Skip to content

PARÁBOLA DEL AUTOBÚS

18 enero 2017

Resultado de imagen de Tablas de la Ley

¿Qué le importa a Dios mi felicidad? ¿Tengo que escoger entre estar con Él y estar alegre?

Publicado en diciembre, con algunas variantes, por Casablanca Comunicación, de Salamanca, a quien agradezco la autorización para publicarlo, a mi vez, aquí.- Miguel


 

“La ley del Señor es perfecta,

y es descanso del alma…

Los mandamientos del Señor son verdaderos

y enteramente justos”

(Sal 19 (18),8-10).

  1. QUIERO JUZGAR AL JUICIO

Es que algún alguien puso hace años en Londres una publicidad en los autobuses:


Probablemente, Dios no existe: ¡Disfruta de la vida!


Resultado de imagen de autobús de LondresTriste que cuestionara la existencia de Dios. Triste que, sin tener la respuesta, sacara las consecuencias, y a la calle las sacara. Pero lo más triste es la imagen de Dios: un Dios enemigo de nuestra dicha, como si por cada lata de foie-gras que yo me como –y a fe que me gustan las tales latas- me correspondiese un año de purgatorio. Un Dios del que habría que huir si se quería ser feliz. Un Dios “de infierno en ristre” (que dijo Blas de Otero). En suma, un Dios malo, dicho en román paladino (“en el qual suele ome / fablar al su vezino”). Porque es al contrario: Dios, que me quiere, disfruta cuando me ve disfrutar del foie-gras, cuando me toca la Primitiva y cuando me ponen sobresaliente en mariología.


«ÉL SE INTERESA POR VOSOTROS» (1 Pe 7). 


Pero hay un hecho mucho más triste. Esos autobuses, los llevamos todos empotrados entre el encéfalo y el bulbo raquídeo. Ya lo dije una vez: el miedo de Dios nos mete el dedo en el ojo, porque –como el algún alguien de los autobuses- vemos en Dios un rival o competidor de nuestra felicidad. Él o yo. Santo o feliz. Pregúntele usted a su conciencia, y ella dirá si es verdad.

Y vivimos haciendo ese juicio a Dios, y yo me niego, y hoy quiero juzgar al juicio, y veamos datos.

He aquí que hay una ley natural, que es común absolutamente a todos los hombres; si no, no serían posibles las sociedades, ni los entendimientos, ni los lenguajes, que exigen unidad. Otra cosa será que la ofuscación de la conciencia para cohonestar uno sus pecados, o educaciones que han tomado dirección errónea, hagan a muchos imposible ver el panel de los mandamientos de esa ley. Pero por eso también existe responsabilidad. En cualquier caso, en la Biblia, mucho antes de la Ley revelada, Dios condena a Caín, que ha matado a Abel, y Caín le responde:               


“- Grande es mi culpa para soportarla”, etc.

(Gén 4,13)


Hay, pues, culpa, y además, sentimiento de culpa, sin que esté escrito aún el “No matarás” (Éx 20,13; Dt 5,17). Y se ve claro Quién está detrás de la ley natural: Dios, que en el relato condena a Caín. Algo dentro del hombre (del mero hombre, esté dentro o fuera de cualquier creencia o descreencia) grita no matar. Y si grita eso, grita más cosas. El ejemplo no es nada evidente, a juzgar por el telediario.


LA LEY DE DIOS ES LA LEY NATURAL PUESTA EN PALABRAS.


 

  1. DIOS DICTANDO LEYES

Vemos ahora a Dios en el Sinaí, dando los Mandamientos a Moisés. Para decidirlos, no procedió arbitrariamente; no se los inventó; no consultó los dados. Consultó los planos que empleó el día en que creó al hombre. Y vio, pues, que el hombre hablaba: le prohibió mentir, que es lo propio al hablar (naturaleza). Vio que eran hombre y mujer: les puso el marco de esas relaciones (naturaleza), no porque despreciase, sino porque enaltecía la sexualidad, y quiso preservarla de su propia putrefacción. Vio –sobre todo- que lo necesitaban a Él: puso el mandamiento de las fiestas (que está en la naturaleza), el de respetar su Nombre (naturaleza) y, ante todos, el de amarlo, como que es el supremo Bien (naturaleza).

Y en fin, como lo hizo consultando los planos de la naturaleza del hombre, no podía llegar a otro resultado: la Ley de Dios es la ley natural puesta en palabras. Podríamos entrar en detalles, pero esto basta. Dijo el cardenal Ratzinger que “para la Iglesia, el lenguaje de la naturaleza (…) es también el lenguaje de la moral[1].

 

  1. LOS MANDAMIENTOS EMBELLECEN EL MUNDO

Resultado de imagen de José Ramón Ayllón, Diez ateos cambian de autobúsHay que tener en cuenta que Jesús no vino “a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolir, sino a darles su plenitud” (Mt 5,17). Dio plenitud a la Ley trascendiéndola desde dentro, porque, como dijo el poeta, “quien hace el bien llega al umbral del templo; quien ama alcanza el santuario”[2].

Lo que sigue se cae por su propio peso. Si es verdad lo que estoy proclamando, vecino mío, si tengo razón (y dicen que sí), entonces la moral, que se nos hizo letra gorda a la que agarrarnos cuando Dios la reveló y cuando Jesús la plenificó, entonces la Ley de Dios que el Mister de los autobuses decía que lo amenazaba, esa Ley no es obstáculo para la dicha, antes bien los diez Mandamientos son diez autopistas para la felicidad, porque están hechos a la medida del hombre, de lo que el hombre necesita, con el cariño de Dios. Si lo veis así, “la Ley de Cristo es la verdad del hombre”[3], y “los mandamientos embellecen el mundo”[4].

  1. QUE DIOS SEA GRANDE EN NUESTRA VIDA

 Voy a deleitaros con la belleza de parte de la homilía de Benedicto XVI en la Asunción de 2005:

Magnificat: mi alma “engrandece” al Señor, es decir, proclama que el Señor es grande. María desea que Dios sea grande en el mundo, que sea grande en su vida, que esté presente en todos nosotros. No tiene miedo de que Dios sea un ‘competidor’ en nuestra vida, de que con su grandeza pueda quitarnos algo de nuestra libertad, de nuestro espacio vital. Ella sabe que, si Dios es grande, también nosotros somos grandes. No oprime nuestra vida, sino que la eleva y la hace grande: precisamente entonces se hace grande con el esplendor de Dios.


DIOS NO ES UN COMPETIDOR DE NUESTRA FELICIDAD.


“El hecho de que nuestros primeros padres pensaran lo contrario fue el núcleo del pecado original. Temían que, si Dios era demasiado grande, quitara algo a su vida. Pensaban que debían apartar a Dios a fin de tener espacio para ellos mismos. Esta ha sido también la gran tentación de la época moderna (…).

“…El hijo pródigo (…) al final comprendió que, en vez de ser libre, se había hecho esclavo, precisamente por haberse alejado de su padre; comprendió que solo volviendo a la casa de su padre podría ser libre de verdad, con toda la belleza de la vida (…).

“Cuando Dios desaparece, el hombre no llega a ser más grande; al contrario, pierde la dignidad divina, pierde el esplendor de Dios en su rostro (…).

“(…)  No debemos alejarnos de Dios, sino hacer que Dios esté presente, hacer que Dios sea grande en nuestra vida; así también nosotros seremos divinos: tendremos todo el esplendor de la dignidad divina (…).

“Que Dios sea grande entre nosotros, en la vida pública y en la vida privada. En la vida pública (…), porque solo si Dios está presente tenemos una orientación, un camino común; de lo contrario, los contrastes se hacen inconciliables, pues ya no se reconoce la dignidad común (…).

“Quien piensa con Dios piensa bien; y quien habla con Dios habla bien, tiene criterios de juicio válidos para todas las cosas del mundo, se hace sabio, prudente y, al mismo tiempo, bueno; también se hace fuerte y valiente, con la fuerza de Dios, que resiste al mal y promueve el bien en el mundo.”


«AL ESTAR EN DIOS Y CON DIOS, MARÍA ESTÁ CERCA DE CADA UNO DE NOSOTROS.»


5. ELLA MÁS CERCA QUE NUNCA

Lo que sigue solo aparentemente no tiene que ver con el tema; aunque así fuera, seguiría siendo menester que termináramos hoy acurrucándonos –por fuerza- en el regazo de esta Reina que tal día Benedicto XVI celebraba como Asunta. Y así, este es el final de la homilía:

Resultado de imagen de Símbolo del Opus Dei con rosa

“María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está “dentro” de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios. Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como “madre” -así lo dijo el Señor-, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros. En este día de fiesta, demos gracias al Señor por el don de esta Madre, y pidamos a María que nos ayude a encontrar el buen camino cada día”[5].

  1. A DESEMPOTRAR

Dios no es un competidor de nuestra felicidad, sino la condición más radical para nuestra felicicidad. Va siendo hora de desempotrar autobuses.


Adición a 21-III-2017.- Pude haber añadido que, cuando Moisés baja del monte y encuentra a los israelitas adorando un becerro de oro, el estallido de cólera que eso le produce lo lleva a romper las tablas de la Ley que traía del Sinaí (cfr. Gén 32,1-20). Las leyes morales no son un castigo: el castigo es que nos las quiten.


[1] En Joseph Ratzinger-Vitorio Messori, Informe sobre la fe, Madrid 19855, 106.

[2] Rabindranath Tagore, Pájaros perdidos-Luciérnagas, Barcelona 2005, 77.

[3] Antonio Quirós Herruzo, La ley de Cristo, verdad del hombre, rev. “Scripta Theologica” 26 (1994) 155-170.

[4] Ignoro el autor.

[5] Benedicto XVI, en AAS 97 (2005) 875-878.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: