Skip to content

LA GUERRA CONTRA LO SOBRENATURAL-II

11 marzo 2016

Podéis llegar a la primera entrega si osáis pinchar aquí.

Podéis llegar a la tercera entrega si ositáis pinchar aquí.

 

Pasos impíos hacia el desastre


Supongamos entonces que la Iglesia demanda que yo haga todas estas cosas

y yo no quiero prestarle atención. ¿Qué hacer entonces? Voy a usar mi

ingenio de una forma impura. El ingenio no es inteligencia.

Inteligencia, según Platón, es la capacidad de distinguir entre la

verdad y el error. El ingenio es la capacidad de usar la propia mente de

tal manera que —estando en lo correcto o no— me las arreglo para

defender mi propia posición.

Vean, si no, los Estados Unidos, para apreciar cuán ingeniosos pueden

ser los abogados cuando defienden una causa que es absolutamente

indefendible. Frecuentemente se las ingenian para ganar; distorsionando

los hechos y creando tanta confusión, que al final uno no sabe ya la

diferencia entre blanco y negro, verdad o falsedad.

En mi largo período de enseñanza en City University, una universidad

secular y por su mayor parte atea, algunos de mis estudiantes mejor

dotados han sido muy ingeniosos a la hora de defender sus propias

acciones. De la misma manera, los que no quieren vivir de acuerdo con las

leyes de la Iglesia van a tratar de usar el ingenio para escaparse de

cumplir lo que la Iglesia demanda. Después de una serie de pasos

intermedios, el paso final es lo que lleva a estas personas a la

catástrofe que vemos desarrollándose en el mundo de hoy: la guerra

abierta contra todo lo que sea sobrenatural.

El primer paso es simplemente asentir insinceramente a las enseñanzas de

la Iglesia. Recitas el Credo y te aprendes el Catecismo, pero eso sin

guardar ninguna relación entre lo aprendido y la conducta de vida. El

individuo es un católico de domingos que va a la iglesia, se arrodilla,

etc., y para el lunes ya está viviendo cómodamente como un pagano. Ese es

el primer paso.

El segundo paso es peor. Una vez que nos hemos convertido en hipócritas,

vamos un poco más allá y aligeramos la enseñanza de la Iglesia. ¿Qué

quiero decir con aligerar? Cito a Kierkegaard, que nos ha dejado una

hermosa formulación. Kierkegaard dijo: “Cristo transformó el agua en

vino. Los teólogos modernos lo han superado al transformar el vino en

agua.” En vez de ver la Iglesia como fundada por Cristo, en vez de

entender que Pedro tiene las llaves y que donde Pedro está, ahí está la

Iglesia en su extraordinaria posición de representar a Cristo…, nuestro

individuo dice: “Bueno, ya se sabe que la Iglesia es una institución

humana, fallida, débil, y por lo tanto no debe tomársela serio”. Así

se aligera la enseñanza de la Iglesia.

El tercer paso va un poco más lejos y se aplica a la anticoncepción en

particular. Uno va a confesión y le dice al cura: “Estoy usando métodos

anticonceptivos”. El sacerdote entonces dice: “Sabemos que la enseñanza

de la Iglesia presenta un ideal, pero la Iglesia es también Madre y sabe

que somos débiles y no podemos vivir de acuerdo con ese ideal. Nadie puede,

porque somos humanos débiles e imperfectos. Así que ten en mente que de

cualquier manera puedes ir al cielo, porque la Iglesia no espera la

perfección. Ella solo nos muestra este ideal hacia el cual debemos

esforzarnos. Si no lo puedes hacer, la Iglesia lo comprende.”

Una vez más recordamos la cita de Kierkegaard. Él detectó la guerra

contra lo sobrenatural en el protestantismo del siglo XIX y luchó sin

cuartel en su contra. Este paso es el más sutil y devastador, está muy

extendido en estos días y nos lleva a la catástrofe que vamos a examinar

a continuación.

La secularización de lo sobrenatural


El próximo paso es darle mucha importancia a lo sobrenatural, pero por

motivos puramente mundanos; no porque sea sobrenatural, no porque

provenga de las alturas, no porque es como una joya santa que fecunda

nuestra alma, sino… permítanme darles una serie de ejemplos que he

encontrado en artículos, libros o conferencias.

La Santísima Virgen elevó sus alabanzas al cielo usando bien su

vitalidad, fuerza física y perseverancia. Imagínense, queda encinta y

casi inmediatamente deja Nazaret y viaja hasta Judea. No hay autobuses,

ni autos, autopistas, o aviones: solamente caminar o viajar a lomo de

burro. Imaginen su fortaleza.

Y cuando leemos en el Evangelio la manera en que acompañó a Cristo

durante la crucifixión, sin desmayarse, sin volverse histérica… Parada

ahí durante horas y horas. ¡Cuánta vitalidad, qué resistencia física y

fortaleza! Ni hablemos de su actitud hacia lo sobrenatural, no digamos

una sola palabra. Habiendo llevado en su seno al Hijo de Dios, habiendo

estado al encargo de los santos ángeles fue sostenida por Dios porque

también fue completamente receptiva al mensaje divino.

En Hunter University, la Biblia es alabada por su belleza literaria y

sin embargo no se admite ni por un momento que sea la Palabra de Dios.

Se reconoce que la Biblia no es como los escritos de Homero o Dante, pero

de todas maneras vale la pena leerla.

Se cantan loas a San Francisco de Asís porque siempre fue tan alegre,

pero de que cantó con gozo por amor a Dios, de eso no se dice nada.

Voltaire, uno de los enemigos más tenaces de la Iglesia, declaraba que

San Vicente de Paúl era el único santo de su agrado ¡porque hacía

trabajo social! Don Bosco es apreciado por su trabajo como educador.

En la televisión americana, se alaba a la Beata Madre Teresa de Calcuta

porque comenzó con nada y levantó una de las más impresionantes

organizaciones religiosas con gran eficiencia. Que el origen de tal

eficiencia fuera su evidente santidad, que se pasaba las horas orando de

rodillas frente al Sagrario, que confiaba en Dios y se respaldaba en su

fe…, de eso, ni se habla.

El Papa Juan Pablo II fue felicitado por cierto sacerdote por ser capaz

de declarar el mensaje de Cristo en 54 idiomas y por las distancias

descomunales que viajó durante su pontificado. Ni una palabra sobre la

importancia substancial de su mensaje en la salvación de las almas o el

servicio de la Iglesia.

El próximo paso es el más impío y es poner lo natural sobre lo

sobrenatural. Desde el mismo momento en que mi esposo entró en la

Iglesia, se rindió enamorado de ella y ese amor duró hasta el fin de su

vida. Vio a la Iglesia como a la novia viva de Cristo. La vio con los

ojos de lo sobrenatural. Sabía muy bien que ha habido papas malos y

prelados mediocres, pero su visión de la Iglesia nunca cambió por eso.

En la Universidad de Múnich le advirtieron que no hablara de religión,

sino que se refiriera al tema como metafísica. Recibió reprimendas por

dar precedencia a sus estudiantes que eran sacerdotes al entrar o salir

de clase. La conclusión es que la naturaleza caída del hombre es

tramposa y está haciendo todo tipo de trucos para socavar el mensaje de

lo sobrenatural, para que así podamos vivir como mejor nos parezca.

La gran división


Una sugerencia: si Ud. lee artículos en la prensa de hoy, seguramente

encontrará algo que dice que los católicos tradicionales se oponen a los

católicos liberales o quizás lea que los católicos tradicionales están

ubicados muy a la derecha del espectro político. Uno de los mejores

obispos (quizá el mejor) que tenemos en los Estados Unidos, Bishop

Bruskewitz, de Nebraska —en quien reconozco a un gran hombre y una

verdadera bendición— ha sido acusado y despreciado. Iba a recibir un

doctorado honorario y fue descalificado por estar demasiado “a la

derecha”. Cuando se enteró del rechazo dijo algo muy interesante (y creo

que estaba citando a mi esposo cuando lo dijo): “Ni a la derecha ni a la

izquierda, mejor hacia las alturas y en profundidad.”

Acabemos de una vez con los términos “conservador” o “liberal”, “de

izquierda” o “de derecha”, que vienen directamente del mundo secular y no

tienen en cuenta las alturas de lo sobrenatural porque son llanos [ved, aquí, Arrojo al mar palabras que dividan].

Sugiero que digamos desde hoy: “aquellos que han mantenido el sentido de

lo sobrenatural y los otros que lo han perdido”. Ahí está la gran

barrera, esa es la esencia.

¿Miramos a la Iglesia y sus enseñanzas, sea de dogmas o de moral, con ojos

sobrenaturales o con ojos seculares? Ese es el centro del problema.

Izquierda y derecha confunden el asunto, hay que mirar para arriba.

Volvamos a descubrir la grandeza y la belleza de lo sobrenatural. Creo

que es una cosa tan difícil de hacer en el mundo en que vivimos, que si no

oramos día tras día para preservar ese don, vamos a ser infectados por la

apatía o hasta la antipatía que llena el aire que respiramos, los

periódicos que leemos, la televisión que vemos. El ataque contra lo

sobrenatural es constante.

Cómo comprender el celibato clerical


Hoy día hemos ya pasado por todos estos pasos impíos. Lo sobrenatural ha

sido desgastado, especialmente desde el tiempo del Renacimiento y muy

fuertemente desde los tiempos de la Deforma protestante. La idea de lo

sobrenatural está tan debilitada, que —sin ningún disimulo— hay gente

plantada en rebelión abierta contra las enseñanzas de la Iglesia. La

Resurrección de Cristo es negada y la fundación de la Iglesia por Cristo

también lo es. La autoridad de Pedro es rechazada, la presencia de

Cristo en la Eucaristía ya no es creencia fiel de muchos católicos que

no reciben una educación católica. Esto es un escándalo y debe estar

causando que los ángeles lloren en el cielo. Se rechaza el celibato

sacerdotal y se promueve la ordenación de mujeres.

El feminismo es una de las grandes amenazas de la Iglesia. He pasado los

últimos diez años luchando contra todas las formas de feminismo secular

en los Estados Unidos. Pero ahora déjenme decir una palabra sobre el

celibato sacerdotal.

Entiéndase que si se pierde de vista lo sobrenatural es imposible

comprender por qué debiera haber un celibato sacerdotal. Una vez que se

adopta la norma secular, lo siguiente es pensar: “Bueno, después de todo,

Freud nos ha convencido de que es bueno para todos tener una vida sexual

saludable, y si no la tenemos, vamos a estar obviamente limitados,

reprimidos, y vamos a tener todo tipo de problemas psicológicos. Así que

¿por qué no dejar que se casen los curas? Además, hay tan pocos curas en

estos días, que si queremos atraer nuevas vocaciones, debemos abolir el

celibato”.

Si lo vemos desde el punto de vista sobrenatural, entendemos la

extraordinaria dignidad dada a los sacerdotes, el inconmensurable don,

que les ha sido dado sobrenaturalmente, de llegar a ser otro Cristo, de

ser capaces de cambiar pan y vino en Su Santo Cuerpo y Santa Sangre; de

ser capaces de decir a alguien “tus pecados te son perdonados” y que

efectivamente sea así. Un don de tal magnitud reclama una entrega total

por parte de quien lo recibe.

He escuchado a un famoso prelado católico decir: “Realmente, no sé por

qué se requiere el celibato de los sacerdotes”. La esfera sexual es algo

misterioso y muy profundo. Por decirlo así, es el secreto del hombre, un

gran misterio que nos es confiado y que significa que debe ser

compartido solamente en el matrimonio como una expresión de la entrega

completa a otra persona. Si hay algo que se requiere de un sacerdote, es

que se entregue completamente y totalmente a Dios. Esto implica

precisamente que se selle la esfera sexual, porque ella simboliza la

dimensión particular de la entrega. Esto es lo que sucede en el

matrimonio. El esposo se da a la esposa y viceversa. No es solamente un

acto biológico, sino una profunda donación psicológica a otra persona.
Bastantes sacerdotes hacen lo mejor que pueden para hacernos olvidar que

son sacerdotes a base de vestirse como laicos o hacer bromas gruesas

como las que, a veces, hacemos los laicos, y así, sienten como que

están al día con los tiempos que corren.

 

La misión religiosa de la mujer


 

 

 

Enfoquemos ahora el asunto del feminismo, que me concierne en forma

especial por ser un tema que he estudiado extensamente. El feminismo

comenzó como una especie de revuelta contra los muy injustos y muy

parciales tratamientos que la mujer tiene que soportar a veces. Uno de

mis entretenimientos en City University consistía en observar cómo mis

colegas varones me consideraban estúpida. Durante un largo tiempo, yo fui la

única mujer en todo el departamento de filosofía. Era frecuente oírlos

decir: “¿Cómo puede enseñar filosofía una mujer?” Es algo realmente

trágico que la traten a una de ese modo ¿Qué le podemos hacer? Hay toda

una historia de logros varoniles.

Si se leen los Evangelios, vemos que la mujer desempeña un papel más bien

secundario. Hasta la Santísima Virgen es mencionada pocas veces [1], y no

sabemos mucho de lo que dijo. Pero en el mismísimo momento en que

empezamos a ver las cosas con los ojos de lo sobrenatural, llegamos a la

extraña conclusión de que es un privilegio ser mujer. Es un privilegio

porque simplemente los papeles secundarios, considerados una desventaja

en el mundo secular, son una ventaja tremenda en el mundo sobrenatural. [2]

¡Esto es un hecho que Santa Teresa entendió muy profundamente! No es cierto

que el ser humillado es ser inferior. No es cierto que estar sujetas a

nuestros esposos indique que somos inferiores. Al leer el Evangelio de

San Lucas, cuando María y José encuentran a Jesús en el templo luego de

varios días de búsqueda, el relato dice que “Jesús estaba sujeto a ellos”.

¿Nos gustaría estar en la situación de María o de José? San José fue una

criatura humana sujeto al pecado original [3]. María Santísima fue una

criatura humana sin pecado original. El Niño Jesús es Dios ¿Y quién

estaba sujeto a quién? Dios mismo se sujetó por un tiempo a estas

criaturas. No es una situación envidiable tener que darle instrucciones a Alguien que es divino. Por lo tanto, el estar sujeto no significa ser

inferior. Simplemente significa que el punto de vista sobrenatural de la

cosa es que debemos inclinarnos a aceptar la humillación como un medio

de acercarnos más a Dios, porque ahí está la senda que conduce al

Paraíso. Es una bendición. Pero insisto en que la mujer tiene una misión

especialmente religiosa.


 

[1] [Nota de Miguel] Es obligada una nota de disenso. María está mucho más presente de lo que se piensa en la Biblia. Pero esto, tengo que probarlo.

Sin pretensión de exactitud ni de exhaustividad, encontramos lo siguiente:

Antiguo Testamento

Protoevangelio (Gén 3,15);

profecía de Natán (Is 7,14, citada en Lc 1,31);

algunos pasajes de Prov, sobre todo 8,22-36;

Cantar de los Cantares, en las interpretaciones de algunos, ya del todo, ya de partes;

de Ecclo, numerosas interpretaciones marianas, sobre todo del cap. 24;

de Lam, ha sido tradicional aplicar a María en su compasión el v. 1,12;

en Ez 36,25-30 se encuentra el principal de los pasajes del corazón puro, siempre aplicables especialmente a María;

Jl 3 nos hace pensar cuál sería la actitud de María en Pentecostés;

Sof 3,12ss. ofrece una imagen muy sugestiva que puede ser aplicada a la Santísima Virgen en cuanto “hija de Sión” especialmente feliz.

Nuevo Testamento (y me obligo a no salirme de la enumeración):

1) Evangelios:

Mt 1-2 (“Evangelio de la infancia”: genealogía de Jesucristo; concepción virginal y nacimiento; adoración de los magos; huida a Egipto y muerte de los Inocentes; regreso a Nazaret);

Mt 12,46-50 (“todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre”);

Mc 3,31-35, texto casi idéntico a Mt 12,46-50;

Lc 1,26-2,52 (extenso “Evangelio de la infancia”: Anunciación del ángel a María -que es, entre otras maravillas, el primer momento de toda la Biblia en que se nos revela de forma expresa la Santísima Trinidad-, visita a Isabel y Magnificat, nacimiento y circuncisión del Bautista, Benedictus que canta Zacarías, nacimiento de Jesús, adoración de los pastores, circuncisión de Jesús, purificación de María y presentación del Niño; profecía de Simeón -una impresionante segunda anunciación-, intervención de la profetisa Ana, infancia de Jesús, el Niño en el Templo, vida oculta en Nazaret);

Lc 8,19-21 (“mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la cumplen”);

Lc 11,27-28 (“bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la guardan”);

Jn 1,13 (“que no ha/han nacido de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni del querer del hombre, sino de Dios”), si tienen razón quienes renuevan una antigua interpretación en singular de ha nacido, ya que, en tal caso, se está revelando de nuevo la virginidad de María;

Jn 2,1-11 (bodas de Caná);

Jn 19,25-27 (María al pie de la cruz; “Mujer, ahí tienes a tu hijo”, “ahí tienes a tu madre”).

2) Otros escritos:

Hch 1,14 (los discípulos, con María);

Gál 4,4-6 (“al cumplirse la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer,…”; y esta vez -si se lee completo- volvemos a ver a María envuelta en una revelación completa de la Trinidad, esta vez vista en toda su acción salvadora);

Ap 12,1-6 (mujer “coronada de sol”).

Esto, por lo menos. A quien todavía parezca poco, podría preguntársele cuántos pasajes aluden a José, o cuántos al Bautista, de quien el mismo Jesús dice que “no ha nacido de mujer nadie más grande que Juan el Bautista” (Lc 7,28). Y, en cualquier caso, es absurdo el cómputo de palabras -incluso el que he hecho yo-, porque evidentemente lo que importa es lo que con ellas se manifiesta. ¿De quién se manifiesta más, si se manifiesta de María que es madre de Dios? No hay elogio mayor posible. Pero no sigamos por esta senda, que no hace falta.

Creo haber hecho una prueba positiva suficiente de que María no es la florecita que se cayó de la Biblia. Pero hay todavía más, puesto que “El Doctor Seráfico [San Buenaventura] nos dice (Collationes in Hexaemeron, c. 13, n. 20) que de una forma u otra, María ha de ser descubierta en todos los versos [versículos] de la Escritura, en virtud de ese papel único que Ella realiza como Mediadora en este gran drama” (Peter Damian M. Fehlner). Si toda la Escritura apunta a Cristo, y si “todo lo que puede decirse de Cristo por naturaleza puede decirse de María por gracia” (es un principio teológico), entonces toda la Escritura, al mirar a Cristo, mira a María de uno u otro modo.

 

[2] Viene a la mente el dicho de Nuestro Señor: “Los últimos serán los

primeros y los primeros serán últimos”. Esta inversión del protagonismo

es una de las características de la revelación judeo-cristiana, que se

manifiesta en numerosos signos y episodios bíblicos en los que muchos

considerados menores (como Jacob) adquieren una importancia fundamental

en la historia sobrenatural de la salvación humana. [Nota del editor.]

 

[3] En este blog, ya ha sido reseñada la opinión, defendida por algunos, de que el Santo Patriarca pueda haber sido también inmaculado. Lo tenéis en Perlas para mis amigos-74: el discursito y, sobre todo, sus apostillas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: