Skip to content

HAY ESPERANZA, VIDA Y ALEGRÍA PARA LAS QUERIDAS MUJERES QUE HAN ABORTADO

10 febrero 2014

Una voz se oye en Ramá,
¡lamentos, amargo llanto!
Es Raquel que llora a sus hijos
y rehúsa ser consolada de su
pérdida.
Así dice el Señor:
Cese tu voz de gemir,
tus ojos de llorar.
Tendrán remedio tus penas…
Tienes todavía una esperanza
(Jer 31,15-17).

    “Tampoco yo te condeno…” (Jn 8,11)

“En un aborto, mueren siempre dos”, dije en un artículo que es, después del de presentación, el más leído. Lo feminista es oponerse al aborto, aunque fuera por la madre solo. Pero, aunque el aborto mate madres, la resurrección también existe. Y traigo aquí el testimonio que, hace cosa de un año, dio Paola en la catedral de Alcalá de Henares (Madrid), en el curso de la peregrinación por la vida con la imagen de la Virgen polaca de Czestochowa por toda Europa. No cambio una tilde.

Algunos de los que estáis aquí presentes ya sabéis de mi testimonio, pero los demás se preguntarán que hago yo aquí?

 Me llamo Paola. A los 19 años vivía una vida descontrolada. Todo lo que trabajaba me lo gastaba en fiesta y alcohol y siempre andaba acompañada de algún hombre o pareja. Nunca podía estar sola, le temía a la soledad. Para mí Dios estaba en la iglesia y aunque había crecido en una familia católica, yo sólo lo buscaba cuando tenía algún problema.
Pues bien, Estaba trabajando en el País Vasco y algo me decía que estaba embarazada. Cuando una mujer está embarazada o piensa que lo está, lo siente. Es como un sexto sentido. Me fuí a la farmacia y me compré la prueba. Salió positiva. Me puse muy nerviosa y no sabía que hacer. Ahí fue cuando busqué al Señor y me pregunté si estaba conmigo.

Regresé a Madrid y se lo conté al papá del niño pero no recibí su apoyo y tenía mucho miedo que mis papás se enteraran porque mi relación con ellos era nula. Me sentía muy sola y no sabía que hacer y la única salida que me dieron fue la de abortar. Cuando llegamos al sitio, al médico se le notaba en la cara que no le importaba nada y hacía su labor como vendiendo churros. Entré en el quirófano y lo único que tenía en mis manos era una cruz. Me quedé dormida pidiéndole perdón al señor, que tuviera misericordia por lo que estaba haciendo. Al despertarme estaba en una habitación y entró el papá del niño y yo no hacía más que llorar desconsoladamente. Me sentía la peor persona, muy vacía y muy sola.

No soportaba mi dolor, y me fuí al convento de las Hijas del Amor Misericordioso y allí lloré hasta más no poder con la superiora. Fué la que me dijo que me confesara. Lo hice pero el sacerdote que me confesó lo hizo como una confesión cualquiera y aunque sabía que ya estaba perdonada no me dijo nada que pudiera consolarme. Y así seguí yo con mi vida. Había intentado cerrar las heridas con hilo y aguja pero obviamente no estaban curadas correctamente. 

Pasaron los años hasta que tuve la posibilidad de ir a Medjugorje. Allí la Virgen me abrió de nuevo esas heridas y me dijo que las tenía que ir curando una por una. Tuve la posibilidad de conocer a una señora que me puso en contacto con el Proyecto Raquel y  allí seguí un proceso de sanación que me ayudó muchísimo porque entendí que mi hijo estaba en el cielo correteando y jugando con la Virgen. Que me amaba mucho, que la Virgen con todo su amor está con él y cuando el Señor quisiera nos volveríamos a ver. Para las personas qe hayan podido pasar una historia similar sólo les digo que Él busca nuestra sanación y nuestra felicidad. El Señor pone en la tierra a personas como instrumentos para que sepamos de su grandeza y que nos ama en nuestras situaciones, por más horrorosas que puedan ser. No estamos sólos. Sólo debemos dejarnos llevar para que podamos encontrarle y pedirle perdón por nuestros fallos y así encontrar nuestra felicidad. Mi felicidad está en Cristo. Intento que todo lo que hago, lo que pienso o lo que digo, todo sea en su nombre y que él sea mi universo. Todos mis miedos se los pongo a él y me siento muy protegida y amada por su misericordia.

María Virgen de la Paz, te pido por todas las personas victimas del aborto para que se acerquen a tí y descansen en tu divina misericordia y reciban el perdón, el consuelo y la sanación en sus corazones y sean testigos del evangelio de la vida.

Proyecto Raquel es una red católica crecientemente grande de equipos especializados en la ayuda psicológica y espiritual y la sanación de mujeres que padecen las consecuencias del aborto; se ofrece a creyentes y no creyentes. Podéis contactar conmigo y también en páginas como:

 

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. 15 febrero 2014 13:10

    Para acercarse al Señor nunca es tarde.

    Él es el Padre bueno, lleno de amor, no solo dispuesto a perdonar, sino deseando dar su perdón. Busca al alma arrepentida y la llena de su gracia y amor.

    Solo el Señor puede sanar esas terribles heridas que deja el aborto, en el alma y en el cuerpo. Solo Dios tiene poder para conseguir que una madre puede llegar a perdonarse por quitar la vida de su hijo. Solo Dios puede limpiar los pecados, restaurarnos y devolvernos la vida, esa vida en plenitud, esa vida llena de amor, de gozo y de esperanza.

    Solo Jesucristo es la fuente de la vida. Él nos dice: “Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para la vida eterna.”

    No importa cuán lejos estemos, ni lo que hubiéramos hecho. Él está siempre a nuestro lado, llamándonos y esperando que volvamos hacia Él nuestra mirada, para darnos de beber esa agua de vida eterna.

    Para poder beber de esa agua, el Señor nos ha dado infinidad de medios, de regalos. Sin duda, el mayor, el más excelente de todos, es la Santísima Virgen María.

    Ella nos coge de la mano, como si fuéramos el tesoro más precioso, y nos lleva con una ternura infinita a beber de esa fuente de vida.

    ¡Gloria a Dios!, ¡alabado sea por siempre!, bendito sea su santo nombre, que con tan grande misericordia, nos ha dado tan extraordinario regalo.

    Gracias, Señor, gracias, Dios mío, gracias, gracias, gracias.

    Te suplico por cada una de esas almas tan necesitadas, para que de alguna forma puedan agarrarse de la mano de tan bondadosa Madre y saciar su sed con tu amor infinito.

    Me gusta

  2. 15 marzo 2014 1:03

    [ÁFRICA]

    [Hoy veo que África dejó un comentario en un un artículo inapropiado, y decido publicárselo en este. Dice:]

    Hola. Por desgracia, sé lo que es un aborto, aunque el nuestro fue natural. Y digo “nuestro” porque tengo la suerte de que mi marido comparte el mismo dolor que yo. Sé que tengo muchísima suerte. Pero el mal rato lo pasé yo sola. Después de esta experiencia, no puedo juzgar a nadie que tenga un aborto, ni natural ni provocado. ¡Qué fácil es juzgar sin saber! A mí, juzgar me da pánico. Simplemente, no me atrevo, porque todo lo que sufrí en aquel momento supera cualquier otro dolor. Sin embargo, ¡qué triste es ver a una mujer sola y a un hombre solo! Y lo peor de todo es que no sé qué decir, porque no tengo argumentos.

    No sé cómo decir que se puede tener esperanza y sobre todo fe en Dios, porque Dios es mi compañero de viaje, a lo largo de mi vida, y a mí me funciona, ¡y mucho! Tal vez desde aquí a alguien le sirva. Creedme: a mí me funciona. Besos.

    Me gusta

  3. 17 junio 2016 21:34

    Reblogueó esto en #MaraGomezCejas y comentó:

    Mira que ya he leído en varios lados las conclusiones en torno a la mujer que decide abortar -sea cual sea la razón- porque no ve “salida”…

    Dos cosas sólo diré al respecto:

    No soy santa, y al paso que voy,… no creo que lo merezca ni es mi meta; en primer lugar; y en segundo y no por ello menos importante, habría que vivirlo para saber lo que sucede en ese corazón, en esa alma….

    Me queda dar gracias a Dios por no haber sido una de ellas…

    Me gusta

    • 19 junio 2016 22:47

      Querida Mara: Ante todo, aclaramos cuál es tu intención en la última frase, porque, si la relees, suena condenatoria y despectiva. Tú y yo sabemos que el deseo que expresas es el de no encontrarte en la situación, como temiendo la decisión de abortar.

      En segundo lugar, parece que si fueras santa, tendrías que condenar a las abortistas. Nada más absurdo. Los santos son los que tienen el corazón grande para comprender.

      En lo que te doy toda la razón es en el “habría que vivirlo” para saber de qué se está hablando, para juzgar. Me lo dicen mis claudicaciones cotidianas, que me sirven para no juzgar a nadie, o al menos tenerlo como uno de mis principios más arraigados.

      Ahora bien, que te despidas de la santidad del modo como lo haces me puso una bomba atómica en el cuerpo. Ya te diré más.

      Me gusta

      • 19 junio 2016 23:34

        Esa es su interpretación…

        Me gusta

      • 20 junio 2016 0:20

        “Yo no soy santa” implica “Solo Dios es santo”. Y como solo Dios es santo de toda santidad, SANTIDAD, digo que si alcanzo la santidad aun sin merecerla, no será jamás por esfuerzo personal (sí predisposición del alma ), sino por gracia pura y don de la infinita misericordia de dios, quien es el único a quien debemos mirar, y, obviamente, mirando a María, y a nuestros modelos de santidad, es decir, los santos, que sí han logrado alcanzarla. Ojalá todos logremos serlo. Y explico: como el mismo Señor nos ha dicho, no es fácil seguirlo, pero sabemos que Él nos acompaña (bueno, eso no tengo que explicarlo). Y por último, es usted quien dice que yo condeno abortistas. Por cierto: “ambos sabemos” significa esto: usted rece por mí, que yo rezaré por usted; es mi necesidad de siempre rezar por todos en todo momento; y eso, ambos lo sabemos.

        Me gusta

  4. 17 junio 2016 21:40

    Profundo el artículo, preciso y conmovedor. Me deja esto:

    Que uno no debe opinar, y me refiero especialmente a quienes se atreven a tomar el tema de modo superficial, ¿no? Primero ha de ser una mujer y luego haber vivido la situación, digamos. También debemos preguntarnos: “¿Qué he hecho yo por aquellas personas? ¿Cómo hago para responder a Dios esto?”… ¡Qué lejos estaremos, tal vez, de mover el corazón cuando Dios mismo nos interpela… en ellas!

    Me gusta

    • 19 junio 2016 23:06

      Yo no creo que haya que ser mujer y demás para opinar, si llamas “opinión” a un juicio de valor negativo del aborto. Porque también los hombres conocemos lo suficiente a este propósito, desde la fisiología femenina hasta la bioética más avanzada.

      Solo que nosotros somos intransigentes con el pecado y caritativos hasta dar la vida por el pecador. Eso es lo cristiano.

      Por eso, a mí me parece que sería muy buena cosa que se extendiera una distinción léxica clara entre “comprender” y “justificar”. Yo no justifico el aborto, pero comprendería a la mayoría de mujeres que han abortado.

      Justificar es suministrar argumentos en favor de algo. Comprender es decir que alguien hizo mal, pero por las circunstancias, por la situación, por la falta de apoyo, etc., su acción pudo ser menos culpable, o, también, no haber pecado alguno; porque eso ocurre. Y creo, en realidad, que la más genuina forma de comprensión se alcanza cuando se comprende que yo, seguramente, hubiese actuado igual.

      Mara, Mara: tú que tanto comunicas, extiende, si te place, esta distinción en tus publicaciones.

      Y, luego, desde “también debemos preguntarnos…”, la apostilla me parece muy certera. En particular si en la segunda pregunta te refieres a la reparación a Dios; porque muchos nos agitamos, y muy pocos se cuidan del Corazón dolorido de Dios, de Jesús, de María.

      Le gusta a 1 persona

  5. 18 junio 2016 10:32

    Mañana te contesto, Mara, si antes no lo hace otro mejor que yo.

    Me gusta

  6. 20 junio 2016 21:49

    EN RESPUESTA A MARAGOMEZCEJAS (19 Y 20/6/2016)

    Yo no quiero discutir. Solamente una aclaración: no digo que condenes abortistas, sino que, por el tenor de la frase, puede fácilmente parecerlo. Y quise defenderte de malas interpretaciones. Un saludo bien cordial.

    Me gusta

    • 20 junio 2016 21:50

      “Discutir, para Él (Emerson, filósofo) era robar tiempo al descubrimiento de la verdad” (José Martí).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: