Skip to content

NOVENA A LA INMACULADA COMO MADRE DE MISERICORDIA (2015)/Día 2.º

2 diciembre 2015

EL POEMA

De las dos Concepciones, la morena…

La de gracia celeste y sevillana,

la más divina cuanto más humana,

la que habla del querer y de la pena.

La pintada a caricias ideales…,

la toda bendición, toda consuelo;

la que mira a la tierra desde el cielo

con los divinos ojos maternales.

La que sabe de gentes que en la vida

van sin fe, sin amor y sin fortuna,

y en vez del agua beben el veneno.

La que perdona y ve… La que convida

a la dicha posible y oportuna,

al encanto de amar y de ser bueno.


Manuel Machado

LA SUGERENCIA

Sugiero a los que no lo hayan hecho ya que se entreguen a María Santísima -¡nuestra Reina de azúcar!- en hermosa consagración de amor. Es el mejor medio de acercarse a la santidad, compatible con cualquier espiritualidad. Es el mejor medio de entregarse a Jesucristo, y San Luis María Grignion de Montfort la llamaba “esclavitud de Jesús en María”. Su móvil es siempre el amor. San Luis María, y, sobre todo, hoy, la Virgen de Medjugorje piden que se sigan antes treinta y tres días de consagración. Pedidme todos los materiales que queráis [6].

LA MEDITACIÓN

DÍA 2.º- MADRE DE MISERICORDIA ENTRE UN FIAT Y UN STABAT

Estaba un día la doncella… donde estuviera, y se le aparece Gabriel. Y le hace el anuncio más pasmoso de la historia: “Vas a ser madre del Dios y Redentor”. Es lo que Zacarías cantará: “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto” (Lc 1,78). A María, que se sabía la Biblia mejor que todos los profesores de mi facultad, rápidamente le acudieron, sin duda, aquellas palabras que hablaban, por ejemplo, de un Siervo de Yavé: “Despreciado y rechazado de los hombres, varón de dolores y experimentado en el sufrimiento… Él fue traspasado por nuestras iniquidades, molido por nuestros pecados. El castigo, precio de nuestra paz, cayó sobre él, y por sus llagas hemos sido curados… herido de muerte por el pecado de mi pueblo” (Is 53,3…8). Ya comprende ella que no va a quedar al margen de aquella historia, y ofrece su piel para que la rasguen las mismas espinas. “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). Y se ha asociado ya a la historia de dolor de Jesús, el que llaman Nazareno.

A pocos días, en el Templo de Jerusalén[1], ocurre lo que se llama la segunda anunciación: Simeón profetiza: “Este ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción –y a tu misma alma la traspasará una espada-, a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones” (Lc 2,34-35). El sufrimiento de Jesús, a mi entender, está envuelto en las palabras signo de contradicción. El de María es mucho más evidente. Sin embargo, puede decirse simbólicamente[2] que los dos Corazones, en el Calvario, serán atravesados por la lanza del soldado Longinos, como si fuera la espada que Simeón predijo para dar a entender que María estaba incluida en los mismos planes salvadores de Dios por los que el Unigénito nuestro amado moriría en Cruz. La lanza atraviesa un Corazón muerto para que de Él manen sangre y agua y, espiritualmente, un Corazón vivo, el de María, para que donde hubo un Redentor hubiera una Asociada al Redentor.

Y se presentan los dos a su Calvario, no teniendo ni el Uno ni la otra obligación. Van a ofrecer sus vidas, el más inocente en el sentido en que suena, y la madre inmaculada como asociada a Él y sufrir en su Corazón, espiritual y anímicamente, todo lo que su Hijo sufría en su cuerpo:

Oh madre del Señor, en tu corazón ha penetrado la espada que Simeón te había predicho. Entonces se clavaron en tu corazón los clavos que atravesaron las manos del Señor […]. Los incontables sufrimientos y heridas del Hijo repercutían en tu corazón.


S. Máximo Confesor, Vida de la Virgen, 78

Se manifestó la misericordia de María cuando, conociendo lo que iba a sufrir su Hijo si aceptaba y conociendo la parte que le iba a tocar a ella, aceptó la embajada del ángel. Porque dicen los mariólogos, o muchos, que esas cosas conoció María en la Anunciación (entre otras que en las palabras del ángel están significadas): que iba a ser madre de Dios; que su Mesías iba a sufrir; que ella iba a participar en el sufrimiento; que sería madre nuestra. Y como eso lo conocía de forma brumosa, germinal, imprecisa, ella, al decir fiat, “hágase” (Lc 1,38), decía a Dios: “Hágase eso que Tú sabes qué es y yo no”; “la respuesta es ‘sí’: ¿cuál es la pregunta?” Le entregaba a Dios un cheque en blanco.

Pero, brumosamente o no, sabía que era por nosotros y que se iba a sufrir y no poco. Ese fue el ingreso de María en los dolores salvadores del Hijo de Dios, quien en sus entrañas mismas hacía su entrada. Ella ya lo sabía, Él -como Hombre- no. Se cruzaron por los aires -sería una mañana de primavera privilegiada de luz y reventona de claveles- el ecce venio del Redentor (“he aquí que vengo para hacer, oh Dios, tu voluntad”) (Heb 10,9) y el ecce ancilla de María (“he aquí la esclava del Señor”, Lc 1,38):

El “sí” del Hijo:He venido para hacer tu voluntad”[Heb 10,7; cfr. Sl 40,6-8] y el “sí” de María: “Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38), este doble «sí», se convierte en un único «sí», y de esta manera el Verbo se hace carne en María. En este doble «sí», la obediencia del Hijo se hace cuerpo, María con su «sí» le da el cuerpo.


Benedicto XVI, santuario de Altötting (Alemania), 11-IX-2006

A pocos días, en el Templo de Jerusalén [3], ocurre lo que se llama la segunda anunciación: Simeón profetiza: “Este ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción –y a tu misma alma la traspasará una espada-, a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones” (Lc 2,34-35). El sufrimiento de Jesús, a mi entender, está envuelto en las palabras signo de contradicción. El de María es mucho más evidente. Sin embargo, puede decirse simbólicamente[4] que los dos Corazones, en el Calvario, serán atravesados por la lanza del soldado Longinos, como si fuera la espada que Simeón predijo -acaso- para dar a entender que María estaba incluida en los mismos planes salvadores de Dios por los que el Unigénito nuestro amado moriría en Cruz. La lanza atraviesa un Corazón muerto para que de Él manen sangre y agua y, espiritualmente, un Corazón vivo, el de María, para que donde hubo un Redentor hubiera una Asociada al Redentor.

Y se presentan los dos a su Calvario, no teniendo ni el Uno ni la otra obligación. Van a ofrecer sus vidas, el más inocente en el sentido en que suena, y la madre inmaculada como asociada a Él y sufrir en su Corazón, espiritual y anímicamente, todo lo que su Hijo sufría en su cuerpo.

Oh madre del Señor, en tu corazón ha penetrado la espada que Simeón te había predicho. Entonces se clavaron en tu corazón los clavos que atravesaron las manos del Señor […]. Los incontables sufrimientos y heridas del Hijo repercutían en tu corazón”1.


S. Máximo Confesor, Vida de la Virgen, 78

Tratamos ahora de hacernos idea de cómo sufrió (por nosotros, no se olvide) María Santísima, con dos citas de diferente extensión:

El Hijo fue crucificado en su cuerpo, y la Madre en su Corazón.


S. Lorenzo Justiniani, según cita S. Juan Eudes

Oh Reina mía, ¿dónde estabas? ¿Acaso junto a la cruz? En la cruz misma más bien, crucificada con tu Hijo; con esta diferencia: que él lo estaba con el cuerpo y tú con el Corazón. Sus heridas estaban esparcidas por todo el cuerpo, pero tú las tenías reunidas en tu Corazón: allí fue alanceado tu Corazón, allí coronado de espinas, allí burlado, allí lleno de oprobios y amargado con hiel y vinagre.


Conrado de Sajonia, Stimulum amoris

¿Nunca os habéis planteado tener misericordia con María, que la tuvo y tiene con vosotros? Hay que darle alegrías por las penas que le dimos. Hay que saber que las penas que le dimos son -como en Jesús- el resultado de calzarse encima nuestros pecados de todos los días, de hoy. En Pontevedra (1925), el Niño dice a Lucía:

Ten pena del Corazón de tu Santísima Madre, que está cubierto de espinas que los hombres ingratos constantemente le clavan, sin haber quien haga un acto de reparación para quitárselas.

Y la Virgen prosigue:

Mira, hija mía, mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos, en cada momento, me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos aquéllos que durante cinco meses -en el primer sábado- se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan quince minutos de compañía meditando sobre los quince misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación [5].

Y si alguien se pregunta qué sentido tiene la reparación a María, si los pecados son contra Dios, véala cómo muere en el silencio de su Corazón según van infligiéndole a su Hijo uno y otro tormento. La reparación mariana tiene sentido sobre la base de la reparación que entonces ella ofreció y los dolores que le costó. En realidad, durante toda su vida de corredentora, pero eso es para mañanita. Buen viajeee…


LECTURA RECOMENDADA

Bula Ineffabilis Deus, de Pío IX (1854), en la que promulga el dogma de la Inmaculada Concepción. Podéis descargarla pinchando aquí:

Pío IX, Ineffabilis Deus


[1] Permitidme que os cuente lo mucho que me encanta un villancico que cuenta cómo –antes de este episodio- la Virgen “fue a Misa de parida / al Templo de Salomón”.

[2] Esto lo expliqué en el artículo María no es el centro, pero está en el centro.

[4] según cita S. Juan Eudes, cit., a su vez, en Joaquín María Alonso, El Corazón de María en S. Juan Eudes-I, 252).

[5] Para conocer el texto y la historia, puede acudirse, por ejemplo, aquí.

[6] Ofrezco, en formato informático, todas las obras marianas de San Luis María en pdf o (solo el Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen) en audio, así como métodos para la preparación, también en audio o en pdf. Ofrezco un buen número de obras de San Luis María y sobre él y su espiritualidad, así como métodos para la preparación, en papel.

Las obras en formato informático las envío gratuitamente, y las obras en papel, a bajo precio.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: