Skip to content

Perlas para mis amigos-72: el discursito

8 febrero 2015

 

 


Orden del día:

El n.º 72 de Perlas para mis amigos comprende:

Este discursito

– Era oro, y pensaban que era caca

La pureza es en ti, Virgen del Gave… (recitado)

– Cuando la muerte sea vencida… (recitado)


 

TEOREMA DEL ROSETÓN / CUANDO VAMOS A LOURDES / TORO, NO ME DAS MIEDO

 

 Regalo las obras marianas de San Luis María Grignion de Montfort a quien me las pida. Será en pdf, en audio (solo el Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen) o en papel, cobrando como máximo los gastos de envío.

 

 

Queridos amigos:

DE BOCADILLOS DE CALAMARES, no estoy de humor de hablaros. Siendo las que son las perlas –y mi aportación el comentarlas-, hoy y aquí, se habla de fe, de amor y de esperanza. Para comentar el partido, salgan afuera y fumen.

DE FE. Hace años, me era evidente cómo un hombre pretendía a una mujer, que se cerraba en banda. Yo le decía: «Conócelo al menos. No lo rechaces sin saber cómo es. ¿Quieres aventurarte a rechazar un tesoro, si lo es?» Me hizo caso, o a la perseverancia del galán, y hoy, casados y con churumbelas.

Pero pudo no hacer caso. Millonadas y millonadas de personas rechazan, hoy, aquí y ahora, todos los días, a un Dios que se les ofrece, porque, al no tratarlo, tienen de Él una imagen forzosamente falsa. No pueden conocerlo, y es así como rechazan al Mejor. A un chavalillo le preguntó el profesor: «¿Por qué es necesario hacer oración?» «Porque er rose engendra er cariño, señó». Y yo subí en el coche a dos muchachos en el Camino de Santiago, y comiendo en la plaza de la catedral de Burgos, les hacía intencionadamente notar la fealdad de plomo y vidrio sucio del gran rosetón de la fachada. Ya visitando el templo, les hice mirar… ¡y qué transfiguración en esplendores de luces, cuando las cosas se miraban desde dentro! Por ejemplo, el templo, o la Iglesia. Hay que mirar desde dentro. Y en el centro mismo del rosetón –os doy noticia-, un Sagrado Corazón, para decirnos: que aquí se es escuela de amores.

DE AMOR. Todos vamos a Lourdes a pedir, y la madre, feliz, jamás se quejará aunque no hubiera quien fuese a dar. Salto a la Fátima del Corazón de María, y recuerdo a aquel orador que explicaba cómo vamos a derramar nuestro corazón ante la Señora, pero sería justo que dejásemos también que ella derramase su Corazón en el nuestro. Y recuerdo el caso leído del chaval que gritó en Lourdes al Santísimo: «¡Como no me cures, se lo voy a decir a tu madre!» El sacerdote, perplejo, lo bendijo otra vez con la Eucaristía, y el chaval curó. Más os gustará el otro niño, cuya enfermedad tenía entre otros efectos egoísmo continuo que hacía sufrir a todos. Fueron a Lourdes a pedir la curación de la enfermedad, y cuando salió con su madre de la Gruta, ella le preguntó: «¿Has pedido a la Virgen que te cure?» Y el egoísta respondió: «Bueno… Es que me ha dado pena el niño de al lado, el de la cabeza hinchada, y he pedido que se curara él.» La madre, exultante, comprendió: el milagro de su hijo se había producido.

DE ESPERANZA. Os he colocado un himno de cosas a medio camino. Solo al final «seremos bien lo que seremos», lo mismo que en el poema de la semana pasada Martín Descalzo lloraba «porque quisiera ser, y no está siendo, / porque quisiera amar, y c asi odia». ¿Alguna de vuesas lozanías cree en este mundo? Si estamos redimidos (el cuerpo también), ¿a qué ton tantísimo sufrimiento, o la hermana Muerte, o, sobre todo, el pecado: mi pecado, y luego las guerras, el hambre o el aborto? El premio prometido es tan increíblemente valioso, que Dios sabe que es proporcionado que lo esperemos entre batería tal de enemigos. Vivimos el «ya sí, pero todavía no» del cumplimiento prometido. La salvación está vinculada al tiempo y tiene que vencer los obstáculos de mi pecado. Estamos «salvados en esperanza» (Rom 8,24). En fin, es verdad que hay mal, pero es como un toro al que la muerte de Cristo le ha metido el rejón hasta lo hondo. Sigue, con la fuerza que aún le queda, bramando contra el Invencible, pero no necesita que nadie lo mate, porque bien dentro lleva la muerte ya. «En el mundo tendréis pruebas, pero confiad: Yo he vencido al mundo» (Jn 16,33).

A todas las Lourdes, y en especial a mi cuñada y a mi prima, pues que felicidades. Y si alguien tuviese ganas de hablar de vocación (sacerdotal, religiosa, la que sea), aquí estoy yo. Un abrazo del sacerdote

Miguel Ruiz Tintoré,

esclavo de María.

Gracias a Joni. Gracias a Pablo, y rezadle un Rosario por cierta intención personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: