Skip to content

ALMA DE TODAS LAS DEVOCIONES A LA VIRGEN-IV

15 junio 2014

ESCALA DE JACOB. LUGAR DE CITA

(Actualizado el 19-VII-2014)***

 

Forma serie con
Alma de todas las devociones a la Virgen-I
Alma de todas las devociones a la Virgen-II
Alma de todas las devociones a la Virgen-III

Alma de todas las devociones a la Virgen-V

Alma de todas las devociones a la Virgen-y VI


Tenemos dicho ya que la devoción al Corazón de María es la vocación de toda otra devoción mariana; que eso se debe a que las informa, interioriza y purifica a todas; que para entenderlo hay que entender qué es el Corazón de María; y en la última entrega dimos para siempre la despedida al corazón fisiológicamente entendido. Veámoslo hoy en su función embajadora.


«Esta es la morada de Dios con los hombres»
(Ap 21,3).

El Corazón de María es un cierto sacramento. Y a no liarse. Los sacramentos son el Bautismo y los demás; pero ¿no sabéis que el Vaticano II enseña que «la Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano» [1]? Y hay más ejemplos, porque sacramento es palabra análoga. El Corazón de María no «significa y realiza la gracia» como el Bautismo, pero nos pone tan íntimamente en contacto con lo que simboliza -que veréis cuánta gracia es-, que merece (analógicamente, y no como los siete) el nombre de sacramento. Decía, de hecho, la B. Laura Montoya que «el Corazón de María es el lugar de cita entre la humanidad y la divinidad» [2]. Nos es lícito, en sentido translaticio, aplicar al Corazón de María las palabras de Ap 21,3: «Esta es la morada de Dios con los hombres».

Probablemente sea esta «condición sacramental» del Corazón de María lo que más importe entender para comprender la devoción. Probablemente sea este uno de los párrafos de Alonso que más consecuencias tienen:


La teología del Corazón de María […], fundada en la íntima conexión entre el cuerpo y el alma de la Virgen, pretende adentrarse en lo más íntimo de la Señora basándose en su relación simbólico-sacramental [la del cuerpo y el alma]; que expresa maravillosamente el símbolo del Corazón [3].


Ni estará de más subrayar aquí cómo el Papa Francisco nos ha dicho en su primera encíclica:


El despertar de la fe pasa por el despertar de un nuevo sentido sacramental de la vaida del hombre y de la existencia cristiana, en el que lo visible y material está abierto al misterio de lo eterno*.


Esta condición sacramental o carácter simbólico es lo que confiere al Corazón de María como devoción su carácter siempre grandioso y siempre conflictivo. Grandioso, porque nos catapulta de lo más material (carne) a lo más excelso después de Dios, y ese es su inapreciable valor. Conflictivo, porque eso no es perceptible a todos, y muchos seguirán venerando el corazón orgánico, que obnubilará su visión de orantes y que será infecundo para una verdadera purificación de su piedad; o bien darán un solo paso hacia la intuición de «algo más», que no sabrán percibir o que percibirán en los términos, tan habituales, de un amor maternal, pero desvaído y -digámoslo como es- cursi, que no conduce a la santidad, sino, todo lo más, a florales efusiones sentimentales en crepúsculos de mayo, y sanseacabó. ¿Panorama deplorable? Prefiero decir panorama necesariamente mejorable [4].

Ese es el problema que desciende con el don. Que se nos presenta una realidad tan exacta como la que llevamos en el pecho propio, como la que nos late, para que nos conduzca al ámbito que todo lo trasciende. Alonso pregona que necesitamos «ser levantados a Dios por escalas humanas» [5]. Pero esto supone que el Corazón de María queda a caballo, en un doble valor, porque a priori es tanto el corazón carnal como aquello más que sublime que simboliza. Y en esa red de su propia naturaleza como devoción estará para siempre aprisionada la devoción al Inmaculado, a nuestro amado Corazón de María.

Y si alguien se pregunta por qué Dios y María lo han permitido así, que piense en la ley de Encarnación y los problemas, ¡no ciertamente pequeños!, que le supuso a Jesús mismo ese principio. María es el tránsito de la Encarnación del Augusto. Ahí tenemos la mediación de María. Y resulta que eso se realizó y realiza en el Corazón de María, que, por tanto, tiene que ser y es la Escala de Jacob (cfr. Gén 28,12), condenada a que tantos solo vean el escalón inferior. Pero ¿cuántos vieron a Dios en Jesús?

Corazón de María. Ley de Encarnación. Corazón de María, punto de encuentro, en paralelo con el gran Encuentro de Dios y el hombre en la Persona divino-humana de Cristo. Corazón de María, «lugar de cita entre la humanidad y la divinidad».

Ya explicaré alguna vez que el Verbo no entró en el mundo por el vientre de María, sino por el Corazón de María. Ese es el Lugar. Ahí empezó Todo. Y el vientre es el segundo escalón. Porque el Verbo se coló en el planeta a través del fiat, «hágase» (Lc 1,38) de la Virgen, y el fiat solo lo hizo posible un Corazón: «María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón» (Lc 2,19), y es claro que lo hacía ya antes de la Encarnación. Por eso pudo decir San Bernardo que, en la Encarnación, «a María, la encontró la gracia llena de gracia» [6]. Quien se impregnó de la Palabra se preñó de la Palabra [7].

Ya explicaré alguna vez que, siendo el lugar genuino o fundante (por la parte humana) de la Encarnación, el Corazón de María sigue siendo para siempre el lugar donde el hombre se alza, y que, como algún santo dijo, si la Virgen fue la sacristía en que el Verbo se revistió para hacerse un Dios-Hombre, debe ser también la sacristía en que el hombre debe revestirse si quiere hacerse un hombre-Dios. Porque la mediación de María no está solo para que Dios baje: también es el fundamento de cualquier devoción o espiritualidad mariana, para que usted -caballero- suba.

El Corazón de María no es un corazón. Es una espiritualidad, es una devoción, es el camino por el que Dios bajó y por el que el hombre sube**. Condición sacramental, simbólica del Corazón de María. Cuidado, pues, con las representaciones. En vista de los peligros descritos y más que comprobados, creo que se impone dejar de representar el Corazón de María con la víscera cordial cada vez que se prepara una imagen. No. Eso lo dejaremos para los calendarios de las carnicerías. Y, por la importancia que la iconografía tiene para el pueblo y para todos, pido que se busquen innovaciones múltiples y sugerentes que sustituyan el símbolo por lo simbolizado. Para mí -y así voy difundiéndolo-, la definitiva representación del Corazón de María es la que coloca en su pecho la Paloma divina del Espíritu Santo. Y ya se sabrá por qué.

** Nota especial.- Ese punto (la mediación) es nada menos que el eje de toda espiritualidad mariana. Por esa razón, no hay modo de callar aquí unas citas que van a hacer vuestras delicias:

                                        El culto que la Iglesia tributa a María no impide la totalidad y exclusividad de la adoración que se debe solo a Dios y a Cristo […], antes nos orienta y nos garantiza el acceso a ella, ya que dicho culto recorre a la inversa el camino que Cristo recorrió bajando a la tierra para hacerse hombre.


Pablo VI, 21-XII-1977

                                       Por lo demás, hermanos, debemos procurar con el mayor cuidado que aquella Palabra que salió de la boca del Padre para nosotros por medio de la Virgen no se vuelva vacía: sino que por mediación de Nuestra Señora volvamos gracia por gracia.


San Bernardo, Sermo de Aquaeductu, del que os hablé aquí

                

                                  Sea lo que fuere aquello que te dispones a ofrecer, acuérdate de encomendarlo a María, para que vuelva la gracia, por el mismo cauce por donde corrió, al Dador de la gracia.


San Bernardo, en el mismo sermón

…que por Ella [María] subamos a la gracia del que por Ella bajó hasta nuestra miseria.


San Bernardo, Sermo 2

…ofreciendo por medio de Ella todos nuestros servicios, oraciones y afectos; porque así como todas las mercedes que nos hace Dios nos vienen por Ella, así todas las gracias que le hemos de dar y cuantos servicios hiciéremos han de ser también por su medio. Pues es razón que por los mismos canales por donde nos vienen todos los beneficios, torne también nuestro reconocimiento; es decir, por las benditas manos de María: porque así como no hace Dios cosa que no sea por María, tampoco nosotros hemos de hacer cosa alguna que no sea por Ella para que la ofrezca a su hijo y su Hijo al Padre de Misericordia.


 Juan Eusebio Nieremberg, que os cito en el mismo lugar

Por último, y atención:

                             Hay que dar a la Madre de Dios, en la Ascética, el lugar que le corresponde y el que tiene en el Dogma, según el común sentir de la Iglesia. Hay que ponerla en nuestra vida espiritual en el lugar donde Dios la ha puesto en el cielo y en el mundo […]. No podemos contentarnos con darle una capilla lateral, un altar, aunque sea preciosísimo, en el templo de nuestro corazón; hemos de ponerla en el altar mayor del santuario de nuestra alma […]. Si María Santísima es la única escala y la única puerta para llegar a Cristo […], ¿cómo no contar con Ella siempre y para todo?


Nazario Pérez, que también cité allí

Las citas podrían multiplicarse -a cual más estimulante- hasta el infinito. Para mí, la clave está en la incisiva sentencia del sacerdote Kentenich:


MARÍA NO ES EL CENTRO, PERO ESTÁ EN EL CENTRO.


Y está en el centro porque allí la pone Dios. Yo no he sido.

————————————.

Notas

[1] Constitución Lumen gentium, 1.

[2] Cit. por Juan Esquerda Bifet, El Corazón de María, memoria contemplativa de la Iglesia, “Marianum” 66 (2004) 681.

[3] El Corazón de la Inmaculada, “Verdad y Vida” 15 (1957) 348.

* Papa Francisco, enc. Lumen fidei (2013), 40. Es más: el texto latino concluye así: …demonstrans quomodo visibilia et materialia ad mysterium aeterni sese aperiant: “demostrando cómo/hasta qué punto lo visible y lo material se abren a sí mismos al misterio de lo eterno”. Es una alusión a la totalidad de los seres materiales, no digamos ya al corazón.

*** Las actualizaciones son la cita de Lumen fidei y la nota *.

[4] Y me gustaría que palparais, como yo la palpo, la potencia, increíble, subterránea, millonaria, que la devoción a Santa María tiene entre el Pueblo de Dios mientras tantos miembros de la jerarquía (no solo ellos) la desprecian y desprecian. Os habla un miembro de la jerarquía.

[5] La Consagración al Corazón de María, acto perfectísimo de la virtud de la religión. Una síntesis teológica, introd. a José María Canal, La Consagración a la Virgen y a su Corazón, 2 vols., COCULSA, Madrid 1960, vol. I, la cita en p. 115.

[6] Sermo de Aquaeductu, 12.

[7] «Al estar íntimamente penetrada por la Palabra de Dios, puede convertirse en madre de la Palabra encarnada» (Benedicto XVI, enc. Deus caritas est, 41). Hasta el extremo de que «no se puede pensar en la encarnación del Verbo sin tener en cuenta la libertad de esta joven mujer, que con su consentimiento coopera de modo decisivo a la entrada del Eterno en el tiempo» (íd., exh. ap. Verbum Domini, 27b).

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. Ana María Trujillo permalink
    15 junio 2014 1:13

    Con saludos. Solo quiero recordar recuerdo las palabras de la Virgen María: “Desde que el Verbo de Dios se hizo carne, no he emprendido yo un movimiento más grande que este, el de la Llama de Amor”. En Fátima dijo: “Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. ¿Por qué los católicos somos tan necios y no lo hacemos? Trato, por mi parte, de hacerlo y propagarlo…, pero también caigo.

    La Mejicanita

    Me gusta

    • 15 junio 2014 21:55

      Porque no sabemos qué es “la Llama de Amor”. Y este sería el momento, si le parece a usted bien, de que nos lo explicara un poco.

      Me gusta

  2. 18 junio 2015 0:14

    Reblogueó esto en Virgen Peregrina del Barrio San Joséy comentado:
    Cuarta entrega de Alma de todas las devociones. Y Don Miguel nos explica sobre cómo la devoción a María estable, “sacramentalmente”, el contacto íntimo entre Dios y los hombres.

    Me gusta

Trackbacks

  1. ALMA DE TODAS LAS DEVOCIONES A LA VIRGEN-V | soycurayhablodejesucristo
  2. ALMA DE TODAS LAS DEVOCIONES A LA VIRGEN-y VI | soycurayhablodejesucristo
  3. ALMA DE TODAS LAS DEVOCIONES A LA VIRGEN-I | soycurayhablodejesucristo
  4. ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-I | soycurayhablodejesucristo
  5. ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-II | soycurayhablodejesucristo
  6. ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-V | soycurayhablodejesucristo
  7. ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-VII | soycurayhablodejesucristo
  8. ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-III | soycurayhablodejesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: