Skip to content

ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-III

19 julio 2014

Forma serie con

Alma para un conocimiento de la Virgen-I

Alma para un conocimiento de la Virgen-II

Alma para un conocimiento de la Virgen-IV

Alma para un conocimiento de la Virgen-V

Alma para un conocimiento de la Virgen-VI

Alma para un conocimiento de la Virgen-VII

Alma para un conocimiento de la Virgen-VIII

Alma para un conocimiento de la Virgen-y IX


Puede verse también esta serie anterior:

Alma de todas las devociones a la Virgen-I

Alma de todas las devociones a la Virgen-II

Alma de todas las devociones a la Virgen-III

Alma de todas las devociones a la Virgen-IV

Alma de todas las devociones a la Virgen-V

Alma de todas las devociones a la Virgen-y VI 

 

«Mi Inmaculado Corazón triunfará»

(La Santísima Virgen de Fátima)

¿Y SI EL CORAZÓN DE MARÍA

FUERA SU INMACULADA CONCEPCIÓN?

 

¡La Inmaculada Concepción! Queda dicho (Alma de todas las devociones…-y VI) que el I. Corazón de María es la «suma de la Inmaculada Concepción -parte que aporta Dios- y la participación de la Virgen en esa santidad -parte que aporta Dios y a la que ella consiente-». Reconocedme francamente que el resultado de esa suma es la santidad de la Virgen. El Corazón de María, lo sabemos, es su santidad eximia, la cual -lo dicen los santos y no yo- desde el primer instante de su Concepción supera a la de todos los ángeles y santos que han sido y que serán.

Ahora bien, la Inmaculada Concepción de tan increíble criatura -se nos ha regalado la mejor- es su concepción sin pecado original, con la consecuencia de no cometer en su vida el más mínimo pecado; pero esa es una realidad negativa (una ausencia de mal) que resulta de otra positiva: una presencia: de nuevo ¡la del Espíritu Santo! En enseñanzas de Benedicto XVI, la Inmaculada Concepción muestra cómo el bien es más grande que el pecado; por eso este no cabe. El pasaje más apropiado para la Inmaculada es el saludo «llena de gracia» (Lc 1,28), más que la promesa de pisar la cabeza a la serpiente (cfr. Gén 3,15) [1]. Esta gracia santificante es el mismo Espíritu Santo que se comunica al alma del cristiano; y lo que está lleno de luz está vacío de sombra: por eso la gracia -el Espíritu que anida en su Corazón- fundamenta la carencia de pecado; y no a la inversa.

Y cómo parece que Gabriel quiere insistir en esa gracia: porque se dice: «La virgen se llamaba María. Y entró donde ella estaba y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor es/está contigo”» (Lc 1,27-28). Donde yo observo, primero, que le cambia el nombre a la primera de cambio para revelar su ser profundo; segundo, que el que le pone -dicen los exegetas- se traduciría más o menos como repleta-por-toda-la-gracia; y tercero, que todavía insiste en ello con el breve intervalo de una coma (que, puestos a decir, no se escribía), ya que la gracia santificante es la comunicación del Espíritu (y, con Él, de la inhabitación trinitaria) en el hondón del alma -por nombre, Corazón-, y por eso «el Señor está contigo» estaba dicho en el «llena de gracia». Algo bien importante parece acechar en todo esto.

¿Y esa «participación de la Virgen en esa santidad -parte que aporta Dios y a la que ella consiente»? No voy a traer aquí los testimonios de los Papas que explican el portentoso mérito personal de la Virgen; contad con él, porque Dios jamás violentará la libertad de nadie, como dice San Agustín: «Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti». Ella parte de una santidad superior a la de cualquiera «él la ha cimentado sobre el monte santo» (Sl 87,1), ella «empezó donde los más grandes santos terminan» [2]-, y eso ya en el instante de su concepción, pero ni un solo momento dejó de cooperar con su gracia especialísima y hacerse, así, santa también «por su propio mérito»; que siempre es mérito del Espíritu Santo, pero al que unos se abren, otros no, y María en grado inexpresable. De hecho, en su Concepción Inmaculada, ella fue la primera y más perfectamente redimida, y en su Asunción, la primera y más plenamente salvada.

Y saquemos las cuentas. El Corazón de María es la santidad de María; esa santidad es suma de la Inmaculada Concepción y de la santidad personal de la Virgen; ambas son la obra del Espíritu Santo, que ella puede no conocer en el primer caso y a la cual coopera en el segundo [3]; y como, obviamente, no se trata -a lo bruto- de mitades aisladas, sino de estrechísima unidad -porque sin aquella plenitud de gracia no sería posible una virtud tan asombrosa, y esa asombrosa virtud ocasiona que Dios le conceda más gracia a cada instante [4]-; entonces, si me salen las intentadas cuentas, el Corazón Inmaculado de María acaba coincidiendo con la gracia de la Virgen, con la santidad de la Virgen y con la propia Inmaculada Concepción de la Virgen entendida como plenitud de gracia. No sé si a alguno le parece poco.

Pero enseñanza es vida. Saquemos también un corolario, a partir nada menos que del señor San Pablo cuando dice: «La esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado» (Rom 5,5). «El amor de Dios» es el amor de Dios, o el amor a Dios, o, más seguro, el mismo Dios, porque «Dios es amor» (1 Jn 4,8.16); lo que está claro es que, si hablamos del Espíritu Santo en el corazón, hablamos de la gracia. Pregunto a quien quisiere responder: ¿Cuál de estas cosas -amor de Dios, amor a Dios, Espíritu Santo, gracia…: Dios- no ha sido derramada en el Corazón de María más que en el de nadie?

Por eso, hermanos que sufrís y que pecáis como yo peco y sufro, poned, con los ojos encendidos y el corazón ardiente, poned vuestra esperanza en el Corazón de María, también él «esperanza que no defrauda», para vuestras batallas personales y para la gloriosa, imparable reevangelización de la sociedad. Quien mucho supo de esto, el fundador de la Archicofradía del Corazón de María [5], vivió justamente en la convicción de que «ya su nombre, tan dulce para los labios, es fuente de una esperanza que no puede fallar» [6].

—————————————–

[1] Que, en mi opinión, tiene más que ver con la Virgen corredentora.

[2] Desconozco el autor de la sentencia.

[3] Al mencionar aquí la Inmaculada Concepción y la santidad personal de la Virgen, es oportuno recordar lo dicho (Alma de todas las devociones-y VI), n. 5) a propósito de la petición de nuestro Señor Jesucristo de que se denominara al de su madre Corazón Doloroso e Inmaculado. Quería así hacer justicia con lo que en la Señora era de mérito personal, que anteponía a lo que, en el origen, recibió en plena pasividad.

[4] En principio, Dios duplica la gracia, que nada más empezar fue tan grande, a cada nueva correspondencia de María. Pero sabemos bien que la correspondencia de María es perfecta a cada instante. Que vengan las matemáticas y se caigan de espaldas.

[5] Carlos Eleonor Dufriche-Desgenettes.

[6] Y en este punto del Corazón de María en su relación con la Inmaculada Concepción, tengo que reconocer que me he escapado del Padre Alonso, y todo es elaboración mía, salvo alguna inspiración de fondo que ya estaba dicha. No creo que se enfade mi querido y genial claretiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: