Skip to content

CLAVE DE BÓVEDA DE LA VIDA CRISTIANA

2 noviembre 2013

Se me ha dicho que la caridad “también lleva a la santidad”. Lo que inquieta es el “también”, como si hubiera otra cosa.

En efecto, ahí está San Pablo para decirnos: “Amar es cumplir la Ley entera” (Rom 13,8, y atención al adjetivo). Ahí está San Juan para decirnos: “El mensaje que habéis escuchado desde el principio es este: que nos amemos unos a otros […]. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a nuestros hermanos […]. En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros. Por eso también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos” (1 Jn 3,11-16). O sea: “El mensaje… es… que nos amemos… Hemos pasado de la muerte a la vida [es decir, somos cristianos] porque amamos a nuestros hermanos… El amor [con que corresponder al de Cristo solo puede ser] dar la vida por nuestros hermanos”.

Cuentan las más antiguas tradiciones que, ya anciano, a San Juan le preguntaban sus discípulos: “Pero ¿por qué siempre hablas del amor?” Y el Apóstol de la Virgen contestaba: “¡Porque es lo único!” Si es que mi memoria no ha deformado la respuesta.

Y recuerdo por último la celebérrima frase de S. Agustín: “Ama y haz lo que quieras”. Me gustaría un día estudiar la interpretación exacta, pero indudablemente no significa que solo importa el amor y luego puedo emprenderla a hachazos con cualquiera (por ejemplo, con el amado); y probablemente significa que, si verdaderamente amo, no necesitaré preguntar a nadie ni leer ningún libro de moral para saber dónde me esperan el bien y Jesucristo.

Lo que inquieta es el “también”. A la luz de las palabras de San Pablo y las de San Juan -y conste que me da la impresión de que me olvido otras muy importantes-, el amor no es un “también”: es un “únicamente”. “El mensaje es que nos amemos”: Palabra de Dios.

Y he dejado el último un pasaje que me parece increíblemente revelador de varias cosas, pero de esta en particular. En el discurso de la Última Cena, Jesús explica por qué va a la Pasión: “Llega el Príncipe de este mundo [el demonio]. En mí no tiene ningún poder; pero ha de saber el mundo que amo al Padre y que obro según el Padre me ha ordenado” (Jn 12,30-31).

Es decir: Jesús (que indudablemente nos redime por amor a nosotros) nos redime por amor al Padre. Jesús -y esto es lo que interesa muchísimo entender, para no encontrar dicotomías, ni hallarse nunca ante falsas necesidades de elegir-, Jesús, que siempre se ha movido por amor al Padre, siempre nos ha amado a nosotros porque esa era la voluntad del Padre. Y cuando Pedro quiere disuadirle de la Pasión, Jesús le dice: “Apártate de mí, Satanás, porque no piensas como Dios [el Padre], sino como los hombres” (Mt 16,23).

Jesús “enfoca” o “proyecta” sobre nosotros el mismísimo amor que tiene al Padre; no uno igual; no uno parecido; el mismo, numéricamente uno -si es que el Amor se puede contar-, unísimamente uno. Y porque ama al Padre como nadie ama a nadie, puede amarnos en la Cruz como nadie ama a nadie. Por eso, en atención a sus méritos en nuestro favor y para premiárselo a Jesús personalmente, desde entonces el Padre nos ama dentro del mismo Amor con que ama a Jesucristo. Jesús nos había amado (nos ama) dentro del mismo Amor con que a su Padre ama.

Así que no hay, por un lado, la oración, y por otro lado, la caridad; no hay ningún “también”; en la vida del cristiano, todo es uno: caridad. Nada de dos caminos. La oración es caridad (que significa “amor a Dios y a los demás”). La caridad lo unifica todo. La oración tiende a aumentar en uno la caridad; nos hace amar a Dios y, en consecuencia, amar a los demás, no con otro amor: con el amor con que amamos a Dios; y nos hace lograr de Dios el bien para los demás. De la caridad saldrá, pues, la unidad de nuestra vida, la clave de bóveda de nuestro cristianismo.

No hace falta decir que hablamos de una caridad operativa, real, tangible, costosa, sacrificada y, en muchos casos, aliviadora de bolsillos. Una caridad que tiene muy variadas exigencias, empezando por los que nos rodean (en cuanto a las personas) y por la comprensión y la dulzura (en cuanto a las actitudes). Una caridad que no hace caridad es una farsa para darle puñetazos. Y la caridad exige la justicia, la ciudadanía, la veracidad, la paciencia, la pureza, el trabajo, la puntualidad, la humildad… No hay otro modo de caridad que tomarnos en serio a Quien nos la mandó, Jesús. “Amar es cumplir la Ley entera” (Rom 13,8): ahí nos están diciendo que esa Ley hay que cumplirla, no solo están diciéndonos el cómo.

Queda una objeción que hacer. Parece que me estoy olvidando de las otras dos virtudes teologales (fe y esperanza, cfr. 1 Cor 13). Por un lado, S. Pablo dice literalmente: “De ellas, la más grande es la caridad” (1 Cor 13,13). Por otro lado, Santo Tomás enseña que la caridad es a las virtudes como la mano a los dedos, y sin ella no hay virtud propiamente tal. Por otro lado, el tema saldrá en su momento, y solo tendréis que pinchar en caridad en la nube de etiquetas que tenéis por aquí a la derecha. Por último, muchachos, de esto en concreto, no entiendo precisamente mucho… y esta es la norma de este blog: que cuando no sé, lo digo, y me quedo más ancho que largo. Con Dios.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: