Skip to content

EL AMOR ES FUERTE COMO LA MUERTE-III

26 junio 2015

Elisa Shejtman

– III –

Yo quisiera hablarte de este Remedio. De mi dulce Jesús. Que no ha hecho otra cosa que hablarnos de este amor. Somos tantos los que abrazamos el Evangelio, que lo leemos y releemos, que seguimos con obediencia la doctrina y sus palabras. Pero no vamos más allá. Nos quedamos en las letras sin alcanzar del todo la esencia. El Evangelio es letra viva, respira y drena este Amor tan grande. Para muchos es como percibirlo por encima de una capa superficial. Como quien percibe un aroma exquisito, pero no consigue hallar de dónde procede. Mas, esta capa no la tiene el Evangelio. Está sobre nosotros. Tenemos que abrir el corazón para que este Amor nos empape, nos lave, nos haga fuertes.

Creer en Dios no alcanza. ¡A Dios hay que amarlo! El requisito indispensable para fundirse en el Evangelio y su palabra, para comprender el verdadero mensaje de Jesús, es “amar a Dios por sobre todas las cosas”.

Me dirás: “Pero ¿cómo se puede amar a Dios más que a un hijo?”, por ejemplo. Dios no conoce la división. Eso es cosa de hombres, aunque del demonio primero.

El primer mandamiento es una llave maestra. No fue creada la Ley de Dios para establecer categorías, más que la de dar a Dios lo que se merece. Pero sin reducir la capacidad de amar al resto de la creación. Amar a Dios por encima de todo nos habilita para amar con toda la capacidad y la plenitud que nuestro corazón posee. Así, amarás a tu hijo, por ejemplo, de un modo más perfecto, porque tu amor estará filtrado por aquella esencia primera con la cual fuimos creados. Hablamos de un amor mayor, de un amor encumbrado. No hay forma de alcanzar este nivel de amor sin Dios, sin ponerlo a Él por encima de todo. Porque Él es nuestro Creador, y supo darnos el “poder amar”. Y sabe qué hacer para que nuestro amor atraviese toda tiniebla, para operar en toda su capacidad.


Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.


Jn 13, 34


El hombre, que es capaz de amar porque fue creado a imagen y semejanza de Dios, ni con el mejor de sus esfuerzos es capaz de imaginar o soñar el nivel de amor que Dios le tiene preparado. Un nivel de amor tan superior, tan alto, que hasta podríamos pensar que es inalcanzable. Pero se puede. Esto nos lo da Dios. Si Jesús lo dice, yo le creo. ¿O no nos pide que amemos como Él nos ama? Él ama con mucho amor, con amor infinito.

Este amor ha venido a nosotros. Nos ha mirado a los ojos, para lavar nuestra mirada. Nos ha amado, para lavar nuestro corazón. Nos ha acariciado, para lavar nuestras caricias. Todo esto y más, porque su Amor cubre cada una de nuestras necesidades, y allí por donde pasa, lava y purifica. Pero además, protege.  Al lavar, ama. Y su amor se convierte en una coraza contra los misiles más explosivos.

La coraza de anestesia es una carga, es muy pesada. Aprendemos a soportarla, pero sofoca. Nos hace infelices sin medida. Y todo el tiempo, intencionalmente o no, buscamos la manera de romperla. ¿Cómo llegar a Dios estando tan aislados?


Dime, amado de mi alma, dónde llevas a pastar el rebaño, dónde lo haces descansar al mediodía, para que yo no ande vagando junto a los rebaños de tus compañeros.


Cant 1, 7


Qué buena pregunta: ¿Dónde hallamos el rebaño que descansa bajo el cuidado del Amado, para que podamos ir también?

Cuando hemos perdido el sentido de nuestra vida, cuando hemos sido víctimas de crueldades indecibles, de incomprensiones, de falta de amor. Cuando perdemos el amor a la vida porque sentimos que la vida no nos ama, ¿quién puede rescatarnos de esta pérdida, si no es la Vida misma?

Entonces la Vida pone sus ojos en nosotros, nos ve abatidos y se compadece. Y nos ama. Nos ama con tanto amor, que nos recoge, y sana nuestras heridas.


Dime, amado de mi alma, dónde llevas a pastar el rebaño, dónde lo haces descansar al mediodía…


¿Donde hallamos el rebaño? No es uno quien halla el rebaño. Es el Amado quien te recoge y te lleva a pastar en la frescura de sus campos. Él muere de amor por nosotros. Y si nosotros entablamos una relación de amor legítimo y verdadero con Él, tendremos una coraza de tan altísima calidad, que podremos vivir en este mundo cruel, sin perder la capacidad de apreciar el amor y la belleza, con todas las garantías de salir vivos en el intento.


Como un manzano entre los árboles silvestres, es mi amado entre los jóvenes: yo me senté a su sombra tan deseada y su fruto es dulce a mi paladar. Él me hizo entrar en la bodega y enarboló sobre mí la insignia del Amor.


Cant 2, 3-4


Parece delirio. Y no lo es. Es que Jesús deja estos efectos. Su belleza me rodea todo el tiempo, y su amor protege mi corazón. No necesito anestesias. Porque me hace entrar en la bodega que contiene sus delicias. Su bodega no contiene frutos artificiales ni espejismos, de manjares que sacian falsamente. Su alimento es verdadero, sacia la sed, y las amarguras del mundo ya no son amargas. Las cosas del mundo, sus crueldades, se convierten en algo externo. La vida verdadera comienza a estar dentro de uno mismo. Por ley, cuando el recipiente está lleno de cosas buenas, ¿por qué habrían de caber cosas mundanas y vacías? La mejor protección no es la que nosotros creamos, es la que Jesús viene a darnos si lo dejamos entrar a que tome posesión completa de esta casa. Por supuesto debemos acondicionarla. No podemos hospedar al Rey en una habitación inapropiada. Hay que darle el respeto que merece.

¿Cómo se hace? Jesús no necesita nada, solo quiere amor. Y si ve nuestra disposición, si ve que lo estamos buscando y que no podemos hallarlo, será Él será quien nos salga al encuentro. Él hace todo. Porque quiere ser encontrado. Y nos mostrará el camino de la pureza, de la paz, del amor, de la bondad. De a poco, Dios no hace nada violento ni repentino. Y esta casa, al ritmo que Dios nos ponga, pues la relación con Dios es única y personal con cada uno de sus hijos, se convertirá en un palacio, en una fortaleza.



El Amor es fuerte como la Muerte. ¿No podrá acaso, Aquel que ha derrotado a la muerte, vencer nuestra ceguera, nuestra indiferencia, nuestra anestesia? Él es más fuerte, porque es la Vida, que como el bien, tiene una fuente divina de donde saca su poder. Por eso es más fuerte. ¿No vamos a confiar en la Vida misma que murió masacrada y nos demostró que no hay muerte tan siniestra que Él no pueda reparar? Toda infelicidad se repara en el Resucitado. Toda herida, toda crueldad que estemos viviendo Él la sostiene y la repara. Y hasta le saca frutos. Toda maldad también, porque el Amor perdona, es Misericordia. No tenemos excusa. Nos ha dado todos los medios para ser felices.

El mal se combate con amor. No es fácil aprenderlo, porque el mundo nos enseña la venganza. Es decisión propia cambiar de táctica, para adoptar una más feliz. El Amor es más fuerte.


Anuncios
One Comment leave one →
  1. 5 julio 2015 4:44

    Reblogueó esto en Virgen Peregrina del Barrio San Joséy comentado:
    Creer en Dios no alcanza. ¡A Dios hay que amarlo! El requisito indispensable para fundirse en el Evangelio y su palabra, para comprender el verdadero mensaje de Jesús, es “amar a Dios por sobre todas las cosas”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: