Skip to content

NOVENA A LA INMACULADA. DÍA TERCERO

2 diciembre 2013

De Fluvium.org, con variaciones que se me han pasado por la cabezota

Acordaos, oh piadosísima Virgen María, 
de que jamás se ha oído decir 
que ninguno de los que hayan acudido a vuestra protección, 
implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, 
haya sido abandonado de vos.
Animado por esta confianza, 
a vos también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes,
y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, 
me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana. 
¡Oh Madre de Dios!, no despreciéis mis súplicas, 
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

“María está más unida a Cristo que a Adán”. Podríamos decirlo así: María está más en la línea de la Redención que en la de la creación (…). Cuando Dios pensó en Cristo, concibió en su mente a la Virgen en la línea de la Redención. Por lo tanto es más Madre de Cristo que hija de Adán” (Luis María Mendizábal, Con María, Madrid, 1996, pp. 44-45).

OBSERVACIÓN.- A partir del día cuarto, os ofreceré novenas más breves.

COMO A MARÍA, NOS

 ESPERA DIOS

Por lo que cuenta San Lucas, da la impresión de que, muy poco tiempo después de recibir el anuncio de Gabriel, María emprende un viaje:

Por aquellos días, María se levantó, y marchó deprisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó de gozo en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando en voz alta, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde a mí tanto bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme? Pues en cuanto llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno; y bienaventurada tú que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor. María exclamó: Glorifica mi alma al Señor, y se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador: porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava; por eso desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque ha hecho en mí cosas grandes el Todopoderoso, cuyo nombre es Santo; su misericordia se derrama de generación en generación sobre aquellos que le temen. Manifestó el poder de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y ensalzó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos los despidió vacíos. Acogió a Israel su siervo, recordando su misericordia, según como había prometido a nuestros padres, Abrahán y su descendencia para siempre.

María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa (Lc 1,39-56).

Queremos aprender más de María y nos fijamos en Ella –en el Santo Evangelio–, pidiendo su luz al Espíritu Santo para que veamos qué podemos incorporar en nuestra vida de la suya.

“Señor, tomo a tu Madre como madre-maestra y deseo que sea mi modelo ejemplar, mi escuela. Comprendo que nadie como Ella ha respondido o puede responder a tu querer, que en nadie se manifiesta como en Ella tu designio de amor: no hay en María obstáculo a la Gracia santificante. Por eso la miro con hambre, con ilusión de amar a su manera. Señor, que vea (Lc 18,41).”

La Virgen, con Dios en sus entrañas, camina; se dirige con prisa a casa de Isabel, su prima ya mayor, que, según le ha dicho Gabriel, está en el último trimestre de su embarazo. Posiblemente necesitará ayuda. Entre otra gente que viajaba en aquellos días, su camino no llamaba en absoluto la atención. Acompañada posiblemente de José, María va feliz con Dios impulsada por el propósito de ayudar a su prima. El deseo de servir al Creador, que manifestó a Gabriel y fue el comienzo de su nueva vida, tomaba cuerpo de continuo en lo más corriente y discreto. Sabía que había sido enriquecida como ninguna otra criatura podría serlo, y su mente y su corazón no se apartaban ni un instante de Dios, con quien desde hacía poco mantenía una intimidad única.

Cada uno tiene a Dios consigo, muy cerca también. Quizá se nos olvida, pero creemos que nos contempla incesantemente y en todo momento nos escucha si le hablamos; nos contempla, nos escucha y nos espera. Por eso, recuerda San Josemaría:

«—¡Dios es mi Padre! —Si lo meditas, no saldrás de esta consoladora consideración.
»—¡Jesús es mi Amigo entrañable! (otro Mediterráneo), que me quiere con toda la divina locura de su Corazón.
»—¡El Espíritu Santo es mi Consolador!, que me guía en el andar de todo mi camino.
»Piénsalo bien. —Tú eres de Dios…, y Dios es tuyo.»

Señor y Padre mío, quiero reconocerte siempre a mi lado –de continuo– y desear hacer todo por Ti; y acudir a tu ayuda y que te agrade mi vida; y volver a Ti, sin desánimos de orgullo, si me olvidé de que me esperas en cada instante; porque en todos mis momentos tengo una ocasión de amarte.

¿Qué más quiere nuestro Dios y Padre que la felicidad de sus hijos? Aunque alguna vez nos cueste aceptarlo, es el mejor de los padres y premia cada uno de nuestros detalles con Él. Pensemos en los hijos y en los padres de la tierra, y cómo quieren estos lo mejor para sus hijos, lo que les asegura la verdadera alegría El mismo Jesús nos lo recuerda: Si vosotros, siendo malos, sabéis dar a vuestros hijos cosas buenas, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los Cielos dará cosas buenas a quienes le pidan? (Mt 7,11). Los hombres podemos amar por estar hechos a imagen y semejanza del Creador. Podemos buscar, como solo Dios hace, el bien para otro generosamente, poniendo lo nuestro en favor de los demás.

Con esa actitud va María a encontrarse con su prima. Para ella son su juventud, la simpatía de su carácter, la confianza que le da el parentesco y, sobre todo, su plenitud de gracia…; todas sus cualidades, las pone María al servicio de Isabel. La Virgen no se reserva nada para sí: es la esclava del Señor (Lc 1,38; cfr. 1,48), y está entregada por completo para agradar cuanto puede a Dios en cada circunstancia de su vida. Con ese amor a Dios la vemos caminar hacia la montaña de Judea, y la contemplaremos en cada momento en que nos la muestren los Evangelios.

Aprendamos la enseñanza de nuestra Madre, que se da por amor de Dios a los demás. Nos sucederá que sentiremos entusiasmados el hondo convencimiento de estar embarcados en la aventura más fascinante que podríamos soñar. La aventura de la salvación del mundo, con la Gracia de Dios y la cooperación libre de los hombres. Pues, como recuerda el Concilio Vaticano II en su Constitución Gaudium et Spes, “a través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final. Enzarzado en esta pelea, el hombre ha de luchar continuamente para acatar el bien, y solo a costa de grandes esfuerzos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de establecer la unidad en sí mismo”. Una pelea, con vencedores y vencidos, que ninguno puede eludir.

Los cristianos, conscientes de nuestra debilidad y con la experiencia de nuestros pecados, nos dirigimos a Santa María: “Ruega por nosotros, pecadores”. En su continua vigilia de amor por sus hijos, nos escucha; no nos pierde de vista ni un instante mientras intentamos ir amando a Dios con nuestra vida. «No estás solo. —Lleva con alegría la tribulación. —No sientes en tu mano, pobre niño, la mano de tu Madre: es verdad. —Pero… ¿has visto a las madres de la tierra, con los brazos extendidos, seguir a sus pequeños, cuando se aventuran, temblorosos, a dar sin ayuda de nadie los primeros pasos? —No estás solo: María está junto a ti» (San Josemaría Escrivá, Camino, n.º 900).

Podéis tomaros la novena como preparación para consagraros el día de la Fiesta al Corazón de la Santísima Virgen como sus esclavos por amor. La fórmula preparada por San Luis María Grignion de Montfort la tenéis pinchando aquí. Pero tened presente que la verdadera consagración no es pronunciar un día palabras, sino buscar con María todos los días la santidad.

Libro recomendado de hoy.- MARÍA, MADRE DEL SÍ (PENSAMIENTOS MARIANOS), por Benedicto XVI, Madrid: Ciudad Nueva, 2007, 160 pp.- «María es una mujer que ama… Como creyente que piensa con el pensamiento de Dios y quiere con la voluntad de Dios, no puede ser más que una mujer que ama» –dice el Santo Padre–. «Fijad la mirada en la Virgen María y aprended de su sí a pronunciar también vosotros vuestro sí a la llamada divina».
«Que las elevadas e inspiradas reflexiones del Santo Padre seleccionadas en la presente obra ayuden a los lectores a encontrar, en el corazón de la Iglesia y en lo profundo del alma, la Verdad del Verbo encarnado que hace posible la esperanza y la renovación auténtica de la vida personal y social. Un proyecto más fácil desde una piedad y devoción auténtica a la Madre de Dios» (del prólogo de Mons. Monteiro de Castro, nuncio de Su Santidad en España).

Otros libros recomendados: pinchad aquí y pinchad aquí.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: