Skip to content

«PERO… ¡SI YO NO TENGO FE!»

6 junio 2016

En este artículo, me ocupo de la posibilidad de que se confiese una persona no bautizada y que carece de la fe católica (ateo, de otra religión, etc.), pero siente la inclinación a confesarse, por ejemplo, por buenos ejemplos que ha recibido de los católicos. Luego, rápidamente, me ocupo del que tiene una fe exigua y siente también la propensión a confesarse. Escojo el modelo epistolar.- Miguel


EL SACRAMENTO DE LA ALEGRÍA-III: PERO… ¡SI YO NO TENGO FE!


 

Pinchad aquí para el artículo primero: Lo primero, la definición

Pinchad aquí para el artículo segundo: El pecado que nos escalda

Pinchad aquí para el tercero: Pero… ¡si yo no tengo fe!

Pinchad aquí para el cuarto: Pero.. ¡si yo no tengo pecados!

Para el quinto: El infierno-I, aquí.

Para el sexto: El infierno-II, aquí.

Para el séptimo: El infierno-III, aquí.

Para el octavo, “Yo me confieso con Dios”, aquí. 

Para el noveno, “¡Es que volveré a cometer los mismos pecados…!, aquí.

Para el décimo, “Pero… ¡es que me da muchísima vergûenza!

Para el undécimo: “A vueltas con el dolor de los pecados”

Si os volvéis a Él de todo corazón y con toda vuestra alma, para obrar lo recto ante Él, entonces Él se volverá a vosotros y ya no os ocultará jamás su rostro (Tobías 13,6).

Querido amigo ateísimo:

Cuando se trata de ti, aquí este cura se vuelve un esclavito de oro. Un C3PO, vamos, para lamerte las suelas de los zapatos; que, por otra parte, tienen mucha mortadela acumulada.

Cuentan que al famoso Cura de Ars le fue un señor diciendo: “Padre, necesitaría hablar con usted, porque tengo dudas de fe”. No tenía íntegra la fe católica. Y el cura de Ars le respondió: “Pues nada, hombre, véngase usted al confesonario”. “¿Y cómo puedo ir al confesonario si…?” “Usted déjese hacer.” Y fue al confesonario y se confesó; y al acabar, le pregunta el santo: “Bueno, y ahora, ¿qué dudas son esas?” A lo que el otro responde: ”No se preocupe: ya no me queda ninguna”.

Así es. Garantizados unos mínimos, y -tal como está el barrio- hoy más que nunca, los sacramentos deberían ser más puntos de partida que puntos de llegada.

Es importante la anécdota del santo Cura. El otro, cuando el Cura consiguió que aceptara un acto de la virtud de la religión, vio caer todas las telarañas de sus ojos.

Hermano y señor mío: tú que no tienes fe ni estás bautizado careces de las dos puertas para entrar en la Iglesia y sus sacramentos: la fe y el Bautismo. Y no hay cosa más clara: debes creer y bautizarte. Planteemos primero la fe.

La puerta de la fe


Porque creer, hermano -te lo digo yo, tu criadito-, no consiste en alojar unos contenidos de conocimiento en unos alvéolos cerebrales. Creer no es una operación del cerebro. La fe es cosa de toda la persona. El teorema de Pitágoras no me toca la persona. Y, en efecto, cuenta la leyenda que un profesor explicó el teorema de Pitágoras en un grupo y preguntó: “¿Lo habéis entendido?” ”¡Sííí…!” En el siguiente grupo, igual; pero en el tercero, explicó exactamente igual el teorema de Pitágoras, preguntó lo mismo y se le respondió lo mismo; y entonces anunció: “Ahora, todos los que no me presenten una objeción contra el teorema, me entregarán su bocadillo del almuerzo”. Y entonces los chavales, uno por uno, todos supieron contradecir al señor de Pitágoras. Ah, es que ahí tocaba una parte muy sensible de aquellas personitas: el bocadillo.

Y es que, como dijo un cura, “todos tenemos claro que dos más dos son cuatro hasta que nos toca hacer la declaración de la renta”.

Ahí está la cosa. Lo que combate a la fe no son “otros conocimientos”; para empezar, porque la fe no es un conocimiento, sino una actitud vital que incluye un conocimiento bastante peculiar que comienza por el amor y termina por el amor y la luz. Y la gente rarísimamente se convierte por un razonamiento. Normalmente, el que se convierte, si le preguntamos por qué, suele responder: “Fue por la alegría que vi en vosotros”; otros aducen el amor que evidenciábamos. A partir de ahí, la persona empieza un giro, y empieza a preguntar: pero primero vino lo que vino primero. A fe de esclavito, mi comandante Skywalker.

Yo -que soy un poco rarito para mis cosas- tengo una cita que dice tal que así:

El conocimiento humano no es un conocimiento “desinteresado”, en el que la inteligencia se mueva hacia la verdad independientemente de otros factores vitales. Más bien lo que sucede es que en la medida en que el conocimiento es más comprometido, es toda la vida la que acompaña y afecta a las facultades cognoscitivas. Así, ante un objeto no experimentable y muy comprometedor, el asentimiento no llega a la certeza del mismo modo que en el caso de un conocimiento necesario o experimentable y de escaso compromiso.


César Izquierdo, Revelación y fe en el Catecismo de la Iglesia Católica, “Scripta Theologica” 25 (1993) 541-560.

Fíjate también -oh mi señor- en cómo lo dice San Teófilo de Antioquía, que ya a los comienzos lo tenían claro:

Si tú me dices: “Muéstrame a tu Dios”, yo te replicaré: “Muéstrame tú al hombre que hay en ti, y yo te mostraré a mi Dios”. Muéstrame, por tanto, si los ojos de tu mente ven, y si oyen los oídos de tu corazón (…). En efecto, ven a Dios los que son capaces de mirarlo, porque tienen abiertos los ojos del espíritu. Porque todo el mundo tiene ojos, pero algunos los tienen oscurecidos y no ven la luz del sol. Y no porque los ciegos no vean ha de decirse que el sol ha dejado de lucir, sino que esto hay que atribuirlo a ellos mismos y a sus propios ojos. De la misma manera (…), cuando el pecado está en el hombre, el hombre ya no puede contemplar a Dios (…). Como la mota que se mete en el ojo para no poder mirar fijamente la luz del sol. Así también tus impiedades proyectan sobre ti una sombra, para que no puedas mirar a Dios.


San Teófilo de Antioquía, Los tres libros a Autólico, I, 2

Y si la fe no es mero conocimiento, el problema son las exigencias que plantea; porque creer es adherir toda la persona a Jesús de Nazaret, con todo lo que ello pueda conllevar. La fe no es la lucha entre dos sistemas de pensamiento, sino entre dos estilos de vida: el que yo llevo y el que Cristo me pide, si es que el primero es un estilo de pecado. Todo lo demás, considéralo, mi señorito Skywalker, pretexto, pretexto y puro pretexto. “Palabras, palabras, palabras”, que dijo el hermano Shakespeare, y así me pego el moco de conocerlo. Words, words, words.

La puerta del Bautismo


Hoy día es bien fácil bautizarse de adulto. Solo hay que acudir a la propia parroquia o a donde nos corresponda y comenzar el catecumenado. Normalmente nos bautizaremos en la Vigilia Pascual.

Al alcance de todos


¿Qué tiene que hacer quien siente deseos de bautizarse y confesar -por ejemplo, por el ejemplo de vida que ve en un amigo, o porque siente su alma dolorida y cubierta de barro-, pero no tiene fe? (El Bautismo le perdonará todos los pecados, y la Confesión es para posibles pecados posteriores.)

La fe es anterior al Bautismo, y a buen seguro que no se obtiene leyendo este articulejo. Y como la Iglesia es una cadena que empezó en Jesús y nunca se detuvo, yo encontré la fe en el regazo de mi madre, y tú, ateíto, debes obtenerla de otro eslabón de la cadena. Necesitas frecuentar un ambiente de catolicismo neto y bien vivido, porque solo viendo el catolicismo podrás entenderlo. Sin quitar importancia a los libros, el cristianismo no está hecho de libros, sino de cristianos. Y seguramente se te caerán muchas vendas de los ojos y dirás que los cristianos no somos tan… (aquí pones lo que quieres) como pensabas o te hacían pensar.

Necesitas también leer la Biblia y otros libros que alguien te aconsejará. Y buscar con la inteligencia, siempre sabiendo que la mejor inteligencia es la que se zambulle entre estos individuos y así es como los descubre en vivo.

Has de rezar pidiendo la fe. En efecto, si te encuentras en incertidumbre, en el caso de que haya Dios, la oración te beneficiará; en el caso de que no lo haya, no te perjudicará. Puedes también hacer obras de misericordia:

-Dar de comer al hambriento

-Dar de beber al sediento

– Acoger al peregrino

– Vestir al desnudo

– Visitar y cuidar a los enfermos

– Enseñar al que no sabe

– Dar buen consejo al que lo necesita

– Corregir al que se equivoca

– Perdonar al que nos ofende

– Consolar al triste

– Sufrir con paciencia los defectos del prójimo

– Rogar a Dios por vivos y difuntos (“si Dios existe”, escucha esa oración)

En efecto, estas obras de misericordia -al alcance de los bolsillos de creyentes e increyentes- cuentan ante Dios como una oración de filigrana de oro, que -si Él existe- terminará -palabra de C3PO- por acercarte a Él. Dios se arrodilla ante quien se arrodilla ante el pobre.

Si, con la oración, las obras de misericordia, también las virtudes humanas (sinceridad, honradez en el trabajo, amor a los padres, etc.) y algunas cosas que aquí C3PO podría seguir diciendo, buscas a Dios, yo te auguro que sin duda es Dios Quien te busca a ti, y te auguro que lo encontrarás si persistes en tu misma dirección. Y la Biblia te lo grita también:

El Señor está con vosotros si vosotros estáis con Él. Si lo buscáis, se dejará encontrar (…). Durante muchos años, Israel estuvo sin el Dios verdadero, sin un sacerdote que los instruyese y sin Ley. Pero en su angustia se volvieron al Señor, Dios de Israel, le buscaron y Él se dejó encontrar.


2 Cró 15,1-4

Convertíos a mí -oráculo del Señor de los ejércitos-, y yo me convertiré a vosotros.


Zac 1,3

Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. Vivía en ella un hombre rico llamado Zaqueo, jefe de los que cobraban impuestos para Roma. Quería conocer a Jesús, pero no conseguía verle, porque había mucha gente y Zaqueo era de baja estatura. Así que, echando a correr, se adelantó, y para alcanzar a verle se subió a un árbol junto al cual tenía que pasar Jesús. Al llegar allí, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja en seguida porque hoy he de quedarme en tu casa.» Zaqueo bajó aprisa, y con alegría recibió a Jesús. Al ver esto comenzaron todos a criticar a Jesús, diciendo que había ido a quedarse en casa de un pecador. Pero Zaqueo, levantándose entonces, dijo al Señor: «Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes; y si he robado algo a alguien, le devolveré cuatro veces más.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque este hombre también es descendiente de Abraham. Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.


Lc 19,1-10

El de la fe débil


Meterme con detalle en el caso del bautizado que quiere confesarse, pero tiene fe insuficiente o débil -que parece ser el de mi anécdota inicial del Cura de Ars-, sería meterme en una aventura casuística nada recomendable. Así, pues, simplemente le digo que vaya a confesar y empiece explicando al buen curita su problema de fe. Él sabrá qué hacer. (Y yo le deseo que se tope con el buen Cura de Ars.)

Y en fin, bienaventurados los dos (el ateote y el remiso). Porque al final va a resultar que -a fuerza de ser buscados y creer que buscáis- está dicha para vosotros la palabra que algunos consideran la más hermosa de toda la Escritura… Habla mi Señor Jesús, diciendo:

He aquí que estoy a la puerta y llamo; si alguno escucha mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo.


Ap 3,20

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: