Skip to content

ALICIA TORTURADA

3 noviembre 2013
by

Dejadme que no os diga quién es Alicia. Solo tengo la impresión de que se parece mucho a vosotras -¿es que sueña Alicia?- y a vosotros -pero ¿vosotros lloráis?-. Lo más seguro que sabréis de Alicia es que me da permiso para publicar sus cosas. Tal vez encontréis, en la correspondencia de ella y mía, algún viento de esperanza que os haga capaces de proseguir vuestro duro camino. O quién sabe si alguna ilusión de Alicia os visitará quizás en una aurora…   

Hace días, Alicia me escribe preocupada por unas amigas que se apartan de Dios. Sobre todo hay una -me cuenta-, obsesionada por el sexo a sus dieciséis años, que no la deja dormir. Y ¿sabéis? La luna que ve a Alicia a través de su ventanal no cesa de llorar estrellas, como yo lloro lágrimas y el buen Jesús -me cuentan- se ha vuelto al Huerto para sudar sangre. No sé qué pensáis de mi contestación:

Sueños Tarot Maria

“Los amigos de mis amigos son mis amigos”, y desde hace días me preocupa tu amiga porque es mi amiga. También las otras que dices, ateas y demás. Efectivamente, nuestra fe sería el arma del diablo si alguna vez sirviera -y es muy, pero que muy frecuente- para separarnos de los demás. Nuestra fe es fe en el Amor.

Le gustaría conocer chicos y liarse, entiendo que llegando hasta la cama, claro, y mejor con más de uno. Perdona. Es que es lo que nos imbuye la cultura ambiente, el pecado original. Es así. Mira lo que tienes que hacer. Creo que en estas palabras de San Josemaría Escrivá está la regla de todo apostolado, por el sentido sobrenatural que las inspira y porque ese sentido es la garantía de su eficacia:

“Primero, oración; después, expiación; en tercer lugar, muy en ‘tercer lugar’, acción” (Camino, 82).

O sea…: por amor a Jesús, a la Santísima Virgen y a nuestras amigas, vas a coger todos los días y vas a rezar cinco misterios del Rosario por ella (y por las demás, y otras veces por las intenciones del Papa, y otras por tu familia, y etc.). Luego, te vas a buscar dos o tres cosas de tus obligaciones cotidianas que te cuesten (como levantarte de la cama a la primera, ponerte a estudiar a la hora, privarte de gustos para dar limosna -nunca por la calle-), y lucharás todos los días por cumplirlas, ofreciéndolas por esas intenciones.

De este modo, por así decirlo, le torcerás el brazo a Dios para obligarle a convertir a nuestras amigas…, aunque será cuando Su Soberana Majestad lo tenga decidido, pero será; y después de la muerte, correrán todas a ti para abrazarte y darte las gracias llorando con un llanto que te llegará tan hondo como nada te ha llegado.

“… en ‘tercer lugar’, acción”. Porque Dios siempre se vale de causas segundas, actúa con palanca, y ahora la palanca eres tú. ¿Qué podemos hacer por nuestra amiga? Nadie puede saberlo mejor que tú. Decía el B. Juan Pablo II o Benedicto XVI que “los jóvenes [¡no los curas!] deben ser los primeros apóstoles de los jóvenes”. Yo, en esta retaguardia, estoy dispuesto, desconsolada Alicia la buena, estoy dispuesto a darte mis consejos.

Pero nadie podrá negarme que tienes que utilizar unas cuantas armas que han de revelarse infalibles, aunque puede ser que ello tarde.

Primera arma: acompañar, comprender y escuchar; que tus amigas se sientan verdaderamente escuchadas, cuando cuentan lo divertido, cuando cuentan lo que hace sufrir, cuando cuentan lo bueno que está no sé qué chaval de no sé qué sitio o las ganas que tienen de hacer lo que tú y yo sabemos; en esos momentos en particular, si tú empiezas a decirles que eso está mal y demás, no conseguirás absolutamente nada más que cavar una fosa entre ellas y tú. ¿Sabes que puede ser lo mejor? Contarles, mientras pinchas una patata con mostaza (pero bien oronda), que tú has decidido ser virgen hasta el matrimonio o hasta la entrada en un convento, y en este caso, virgen hasta la eternidad. Escandalízalas al revés, con tan buena mala uva, sin decirles de momento nada sobre su actitud; que comparen ellas en su caletre. Porque, al fin y al cabo, son tus amigas, te aprecian y (te conozco, bacalao) te admiran. Pues más te admirarán, y tienes que preferir la caridad a la humildad. Y verán que, en medio del ambiente pansexualista que nos obsesiona y acosa, lo tuyo también es posible, y algo dentro de ellas les gritará que es lo normal.

Segunda arma: consolar. Todos, y quizá especialmente en vuestra adolescencia, tenemos muchos sufrimientos en la vida. Ella y ellas tiene y y tienen que sentir que, en esos momentos, tú estás ahí. A lo mejor un día te preguntan: “¿Por qué haces este sacrificio por mí?” Y tú dirás: “Porque soy cristiana.” Y ese es el momento justo en el que puede comenzar una conversación de las que transforman radicalmente una vida.

Tercera arma: hablar. Es cierto que el apostolado más importante es el del ejemplo y el testimonio, pero nadie está por ello exento de hablar. Hay cristianos que dicen que solo hay que dar ejemplo, o que hablar es inútil. Es mentira, y me gustaría encontrar algún texto papal que por ahí tengo que me da la razón. Aun cuando la cosa no se iniciare en el paso que te he descrito en el párrafo anterior, hay que saber muy bien cuál es, sin avasallar y sin crear discusiones ni aumentar distancias -espero que me estás entendiendo, ¿verdad?-, el momento de hablar, con toda la simpatía que tú tienes, de ese Dios que te enamora los labios, mientras que las que no lo tienen tienen el corazón reseco y amargado. Y que sea, no un sermón -eso, para los curas-, sino cosa de amigas. Aquí es cuando hay que decirles todo lo que les haga falta, y todo lo que has tenido que callar hasta ahora porque no iban a entenderte. En su momento, necesariamente has de llevar a tus amigas al confesonario de un cura que sea todo lo gracioso que se pueda encontrar -y así, además, les quita el miedo para las próximas veces-, y tienen que empezar a ir a Misa, y paso a paso, se anda el camino; incluso yo creo que hay momentos en que uno se sorprende, porque la gente da pasos de gigante, o, si así quieres decirlo, da veinte pasos en un día. (Entonces dirás: “Ah, claro, aquellos Rosarios…”)

Cuarta arma: la paciencia. A pesar de alguna cosa que he escrito -y que creo que es así-, no deja de ser cierto que el proceso de llevar un alma a la santidad -no queremos menos para nuestra querida obsesionada ni para las demás- suele llevar tiempo, porque la naturaleza tiene muchas resistencias, el pecado original dejó sus consecuencias, el individuo de los Cuernos entiende de su negocio. Nunca abandones.

Estas son las armas. Me parece que es al mismo tiempo entusiasmante y difícil. Pero te advierto que, por lo segundo, necesitas hacer mucha oración. Has de hablar -seguro que ya lo haces- con el director espiritual ese que dices que tienes.

Y una advertencia más. Salvados -son intocables- los puntos que se refieren a la supremacía de la acción de Dios, a la oración, a la mortificación (lo sobrenatural), déjate llevar un poco por la espontaneidad. Yo te he dado unas líneas, pero a lo mejor no hay que seguirlas estrictamente en ese orden y en sus términos exactos, e incluso puede ser que yo me equivoque en cosas. Vosotras sois amigas, la vida siempre nos sorprende por caminos que no esperábamos…, y en ello a menudo estará, sin que lo sepas, el Espíritu Santo, que de esto entiende más que yo.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 10 noviembre 2013 20:15

    Me parece que Alicia ha recibido unas muy oportunas recomendaciones, pero discrepo de una de ellas: usted le recomienda a Alicia que no diga a sus amigas que está mal el ir demasiado lejos con los chicos. Yo pienso que Alicia, joven y católica, debe escandalizar a sus amigas y explicarles que ella es partidaria de mantenerse virgen. No es preciso que les recrimine nada; si sus amigas escuchan su testimonio de vida y realmente aprecian a Alicia, no habrá mejor evangelización que esa. Tendrán que plantearse que una chica “normal”, como ellas, rompe con el comportamiento más extendido entre los jóvenes y no se avergüenza de su castidad. Esa es, creo yo, la mejor evangelización de los laicos: la palabra unida al testimonio.

    Me gusta

    • 13 noviembre 2013 2:36

      Usted hace evidente que no fui claro en la redacción -cuando yo propongo el arma de “hablar”, daba por entendido el hablar de estas cosas, y cuando lo negaba en la primera “arma”, le decía a Alicia que no puede hacerse de buenas a primeras, y que esperara-; tendré que enviarle otra carta para la buena de Alicia. De momento, rectifico la que aquí campea aprovechando las buenas ideas que usted, con su conocida sabiduría, me da.

      Me gusta

  2. Como una Piña permalink
    8 abril 2014 9:55

    ¡Qué buen trazo el de este mapa que seguir! Poco a poco, con el tiempo, con los años, vamos descubriendo que es este, el descrito, el mejor camino para reconducir o reconducirnos, y para que almas se replanteen su vida viendo en contraposición otras.

    Cuántas veces no hemos sabido por dónde empezar… En mi caso, de más jovencita; y cuántas veces, sin demasiada seguridad en mis fuerzas, me he lanzado a opiniones completamente opuestas, como el que se lanza a los leones… acabando lastimada y avergonzada. Ahora reconozco cuántas veces pedí, cobarde, a Dios, que alejara de mí aquel Cáliz… que -creía yo- representaba dar testimonio de mi experiencia, y querer acercar a muchas personas a su Amor… ¡Qué difícil en la adolescencia!

    Consejos como estos me habrían venido bien. Y a lo mejor me los dieron en aquel momento, pero hasta que ha pasado el tiempo, con la experiencia de vida, y acrecentada con ella mi fe, hasta que he crecido un poco más, no me he dado cuenta de la eficacia que tiene este camino que empieza por rezar por aquellas personas y aprender a confiar, a fiarse del todo de Dios y de nuestra querida Madre, y aprender a “esperar”…: a no esperar nada de ellas… y esperarlo todo, a la vez, de nuestro Padre; y a hablarles con naturalidad de lo que a uno lo empuja a pedir por ellas. Luego, casi siempre, viene todo rodado…: ¡el Espíritu Santo!

    Y lo agradecida que se siente una cuando, siendo nada, Dios la hace sentir bien, ¡tan bien!, y encima te regala con el cariño de esa gente.

    Me gusta

    • 9 abril 2014 18:31

      No olvide Como una Piña que hermosa parte de la lección la dio mi señora doña Alezeia.

      Leyéndote, quiero remarcar los dos “polos” del negocio. La primacía del Espíritu -sin Él, nada- y la oración. “Si vivimos por el Espíritu, marchemos tras el Espíritu” (Gál 5,25). Prefiramos una Misa a trece viajes apostólicos. Un Rosario a escribir ocho libros sobre el Rosario: será más eficaz.

      Y las causas segundas: por orden alfabético: Alicia, Alezeia, Como y Tintoré. Cuando tanto sudabas de adolescente, era porque no sabías qué decir; cuando ya se ha tenido tiempo de formarse más, es tiempo de recordar que San Pedro nos pide: “Estad siempre a punto para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pida” (1 Pe 3,15). Cierto que “la fe es prueba” (Heb 11,1). Pero para llegar a la gran prueba, la fe que tienes tú, hay que pasar por los prólogos. La gente los necesita, porque la gente, mejor o peor, tiene siempre un cerebro en la caja craneal. Y San Pedro ha empleado la palabra “razón” y por ahí han de entrar.

      Y esa ha sido quizá la mejor herencia de B. XVI. Era plenamente consciente del desfase producido entre una sociedad que accionaba según nuevas y cambiantes categorías y una Iglesia que no había podido adaptarse al rapidísimo ritmo de transformación de las ciencias y sociedad. Y evidenció la necesidad de la actualización urgente. “La razón no se salvará sin la fe, pero la fe sin la razón no será humana”. Lo que no es humano, Como, no lo entienden los hombres, y desde Alicia hasta Tintoré, todos queremos que lo entiendan.

      Pero yo, terco: si mañana tienes que elegir, prefiere la media hora de Rosario a la media de Catecismo. Ella ya se lo sabe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: