Skip to content

UN CURA SE DESNUDA

5 agosto 2014

– Papeles para la historia…-

El siguiente documento que, súbitamente, me provoca -dirían los argentinos- al acabar la fiesta del Santo Cura de Ars es una entrevista publicada, probablemente, en la misma publicación: la de la parroquia de S. Nicolás, de Miranda de Ebro, donde había servido en el año de diaconado. Eran las vísperas de la ordenación, y…

 

Entrevista con…

MIGUEL RUIZ TINTORÉ, QUE SE ORDENA SACERDOTE

 

El próximo 3 de julio, el diácono D. Miguel Ruiz, que ha prestado servicio en nuestra parroquia de S. Nicolás durante este curso, será ordenado sacerdote en la catedral de Burgos. Se ordenarán con él otro sacerdote y tres diáconos, uno de los cuales es mirandés: Raúl Pereda Sancho.

Miguel, ¿qué es para ti el sacerdocio? 

(Imagen no visible por contingencias técnicas)Se me ocurre ahora decir: poner un amor apasionado,  el nuestro, al servicio de otro amor mucho más grande: el amor de Dios, que, hecho hombre en Jesucristo, se muere (¡literalmente!) por que los hombres sean felices. Por lo tanto, podemos decir también: ser un puente para poner a los hombres en contacto con Dios –con el amor de Dios-, y a Dios –al amor de Dios- a disposición de los hombres. Que es lo mismo que hizo María.

 

Ya ha salido el tema. ¿Por qué tienes una predilección tan grande por hablar del amor de Dios? 

Cuarenta páginas necesitaría que me dierais para hablar a mi gusto de ello. Hay dos cosas claras: Dios nos ama, y nosotros no nos enteramos.

Que Dios nos ama, lo tenemos asegurado por S. Pablo: “Me amó y se entregó a la muerte por mí” (Gál 2,20); y la Iglesia enseña que eso mismo puede decirlo cada cristiano: ¡Jesucristo no ha muerto por todos…, sino por cada uno! Y si estuviera uno solo en la tierra, y hubiera pecado, Él llegaría a sufrir por ese todo lo que sufrió por todos. Y ese mismo amor –exactamente, porque el tiempo no lo ha mitigado-, que habita sobre todo en los sacramentos, ese se nos hace un abrazo estremecido en la Penitencia, porque agachamos la cabeza para dejarnos querer, y se nos hace un beso en la Eucaristía, para que no olvidemos nunca que, como Él, jamás nadie va a pensar en nosotros.

Que nosotros no nos enteramos del amor, es evidente. Ardería el mundo, y el mundo sigue frío. Porque es bien distinto saberlo de lorito de tener experiencia de ello. Y nadie tiene experiencia del amor de Dios si no ha llorado ante el Sagrario hasta quemarse la cara. Y, sin embargo, yo creo que, si hubiese que elegir una sola cosa para que los hombres supieran eso y nada más, habría que elegir este amor de Dios, tanto amor, un amor tan excesivo: “el amor de Dios manifestado en Cristo Señor nuestro”.

¿Y qué le dices a la gente joven? 

Le digo que sea feliz y que sea joven. Que sea auténtica. Que no deje que su felicidad la inventen otros. Que los auténticos valores no son los que nos imponen desde la televisión, desde los medios de comunicación, desde la política,  mientras nos hacen creer que estamos siendo nosotros y que estamos decidiendo. Le digo que no se deje tele-dirigir. Le digo que la verdadera juventud es algo mucho más grande que eso. Que no están la juventud ni la verdad en las cosas pequeñas. Que la juventud tiene alas de águila. Que sólo respira bien entre ideales gigantes. Le digo a la juventud que si no tiene un motivo para morir por algo, entonces no tiene motivo para vivir en nada. Le digo… que lea en el Evangelio y descubra en él un modo alternativo de vivir. Si es que se atreve.

Y le digo –a buen entendedor, pocas palabras- que yo, a días ya de ser sacerdote, soy escandalosamente feliz.

 

Y a ti, ¿qué te mueve a eso, a hacerte sacerdote? 

Creo decididamente que quien quita un sacerdote ha de poner cien policías. Creo en la misión del sacerdote. Siento necesidad de proclamar que amo a Jesucristo con todas las fibras de mi alma. Quiero ponerme a su servicio. Me enrolo en su bandera. Quiero hacer míos sus sentimientos, y que mis intereses coincidan exactamente con los intereses de Él. En especial, quiero administrar los sacramentos y servir, así, de medio para que Él haga felices a los demás. Quiero enseñar a grito herido las palabras de Dios, que iluminan y salvan. Quiero devolverle amor por amor sirviendo a los que sufren. ¡Quiero servir a la Iglesia!

 

Los que te conocen saben que eres muy mariano.

Y me ocupo de que se sepa. Es para mí motivo de honra. Algunos se imaginan que eso está en una especie de competición con el amor a Cristo, pero esos no lo han entendido. Tengo infinidad de costumbres marianas, como la de hablar de la Señora todos los días al menos una vez a alguien, la de esmerarme en hacer que ella, Allá Arriba, sonría al ver mi conducta, la de ofrecer a Dios todo por medio de ella, la de dedicarle la limpieza de los niños, el dolor de los enfermos y el trabajo de los obreros, la de guardar en su Corazón a las personas de las que yo no puedo cuidarme, la de consultarle antes de las decisiones, cien mil más. Sobre todo, me esfuerzo en renovar todos los días mi consagración a la Santísima Virgen y ser absolutamente coherente con ello. Eso me hace feliz.

 

¿Y no resulta duro ser sacerdote en unos días como los que vivimos?

Pero si hay amor, no hay dolor. O, dicho de otra manera, mirad los Apóstoles cuando los han azotado: “salían gozosos (…), porque habían sido dignos de ser ultrajados a causa del Nombre” (de Jesús; Hch 5,41). Cuando, al verme vestido de diácono, me han insultado algunas veces, me han dejado contentísimo, porque he podido decir: “Las afrentas con que te afrentaban caían sobre mí”, como dice en otro lugar la Escritura. ¡Quién soy yo para ser considerado digno de sufrir un poquito por Jesucristo!           (Con ustedes…, ¡mi obispo, Don Francisco!)

Además, ¿existe algo en la vida del hombre que no sea costoso? ¿Alguien se cree que la vida familiar está fabricada con miel? Y como eso, todo.

 

No sabiendo todavía cuál es tu destino, ¿qué dirías como últimas palabras a la parroquia?

Que acudáis a la ordenación, que es el 3 de julio, a las 11, en la catedral. Y luego, al cantamisa, el 4, a las 12’30, en San Nicolás. Ambos os resultarán muy hermosos, y os alegraréis de haber asistido.

Que recéis por nosotros algún rosariete cada uno.

Que merece la pena ser santos.

Que si no sois santos, sois unos fracasados.

Y que muchas gracias por este año con vosotros. Seréis parte querida de mi historia. Gracias, en especial, a D. Ricardo y D. Odorico.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 12 agosto 2014 10:25

    Miguel, un orgullo tenerte como hermano y como sacerdote.

    Esta entrevista está llena de titulares, y los pienso aprovechar.

    El principal, que Dios nos ama y no nos enteramos.

    Me ha llegado especialmente lo que dices a los jóvenes, que ya sabes que son para mí un campo apostólico, aunque bastante seco.

    Que la Virgen María, a la que tanto amas, te acompañe y te cuide.

    Dios te bendiga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: