Skip to content

ALICIA CONOCE EL DOLOR

20 julio 2014

Dejadme que no os diga quién es Alicia. Solo tengo la impresión de que se parece mucho a vosotras -¿es que sueña Alicia?- y a vosotros -pero ¿vosotros lloráis?-. Lo más seguro que sabréis de Alicia es que me da permiso para publicar sus cosas. Tal vez encontréis, en la correspondencia de ella y mía, algún viento de esperanza que os haga capaces de proseguir vuestro duro camino. O quién sabe si alguna ilusión de Alicia os visitará quizás en una aurora…  

 

Otras entregas de Alicia, pinchando la etiqueta Alicia en la parte superior de esta.

Murió la madre de Alicia la lánguida. Se fue dulcemente como el cisne, cuando faltaba largo tiempo para que el tiempo la esperara.

Alicia la lánguida estrena el dolor: esa cinta de plomo que percute y percute, y que es lo más contrario, porque queremos vivir. Cuando he recibido su carta, el plomo me ha alcanzado a mí también. Ella hacía preguntas como quien abre agujeros en el mundo. Y yo, percutido, pero seguro, le he escrito esta carta:

 

Alicia amiga:

 

Me haces sobre el dolor una pregunta: “¿Por qué?”, y tengo que decirte que el dolor es uno de los grandes misterios de esta vida. Lo que te ocurre, pequeña Alicia, no es una especie de venganza de Dios, aunque hubieras cometido el peor de los pecados. Dios no se venga. Pero el dolor sigue siendo un misterio, como la libertad, como el amor, como la muerte, como los grandes misterios de la religión. Vivimos rodeados de misterios. 

Y es bien cierto que Dios no nos evita el dolor -aunque unos sufran más que otros… ¡Él sabe más!-. Es bien cierto que Dios no nos explica el dolor, y por eso, yo tampoco puedo explicártelo a ti. Pero es muy cierto que Dios, en la persona de Jesucristo, ilumina el dolor y lo llena de sentido, hasta el punto de que podemos llegar a amarlo e incluso a agradecerlo. Así lo hacen multitud de enfermos que meditan en la Pasión de Cristo. No deberíamos quejarnos contra Él, porque Él es el que más ha sufrido, y con una injusticia infinita. 

Contemplando de cerca a Jesús, entendemos que, como en su caso, el dolor que nos tritura puede ser un dolor que haga mucho bien a los demás. Bajamos un poco la mirada, y al pie de la Cruz está Santa María, su madre, com-padeciendo con Jesús que padece: y tenemos la gran alegría de comprobar que, si Jesús es Redentor, la Virgen es co-redentora, ¡y nosotros podemos serlo! Basta que le demos un sentido al dolor. Que lo presentemos a Dios por los demás. 

Y así, como un ejemplo bellísimo que no olvidaré nunca, me escribió una amiga que sufre varias enfermedades crueles: “Quiero que Dios me mire y dé de comer a los niños que no tienen qué”.

Une, pequeña Alicia, tu dolor al dolor de Jesús y María su asociada. Y, como eso te va a ayudar más, ponle una misión especial, como mi amiga, que lo dedicó a los niños famélicos. Algo que te ayude. Y podrás, de cuando en cuando, pensar: “Ah, sí, yo lo paso fatal, pero estas personas se llevan el bien de mi mal”. Sabrás que estás con Jesús, haciendo el bien a los que has escogido, pero en realidad, a toda la humanidad. Y sabrás, para no olvidarlo ya nunca, que el dolor se llena de sentido cuando se llena de hermanos. 

Que cuando sufres, en tu dolor está Cristo, prolongando su Pasión para bien de los que ama. Y tú, en tus miembros o en tu espíritu, tienes el honor augusto de prestarle la carne que ha de seguir llorando para que todos tengan vida. 

Y que entonces el dolor se soporta, y se ama y se besa y se agradece y se pide. 

Solo que hay una condición, Alicia. Perdóname si, ahora, ya no hablo en general y me meto un poquito en tu vida. Antes te he dicho que todo eso solo podemos entenderlo “contemplando de cerca a Jesús”. Y quien no hace oración no lo entiende… aunque se lo explique por carta quien ya pisó largamente los páramos de sombra del dolor. Quien no hace oración no entiende nada. Para quien no hace oración, Jesucristo, Dios, se vuelve un nombre, o una silueta, o una nube lejana; no tiene significado; se transforma en definición. 

Y tú -niña de la primera tortura- estás necesitando al Dios que tiene significado: el significado de un Amor que nos hace llorar hasta marcarnos la cara cuando haciendo oración lo descubrimos. Lo necesitas -niña- porque ese Dios va a darle significado a tu tortura y a tu casimuerte. 

Y hoy yo quisiera que leyeras, Alicia, un par de poesías que publiqué en mi blog (¿conoces mi blog, Alicia?). Estoy seguro de que te ayudarán. En la de la gota de agua, recuerda que cuando esta es colocada en el cáliz de la Misa, simboliza que el dolor y lo demás de la vida -pero en especial el dolor- se unen con el Sacrificio de Jesús que se va a renovar, y se hacen uno con ese Sacrificio. Las tienes aquí y aquí

Pequeña Alicia: Todos vamos a sufrir en la vida. San Luis María Grignion de Montfort, recordando al buen ladrón y el malo que fueron crucificados con Jesús, escribió unos versitos que se traducen así: 

«Escógete una Cruz de las tres del Calvario.
Escoge con cuidado, puesto que es necesario
o sufrir como santo, o como penitente,
o penar como un reo que pena eternamente.»

También, un amigo me envió los siguientes versos: 

«La Cruz está muy alta, muy alta, muy alta…
Para subir al cielo, ¡qué poco falta…!»

Hoy tienes tú la dicha de comenzar tu ascensión. Gracia y fiesta, pues, el dolor de la lánguida Alicia.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 7 enero 2015 17:20

    “Que cuando sufres, en tu dolor está Cristo, prolongando su Pasión para bien de los que ama. Y tú, en tus miembros o en tu espíritu, tienes el honor augusto de prestarle la carne que ha de seguir llorando para que todos tengan vida”.

    Lo entiendo, pero no lo entiendo. No entiendo que todo un Dios se valga de nosotros para tarea tan augusta. Será que no tengo ni pizca de humildad…

    Me gusta

    • 7 enero 2015 23:17

      Si acaso, será que no tienes ni pizca de soberbia, y por eso no entiendes que Dios quiera necesitar a los dolientes. Ya puede Él. O bien has querido decir que, en tu no entender la humildad de Dios, demuestras soberbia. Esto es lo que creo que querías decir.

      Sufrientes, enfermos todos, parados, pobres: sed como la sombra de Jesús, que la luna proyecta, en la noche infernal, pero redentora, de Jesús en Getsemaní. Decid “hágase” como Él dice “hágase” y como María dijo “hágase”. Acabaréis amando y agradeciendo el dolor. Acabaréis pidiendo más para la salvación de las almas.

      Seguid -los sacerdotes en particular- haciendo presente la Pasión de vuestro Jesús en medio de vuestro pueblo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: