Skip to content

NOVENA A LA INMACULADA: DÍA 6.º: LAS BODAS DE CANÁ

4 diciembre 2014


         Recuerdo que regalo a quien me las pida las obras marianas de San Luis María Grignion de Montfort. Será en pdf, en audio (solo el Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen) o, cobrando solamente los gastos de envío, en papel.


 Me alegraría que esta novena sirviera a los muchísimos que yo sé que, con todo entusiasmo, vais a consagraros, o renovar vuestra consagración, a la Santísima Virgen (yo incluido). Más me agradaría que muchos se ilusionasen por hacer la consagración después del tiempo de treinta y tres días de preparación que pidió S. Luis María y que pide, en Medjugorje, en nuestros días la Santísima Virgen. Para tener más conocimiento de ello están los libros que os ofrezco. 

Día 6.º (5 de diciembre)


Jn 2,1-11: las bodas de Caná

Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús; y también Jesús fue invitado, con sus discípulos, a la boda. Como faltó vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino». Y Jesús le dijo: «Mujer, ¿qué nos va a ti y a mí en esto? Todavía no ha llegado mi hora». Su madre dijo a los que servían: «Haced todo lo que Él os diga». Y había allí seis tinajas de piedra, puestas para ser usadas en el rito de la purificación de los judíos; en cada una cabían dos o tres metretas [1]. Jesús les dijo: «Llenad de agua las tinajas». Y las llenaron hasta el borde. Entonces les dijo: «Sacad ahora un poco y llevadlo al maestresala [2]». Y se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, y como no sabía de dónde era (pero los que servían, que habían sacado el agua, lo sabían), el maestresala llamó al novio y le dijo: «Todo el mundo sirve primero el vino bueno, y cuando ya han bebido bien, el peor; pero tú has guardado hasta ahora el vino bueno». Este principio de sus señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en Él.


CREO QUE EL SENTIDO PRINCIPAL DEL HECHO es el indicado al final: Jesús comienza sus milagros, y los discípulos empiezan a darse cuenta de la grandeza de este maestro que tiene una grandeza muy especial. Junto a ello, Juan quiere hacernos notar la presencia eficaz de María, indicándonos su poder, como en la Cruz (hemos de verlo) nos indica que es nuestra madre y que ese poder está enterito a nuestro alcance. María, pues, está en el comienzo de la fe de los discípulos. La ausencia de José revela que probablemente ha muerto ya.

El Reino de Dios es profusamente presentado en los Evangelios como unas bodas: las de Dios con la humanidad. El novio es Jesús. La ponderación «tú has guardado hasta ahora el vino bueno» señala que ahora es la hora del cumplimiento de las promesas, con la llegada del Bueno para los desposorios en la Cruz. En el cristianismo rige una ley de optimismo máximo por la cual lo mejor es siempre, no lo primero (que se pierde), sino lo último (y eso se gana), y vamos a disfrutar de ello. Por ejemplo, si yo muero, seguramente iré al cielo por la misericordia de Dios, pero más adelante resucitaremos, y esa reunión del cuerpo con el alma hará que mi cuerpo entre también a disfrutar de mi bienaventuranza; es mucho mejor…, y último y definitivo. El cristianismo siempre está yendo a más, hasta el Día final insuperable.

SON IMPORTANTES LAS PALABRAS «todavía no ha llegado mi hora» y, en estrecha relación, «tú has guardado hasta ahora el vino bueno». En Juan, la hora de Jesús es la hora de su pasión y muerte, y se pone en marcha con el comienzo de la vida pública –que a la muerte lo llevará-, la cual tiene un momento trascendental: sin duda, con el primer milagro, es innegable que allí hay alguien especial que dará mucho que hablar. Por eso Jesús expresa a María que no desea el milagro porque no es la hora. Aun así, lo realiza, y el maestresala proclama la presencia de una hora –que no entiende-; la palabra ahora está muy emparentada con la palabra hora.

MARÍA –LA INTERCESIÓN DE MARÍA- es la autora del primer milagro de su Hijo. Del primero. Que es el más difícil de creer. ¿O no? ¡Todos los demás tienen ya precedente! No hay que creer que Jesús hiciera milagritos en casa para que funcionase el ordenador o se hiciese la comida sola. Jesús nunca ha hecho un milagro para Él. María va por el mismo camino de Jesús, pero más por delante con su fe que Él con sus milagros. No se trataba de que Jesús creyese en María, sino más bien de lo contrario.

SI HABLAMOS DE FE, HABLEMOS. ¿Por qué, si Jesús le deniega el milagro, ella inmediatamente lo prepara -«haced lo que él os diga»-, y va Jesús… y lo hace? De antemano, una cosa. Sea cual sea la explicación, lo que no se puede negar es la intención del evangelista de mostrarnos el poder de la intercesión de María. Eso es totalmente evidente, hasta el extremo de que Jesús junta el negárselo con el hacerlo. Y este es un pasaje que emplea largamente San Juan Pablo II para hablar de la intercesión de María en la grandiosa encíclica Redemptoris Mater (1987).

María, entre tantos, es la única que percibe que se acaba el vino: la actitud de servicio (esclava al fin) que vimos cuando salió disparada a servir a Isabel. Visto el problema, no piensa como nosotros: «No pasa nada» o «no me toca a mí». Faltar vino en una boda es cosa tan grave entre los judíos, que puede suscitar el primer milagro del Mesías… si es que está su madre de por medio; y Él no puede negarle nada: sus deseos son órdenes para Él. Y, por último, es la que como siempre desaparece detrás de una columna, porque su humildad consigue que el maestresala no sepa nada de su participación nada despreciable…

Hemos de volver a la pregunta. Yo creo que, al negar el milagro, Jesús no está negándolo en realidad. Esa rápida reacción de la madre al oír la negativa me da el secreto, y pienso que Jesús está diciendo en realidad, sabiendo que ella lo entiende por la larga compenetración entre los dos, por la fe de su madre, que conoce: «No ha llegado mi hora…, pero lo haré porque me lo pides tú». Mirad: algún santo ha llamado a María reina de Dios y reina del Corazón de Dios. Por supuesto que lo es, porque «el rey se ha prendado de tu belleza» (Sl 45 (44),12). Puede tanto con sus súplicas como Dios con su poder. Por eso, así como Dios es omnipotente por naturaleza, a María la llamamos la «omnipotencia suplicante».

Y no es ajeno el detalle de que Jesús la llame mujer. Parece un desprecio, pero era común en Israel. Aun así –y creo que lo tomo de Redemptoris Mater-, hay que poner en línea ese mujer con la mujer de Gén 3,15, que aplastaría la cabeza de la serpiente, con la mujer a quien en la Cruz Jesús dice: «Mujer, ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26) y con la «mujer vestida de sol» del Apocalipsis (12,1): corredentora (nueva Eva), corredentora («una espada de dolor…») y asociada al triunfador como lo ha estado en la lucha.

ACUDIRÉIS A ELLA CUANDO HAYA QUE PEDIR O QUE OFRECER HAYA. Vosotros sois ciertamente hijos de Dios, pero lo sois por la operación redentora que Él montó. No sois dignos de Dios. Y además, sois pecadores. San Bernardo nos invita:

«Sea lo que fuere aquello que te dispones a ofrecer, acuérdate de encomendarlo a María, para que vuelva la gracia al Dador de la gracia por el mismo cauce por donde corrió. No le faltaba a Dios ciertamente poder para infundirnos la gracia sin valerse de este Acueducto [María], si Él hubiera querido: pero quiso proveerte de ella por este conducto […]. Por eso, aquello poco que deseas ofrecer, procura depositarlo en aquellas manos de María, graciosísimas y dignísimas de todo aprecio, a fin de que sea ofrecido al Señor, sin sufrir de Él repulsa. Sin duda candidísimas azucenas son, ni se quejará aquel amante de las azucenas de no haber encontrado entre azucenas todo lo que Él hallare en las manos de María. Amén»[3].

Eso, en cuanto al dar. En cuanto al recibir y pedir, si sabemos que a María se le concede, sencillamente, todo sin excepción, sería del género tonto burricalvo pedir directamente. Al fin y al cabo, «bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes que se lo pidáis» (Mt 6,8), y en el fondo, si Dios quiere que le pidamos, es más bien para conseguir que oigamos su petición. Por eso no nos necesita en audio y en directo. Y todos los santos, ángeles y almas del purgatorio piden todo lo que piden por intercesión de tal Reina del Corazón de Dios.

No se prohíbe -¡atrocidad sería!- hablar con las Personas Divinas. Pero es grande saber que nuestra oración de pajaritos vuela como el águila majestuosa al pecho mismo del Padre, porque en el Espíritu Santo María la conduce siempre a la presencia del Hijo.

UNA ÚLTIMA COSA, Y NOS MARCHAMOS. María dice aquí las únicas palabras que en los Evangelios aparecen dichas por ella al público; también son las últimas que aparecen. Son «Haced lo que él os diga», retirándose de nuevo de la escena porque el importante era el Otro. Según esta frase, cada vez que yo actúo según el Evangelio, actúo según María.  Y no sabía ella que una cosa muy importante que diría Jesús es «ahí tienes a tu madre» (Jn 19,27), así que María apunta con el índice a Jesús, y Jesús con el suyo a María: para que la cuidemos.

«Y las llenaron hasta el borde» (las tinajas), cumpliendo con perfección la indicación de Jesús que siguió a la indicación de María, y el resultado fue un vino exquisito, con la estupefacción del maestresala y el prestigio que quedaría para los novios, siendo el vino lo que era en aquellas culturas y celebraciones. Si, en cambio, hubiesen cogido la mitad de las tinajas y las hubiesen llenado hasta la mitad, otro gallo les hubiera cantado.

¿Qué tinajas, cuántas tinajas lleno, de qué manera lleno yo las tinajas? ¿Arrimo generosas tinajas de ancha boca al caudal infinito de gracias de los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia? ¿Me acuerdo siempre de llevar yo un asa, para que el otro lo lleve María?


PROPÓSITO.- Dedicaré un rato de oración con Jesús a ver cómo puedo ser más generoso con su madre, y vivir en la dulzura de su maternidad todo lo que compone la vida cristiana.


ORACIÓN.- Madre mía, tú eres llamada la Puerta del Cielo. Y tú eres puerta por la que descienden los beneficios de Dios y por la que suben a Él nuestros servicios. Tú intercedes ante el Rey para que nos conceda los bienes, y tú nos entregas los bienes que del Rey has alcanzado. Concédenos tener en ti una confianza sin límites que nos haga alcanzar las cimas de la mayor santidad. Acuérdate de todos los que pecan, de los que yerran, de los que sufren y de los que ignoran, y acuérdate de las intenciones del Papa para presentarlas ante el trono de oro de la augusta Trinidad, que se deleita por tu presencia. Amén.


[1] Metreta: «Medida para líquidos usada por los griegos y después por los romanos, equivalente a doce congios» (Diccionario de la Real Academia Española). Congio: unos tres litros.

[2] Maestresala: Criado principal que asistía a la mesa de un señor, presentaba y distribuía la comida y la probaba.

[3] San Bernardo de Claraval, Obras completas-II, ed. Rafael Casulleras, Barcelona 1925, 143.


Os recuerdo que también podéis leer la novena a la Inmaculada del año pasado. En la nube de etiquetas de la derecha, una dice precisamente: novena a la Inmaculada.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Carmina Vaca Pérez permalink
    5 diciembre 2014 9:38

    Muchísimas gracias por esta novena de la Inmaculada.

    Me gusta

    • 5 diciembre 2014 13:39

      Tiene el precio de que recéis un Rosario por mi conversión.

      Un saludo entrañable, Carmina.

      Me gusta

  2. Carmina Vaca Pérez permalink
    6 diciembre 2014 8:03

    Cuente con el rezo del Rosario que me pide.

    Me gusta

  3. 6 diciembre 2014 12:24

    Pero ha de ser -y siempre- un Rosario “a nuestro estilo”. O sea:

    https://soycurayhablodejesucristo.wordpress.com/2014/10/07/maquina-de-maravillas-o-el-rosario-rezado-de-verdad/

    Os lo puse para que pudierais descargarlo y… ¡a correr por los mundos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: