Skip to content

LO QUE FALLA ES LO ELEMENTAL

23 enero 2014

EN FECHA 4 DE JUNIO DE 2014,  MANIFIESTO MI REPUDIO DE CUANTO EN ESTE ARTÍCULO PUEDA ENTENDERSE COMO JUICIO DEL ANTEPROYECTO DE LEY DEL ABORTO. LAS RAZONES PUEDEN VERSE EN EL PUBLICADO EN EL MISMO DÍA, JUSTAMENTE BAJO EL TÍTULO “POR EL PRESENTE, ANULO LO QUE DIJE SOBRE EL ANTEPROYECTO DE LEY DEL ABORTO”


 

…, querido Watson

Sobre el debate del anteproyecto de ley del aborto en el congreso 

Eso es cosa que ya sabéis. Aquí nadie se entera de dónde tiene la cabeza. Hame venido en gana castigaros con unos comentarios sobre parte de lo que leo que hoy se ha debatido en el congreso a propósito del anteproyecto del aborto. Seré breve… si pudiera[1].

 

Lo que puedo elogiar

De lo que merece la pena glosar, solo una intervención encuentro plausible, y bien plausible, cuando dice Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia:

                                                 Llegará un momento en que la propia izquierda se dará cuenta de que el verdadero progresismo es defender al más débil.

En cuanto a lo profético, por un lado repudio sin admitir réplica el dividir a los hombres en derechas e izquierdas -porque lo nuestro es unir-, por otro alcanzo a comprenderlo en esos ambientes putrefactos de los hemiciclos y los chanchullos, y sobre todo, me temo que esa profecía está muy, muy lejos de cumplirse, mientras se trate de personas que no despeguen de la verdad -o de su búsqueda- para construir todo desde ahí, sino que partan de sus ideologías previas -e impuestas- a cualquier verdad, de sus pasiones, de sus pulsiones, de sus órganos sexuales como primer principio rector. Lo cual, aclaro, puede ocurrir tanto para aquellos llamados de izquierdas por los que dividen y matan solo nombrando, como para aquellos a quienes esos mismos asesinos llaman de derechas.

Pero dice Gallardón que “el verdadero progresismo es defender al más débil”. Está en esta casa dicho por la egregia figura de Delibes, en “Delibes y el aborto: ‘progresismo’ sincero, o el ‘progresismo’ vuelve a la caverna”. Otra cosa es progresismo de mamut y cachiporra, el progreso que llevó a la técnica nazi de las cámaras de gas o a las bombas atómicas del Japón. Robámosle, con habilidad, unas palabras al novelista, y huelga más comentario:

                                             Antaño, el progresismo respondía a un esquema muy simple: apoyar al débil, pacifismo y no violencia. Años después, el progresista añadió a este credo la defensa de la Naturaleza. Para el progresista, el débil era el obrero frente al patrono, el niño frente al adulto, el negro frente al blanco […]. El ideario progresista estaba claro y resultaba bastante sugestivo seguirlo. La vida era lo primero, lo que procedía era procurar mejorar su calidad para los desheredados e indefensos […]. Pero surgió el problema del aborto […]. No se pensó que la vida del feto estaba más desprotegida que la del obrero o la del negro, quizá porque el embrión carecía de voz y voto, y políticamente era irrelevante. Entonces se empezó a ceder en unos principios que parecían inmutables: la protección del débil y la no violencia. Contra el embrión, una vida desamparada e inerme, podía atentarse impunemente. Nada importaba su debilidad […]. Los demás fetos callarían, no podían hacer manifestaciones callejeras, no podían protestar, eran aún más débiles que los más débiles cuyos derechos protegía el progresismo; nadie podía recurrir. Y ante un fenómeno semejante, algunos progresistas se dijeron: Esto va contra mi ideología. Si el progresismo no es defender la vida, la más pequeña y menesterosa, contra la agresión social […], ¿qué pinto yo aquí? Porque para estos progresistas que aún defienden a los indefensos y rechazan cualquier forma de violencia, esto es, siguen acatando los viejos principios, la náusea se produce igualmente ante una explosión atómica, una cámara de gas o un quirófano esterilizado.

…, querido Watson

Ni el que lo defiende lo cree 

Pasmoso, ya, lo que dice también el ministrísimo:

                                                 Si usted ese solo lo mío lo ejerce frente a un concebido no nacido, ¿quién me dice que después, en otra legislación, no va a intentar ejercerlo frente a una persona que efectivamente ha nacido?

Tres cosas horribles veo:

– El aclamado prócer que dicen que está salvándonos del aborto manifiesta con claridad que cree más grave atentar contra un nacido que contra un concebido. Y esto es exageradamente grave.

– La razón de ello es -como se lee- que el “no nacido” es solo un “concebido”, y el que “ha nacido” es “persona”. Pero, si no es persona de principio a final, ¿en qué momento empieza a serlo? El parto no implica un cambio auténticamente sustancial; otro momento es imposible de señalar; luego se es persona desde la fecundación. Dígame el señor Gallardoncete qué hacemos ahora, porque, con verbal ignominia, echa por tierra todo su proyecto; dígame: si no es persona, ¿por qué lo protegemos? Lo que falla es lo elemental[2].

– Y mi interpretación es que hay un trasfondo de complejo, porque debe de resultar muy escolástico, o -es terrible- eclesiástico hablar del feto como persona. Quizá pueda yo admitir que se omitan algunas expresiones en algunos debates ante algunas fieras; pero me pregunto si no sería más productivo que, de una puñetera vez, nos acostumbrásemos a decir la verdad y a llamar a las cosas por su nombre, y a acostumbrar a la gente, por ejemplo, a la intolerancia ante la violencia machista: y no como esos carteles oficiales que hablaban del tema con la expresión tolerancia cero, porque la intolerancia ya no está bien vista. La gente tiene que entender cuándo hay que ser intolerantes y decirlo. No pasa nada. Y tiene que ser normal en nuestras orejotas la palabra persona referida al feto. Lo que falla es la verdad, que es lo más elemental.

¿Genocidio al servicio del consenso?

El presidente del gobierno se mostró dispuesto al diálogo para llegar a

algún tipo de entendimiento y evitar que, como en otras ocasiones, se rompa unilateralmente el consenso. (Hacía referencia así [aclara El Mundo] a la ley de plazos de 2010, que acabó de un plumazo con la de supuestos de 1985.)

Yo no sé cómo van estas cosas, ni muy bien qué pasó en 2010. Pero pienso: si resulta ahora que se puede sacar una ley de un plumazo, y estamos hablando de 300 abortos diarios ahora, 118.000 en todo 2012 (el genocidio silencioso), ¿por qué extraña razón no se saca una ley de un plumazo, cuando encima contamos con el precedente de 2010, que en este sentido nos hizo un favor? Mañana mismo: Ley de Aborto Cero y Punto. No entiendo por qué ellos pudieron y estos no. ¿Tuvieron más redaños? ¿Hay alguien que pueda preferir el consenso a la vida de miles de niños? Pues sí: puede Rajoy. Y yo -permitídmelo por una vez, y que nadie se asuste-, yo le dijo a Rajoy: ¿Consenso…? Mariconadas, las justas [3].

En suma, si prefieren el consenso con homicidios, pudiendo dar el plumazo, no legislan contra el aborto, sino que piensan en sus votos. Si se prefiere la urna a la persona, lo que falla es lo elemental, y yo lo digo.

 


[1] Fuente: El Mundo, 23-I-2014.

[2]  Un espléndido artículo sobre si el nasciturus es persona: Antoine Suarez, El embrión humano es una persona. Una prueba: http://aebioetica.org/revistas/2002/47-48-49/19.pdf.

[3] Por estas palabras, pido perdón a los homosexuales en “Homosexuales: la Iglesia os ama” (nota de 1.º-II-2014).

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Juan permalink
    24 enero 2014 12:08

    Creo que en todos los análisis que se están haciendo sobre el aborto y la defensa de la vida, se nos olvida u obviamos el motivo más importante que a mi juicio mueve todo este cotarro. El dinero.

    La cantidad de millones que, por desgracia, está moviendo este asesinato masivo, este genocidio de nonatos. No pondré cifras, cualquiera puede encontrarlas haciendo una búsqueda en Google.

    Pero me remito a una frase de un famoso médico al que, en una entrevista, pusieron contra las cuerdas. Después de una serie de preguntas sobre el tema, se vio acorralado al intentar justificar el aborto; si está vivo o no, si es un ser humano o no…: toda esa diatriba interminable en la que se pierde satanás. Bueno, el caso es que, como digo, ya nerviosos, dijo: “Vd. no sabe lo que yo soy capaz de hacer por dinero”.

    Y esta es la clave, esta es la cuestión de todo este monumental despropósito. Hay personas que por dinero serían capaces de matar a su propia madre, a sus hijos y a lo que hiciera falta. Dinero, poder…, todo aquello que metemos en el saco de la ambición interminable del ser humano.

    Otra cosa que hace llorar a mi amadísima Madre.

    Seguiremos con leyes incompletas. Retrasos que harán que salga tarde, mal y nunca. Presiones, modificaciones…, y todo lo que queramos imaginar.

    En este mundo manda el dinero y lo reparte satanás. Sonará duro, pero es así.

    Nos toca seguir rezando y derrochando amor. A ver si conseguimos que este amor esté por encima del dinero.

    Me gusta

    • 25 enero 2014 18:03

      Verdades como puños. Te lo agradezco, Juan. Contundente y seguro. Pero tú sabes y yo sé que Cristo dijo “yo he vencido al mundo”, y su victoria pasada es nuestra victoria futura. Entre victoria y victoria, aborto, satanás… y la Madre que llora sin olvidar que su Hijo dijo también “bienaventurados los que lloran” y “vuestra tristeza se convertirá en alegría”.

      Hemos vencido, aunque no sea en forma de gol, sino de radiante Esperanza. Y justamente a mi Madre Benedicto XVI la llamó la “Estrella de la esperanza”.

      Como tenerlo en la mano.

      Me gusta

      • Juan permalink
        27 enero 2014 8:19

        No me cabe duda. “Mía es la victoria”, nos dice el Señor. Tarde o temprano, de una forma o de otra, se impone Su voluntad.

        Que el Señor nos encuentre levantados y alerta cuando llegue; y, sobre todo, absolutamente enamorados de Él.

        Me gusta

  2. Míriam peregrina permalink
    24 enero 2014 19:04

    ¡Hola! Acabo de llegar por casualidad a su blog y me encanta el tono satírico que usa. Tengo 24 años, soy una chica estudiante de Valladolid y esta semana, por primera vez, he sentido la llamada del activismo en nombre de Dios. He pasado por distintas fases de conversión, y sin embargo, me queda un largo camino por recorrer y más aún por aprender.

    Estudio en la Facultad de Filosofía y Letras el grado en Estudios Ingleses (antiguamente llamado licenciatura de Filología Inglesa) y he llegado a la conclusión de que estoy hasta la coronilla de propaganda anti-Dios. Como en esta Facultad A Ciegas lo que sobra es tolerancia despótica, que es el motor de la opinión pública mayoritaria de Fachadolid, me ha surgido la necesidad de mostrar lo que una mente cerrada se niega a ver. Porque, aun así, me quedo tranquila pensando eso de que “para que el mal exista solo es necesario que los buenos no hagan nada”. (Hace poco me enteré un poco de qué iba la historia contemporánea, o moderna, o lo que es lo mismo, el Siglo de las Tinieblas, y qué relación tiene con mi presente.)

    Por tanto, dado que parece cierto lo que Shakespeare en su día apuntó (“el infierno está vacío y todos los demonios están aquí”), pongo en manos de Dios, el Espíritu Santo y todo mi ejército de ángeles la batuta, y que ellos me guíen, que son más sabios y más fuertes que yo. ¿Podría guiarme en qué acciones tomar en la lucha contra el aborto?

    Muchísimas gracias.

    P. D. Ha sido todo un placer encontrar gente que no ha perdido lo que tanto falta. (Confío en que Dios me pegue un poco de esa naturaleza.)

    Me gusta

    • 25 enero 2014 19:48

      Desde hace un tiempo, este blog se está animando. Se oyen trompetas de rebeldía. Y pocas veces me habéis puesto dos apostillas como las de esta vez. La tuya, Peregrina del Infinito, Míriam amiga, me resulta como un soplo más del Espíritu que regala Esperanza. Te aseguro que me he emocionado.

      Por lo demás, tú más que nadie perdonarás que te haya hecho correcciones: yo también soy filólogo, aunque hispánico; terminé en Barcelona en el 96, y todavía me brilla en la sangre; y encontrar un cómplice me alegra más que el estrangulamiento mismo.

      Y es verdad -estoy diciéndolo- que es inaplazable un fragoroso, insobornable, intolerante e inflexible clamor de rebeldía. Y si alguien se pone nervioso con la palabra “intolerante”, que me pida explicaciones, porque me hará un favor.

      Sobre tu petición, empiezo invitándote a leer, aquí, “Y yo ¿qué puedo hacer?”, con la advertencia de que precisamente en Valladolid, eres especialmente necesaria.

      Y aprovecho para quejarme de todos -en el mismo tono, al que tengo derecho, que usé en la “bronca” de “Sois unos indignos. Por lo del aborto lo digo”-, puesto que ni una sola vez ni una sola persona ha atendido la petición que se hace en ese “Y yo…” Te felicito, Míriam. Los demás, no; se limitan a la queja, el escándalo y la apostilla fácil, cómoda y sentada. Tú te asomas aquí buscando entregar hasta los huesos. Sabe que nadie seguirá tu ejemplo, pero entrega la vida mordiendo. Considera, Peregrina de la Victoria, que eres la primera y te corresponde la capitanía, pero también la bandera para enrolar a las masas. Que sigan los mediocres con sus lamentos estériles.

      Te advierto, sin embargo, que no está el punto en “hacer”, sino en “ser”. El mundo cambiará cuando cambie tu corazón. Tu rebeldía más eficaz es la que lucha contra tus odios y tus defectos. Primero, tú. Lo otro no pasa de apéndice. “Cambia tu vida para cambiar el mundo”. Le preguntan a la Madre Teresa qué es lo primero que cambiar en la Iglesia -y vale para el mundo-, y responde: “Usted y yo”. Y es lo que pedía Benedicto XVI -poniendo por modelo a María-: que abriésemos el mundo a Dios dejando entrar a Dios en nuestro corazón. ¡Filóloga que citas a Shakespeare!: Te devuelvo a Quevedo cuando dice: “Reina en ti propio, tú que reinar quieres, / pues provincia mayor que el mundo eres”.

      Me queda por decirte, denodado paladín, que, a pesar de ser maravilloso colaborar en una institución contra el aborto, no olvides nunca que lo principal es tu ambiente “natural”. A la asociación, vas. A tu familia, facultad y amigos, te llevó el Señor. La mejor guerra es la que puede hacerse desde dentro, aunque se necesiten también las baterías exteriores. ¡Quéjate de esos profesores que, en clase de literatura medieval, critican la Confesión! Lo que hice yo ese día es dar un alarido: y se excusó y no volvió a criticar nada en todo el curso. Y habla con tus compañeros del aborto, y de la verdad, y de Dios, y de María Santísima, y de la llama de guerra y de amor que te acapara con nobleza los alientos.

      Me parece que lo has hecho, pero, por si no, visto que estás desenterrando el hacha, te invito a leer -¡cuánto trabajo te doy!- “Sois unos indignos. Por lo del aborto lo digo”, “Bramo en la noche por la rebelión-I” y “Bramo…-II”.

      Punto y final. Cuando aprenda brevedad, os pago una ronda.

      Me gusta

    • Juan permalink
      27 enero 2014 8:25

      [A Míriam la Peregrina]

      ¡Qué maravilla encontrarte a ti! Es raro ver juventud que no está vendida a la moda y cuyos valores están por encima de “lo que se lleva”.

      Esta es nuestra gran esperanza y la alegría, al ver que Dios sigue vivo en la juventud.
      Dios te “pegará” todo lo que le pidas, si es conforme a su amor. No te canses de pedirle.

      Me gusta

  3. Alejandrina Reyes permalink
    26 enero 2014 3:57

    Por favor, no olviden que el fondo de la imposición del gaymonio en el mundo es el negocio de los vientres de alquiler para expandir la fertilización in vitro y la consecuente muerte de millones de embriones en los laboratorios, así como su manipulación.

    De antesala, se ha hecho un adoctrinamiento impresionante, y como muestra, un vídeo… ¡Actuemos! Daré por lo pronto un taller sobre el tema a los padres de familia, pues el libro de Oseas dice: “Mi pueblo perece por ignorancia”. Nunca un adoctrinamiento busca el bien de la persona, sino que es por intereses de poder. Esto del adoctrinamiento fue planeado hace 4 décadas y está en el Informe Kissinger. Aquí, una muestra del adoctrinamiento:

    http://www.upsocl.com/mundo/esto-le-pasa-a-los-ninos-cuando-ven-propuestas-de-matrimonio-gay/

    Alejandrina

    Me gusta

    • 1 febrero 2014 18:27

      Muchas gracias, Alejandrina. Quisiera pedirte que nos prepararas un artículo sobre el adoctrinamiento.

      Yo creo que deberíamos sustituir esa expresión “gaymonio” por otra, y, desde luego, no hablar nunca -lo sabes- de “matrimonio homosexual”, porque no es matrimonio. Creo que “gaymonio” acepta demasiado; que equipara, aunque no tanto, la unión homosexual firmada con el matrimonio.

      Escribí a una asociación que -compartiendo nuestras posturas- hablaba de “matrimonio natural” y “matrimonio homosexual” (adapto un poco):

      “Por un lado, habláis de ‘matrimonio natural’; por otro, de ‘matrimonio homosexual’. Está muy bien que dejéis claro que hay una forma que va con la naturaleza humana -incluso dais a entender que eso de la naturaleza humana existe, cosa que cada vez más se intenta dejar en el olvido-. Pero yo creo que es caer en la trampa de los pro-homosexuales. Hace pocos años, se hablaba, sencillamente, de matrimonio. Y si hoy decimos ‘matrimonio natural’, parece ser que hay otro matrimonio. Y el homosexual no es matrimonio en absoluto.

      “En efecto, por otro lado, habláis de ‘matrimonio homosexual’ con una naturalidad preocupante. Pongamos nombre a las cosas, que empezarán a existir; y bien lo saben los demagogos, los publicistas y un señor con bigote que se llamó Don Adolfo. Si, ahora, somos ingenuos y caemos en la trampa perfectamente planeada por ellos, y decimos ‘matrimonio homosexual’, este ha comenzado a existir con igual naturalidad que el matrimonio que llamemos ‘natural’.

      “Cuando se abrían los debates sobre la unión entre homosexuales, hubo uno que lo dejó muy claro. Contó que una empresa de yogures tuvo que querellarse contra otra empresa que hacía productos diferentes, y empezó a llamarlos yogures. Ahora imaginemos que entre todos acordaran que lo de uno se llamaría yogur fermentado, y lo del otro, yogur báltico. Con esto se crearía, como está creándose con lo del matrimonio, un lío de proporciones descomunales: el yogur dejaría de ser lo que es y pasaría a ser algo más general (que incluyera a los dos); y eso sin que hubiera cambiado en lo más mínimo el producto yogur. ¿Queremos, ahora, cambiar el matrimonio por llamarlo matrimonio natural? ¿Dejaremos que, por la trampa lingüística, el ‘matrimonio homosexual’ no solo exista, sino que además nos altere el natural como hizo la empresa advenediza con el yogur?

      “Las palabras no son inocuas. Las palabras pueden cambiar la realidad. Me parece que era Confucio el que decía (cito de memoria) ‘cuídese el uso de las palabras, pues son los déspotas más duros que la humanidad padece’.”

      Más tarde encontré la palabra perfecta, salvo que no puede usarse en todos los contextos: leyendo a Benedictdo XVI, me topé con “pseudo-matrimonio homosexual”. ¡Me sonaron campanillas, Alejandrina! Es imposible encontrar otra mejor.

      Gracias. Espero tu artículo como agua de mayo.

      Me gusta

      • 1 febrero 2014 18:30

        Porque, además, estamos rodeados de adoctrinamiento por la espalda a todas horas. Tú lo dirás.

        Me gusta

Trackbacks

  1. HOMOSEXUALES: LA IGLESIA OS AMA | soycurayhablodejesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: