en manos de María Santísima los votos del Bautismo para empeñarse en una búsqueda afanosa de la santidad no puede ser puesta, junto con otras, en una lista de devociones marianas, por ejemplo por orden alfabético. Aquí hay mucho más, y digno y merecedor de mucha más atención, de mucha más veneración, de mucha más acción. 

3. Parafraseando la parábola que -según he explicado en otro lugar de este blog- empleó el P. Nazario Pérez, hay quienes hacen su consagración como aquel que recibió a un amigo en casa y le repitió no sé cuántas veces los consabidos “tú, como si estuvieras en tu casa”, “mejor dicho, estás en tu casa”, “lo que quieras, solo tienes que decirlo”… Y el amigo se ilusionó ante tamaña generosidad, tanto es así que, cuando se iba, dejó caer un “bueno, Manolo, tengo que irme.” “Hombre, ¿tan pronto?” “Sí, y, ya que me has ofrecido tanto, vamos a envolver entre los dos los cuatro colmillos de la India, porque me han gustado.” El anfitrión intentó decir un “bueno… yo… no…”, boqueó tres veces como un pez y se desmayó cuan largo era, víctima de un pálpito agónico.

Muchos hacen, incluso con cierta ilusión, la consagración, pero, digan lo que quieran, no han calado. Y cuando el seguimiento empieza a hacerse cuesta arriba… Ah la parábola del sembrador. ¿Qué es un amor que se detiene en el punto de lo que ya supone sacrificio?

V


Final

Dicen que fue San Agustín el que lo dijo: Vera devotio est imitare quod colimur; la verdadera devoción es imitar aquello cuya devoción cultivamos”. ¿Que hay dificultades y continuas caídas? Sí, y Dios ya las tiene previstas desde el fondo sin fondo de la eternidad.

¿Me permitís que os deje una sugerencia práctica? Incluid siempre en el examen de conciencia una pregunta relativa a cómo habéis vivido la Esclavitud Mariana en el día. A otros les irá mejor preguntárselo después del Ángelus, o en cualquier otro momento.

– ¿Y por qué ha preparado usted un artículo tan mariano para una fiesta de Cristo?

Porque no hay nadie más cristiano que M. Y porque también es una fiesta mariana.

Y eso te pasa por preguntar. Aguanta y vuelve por otra.


[*] Aunque a mí me encandila un villancico que dice de la Virgen

“que fue a Misa de parida

al Templo de Salomón”.

1Esto les podéis decir a los sacerdotes que no usan el lavabo en la Santa Misa porque, dicen, “no hace falta”. (Y claro está que esto lo añado “aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid”.)

2La infancia de Jesús, Planeta, Barcelona 20124, 89.

3Y cito por la Neovulgata, pero en la confianza de que el original griego tiene el mismo sentido.

4Hoy es necesario advertir que la consagración debe hacerse al Corazón de María (que no es lo mismo que María), y así lo habría codificado el santo si viviera en nuestros tiempos. Como mínimo, por varias apariciones de la Santísima Virgen, y en particular, las de Fátima-Pontevedra-Tuy. Téngase en cuenta, para entenderme, que escribo en el centenario de Fátima. En Montfort hay bastantes menciones del Corazón, pero la consagración, de hecho, no se dirige a él.

5Juan Esquerda Bifet, La Virgen de nuestro sí, Balmes, Barcelona 1988 (3), 63.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: