Skip to content

LOS OJOS SON EL ESPEJO DEL ALMA/4

10 octubre 2013

«…Amar, conocer, corregir o castigar forman un todo único, sencillo y sin desgarramientosۛ» 

Juan Valls Juliá

Pinchad para ver la primera, la segunda o la tercera entrega.

No me parece superfluo decir una vez más esta perogrullada: “El niño tiene intereses de niño”.

Intentemos disfrazarnos de niño, comprenderle en sus más mínimos intereses, y veremos cuán diferentes son de los nuestros. Recordemos tan solo el espectáculo del circo, los payasos, las muñecas, las pistolas, los columpios, las canicas, los túneles de arena, etc., etc. Es fácil que nos percatemos, una vez más, de que las disposiciones con que asisten los niños a todo esto difieren bastante de las nuestras. No cabe duda de que tenemos que hacer un  esfuerzo, a veces grande, para acompañarles en estos momentos tan felices para ellos.

Siempre que queramos educar, veamos primero si conocemos los intereses de aquel al que pretendemos educar. Nuestros intereses han de poder conjugarse. ¿Os parece apropiada esta palabra? Me gusta. Claro, nuestras razones, intereses, en comparación con los del niño, tienen un punto de vista más elevado que los de este. Pero, con todo, han de poder conjugarse. De nuevo, esta idea tan fecunda de la exigencia unida a la firmeza, no a la intransigencia. La firmeza tiene paciencia, sabe esperar a que llegue el momento apropiado; la exigencia tiene objetivos claros, bien determinados y que algún día se conseguirán.

El día está lleno de ocasiones para poder entendernos con los demás que nos rodean, para poder simpatizar, como se dice vulgarmente. Quizás la palabra más clara que explica esto es la «compasión», es decir, sentir como la persona que en aquel momento estamos tratando.

José María, de siete años, se acercó a su profesor con cara dolida, quejándose de que le habían pegado. El profesor, con cara de dolor expresiva, parecida a la del niño, le contestó: «José María, te han hecho mucho daño, ¿verdad? ¿Cómo podríamos arreglarlo?ۘ»

Aquellas pocas palabras le bastaron al niño; se fue satisfecho.

La hermana de Francisco acusaba a este, delante de su padre, de muchas cosas, al parecer ciertas. Francisco callaba, no decía nada. Su padre dio la cosa por terminada y continuó leyendo las noticias. Sin embargo, al notar la repentina falta de su hijo, preguntó a la pequeña… «Está llorando», le dijo esta.

Fue a verle, le preguntó aparte, y el niño le dijo: «Ellas dicen cosas malas de mí y, sin embargo, yo no he dicho nada de lo que ellas hacen, que también es malo».

Francisco, a los seis años, supo tener este gran rasgo de paciencia y de cariño a sus hermanas. Su padre se lo premió, reconoció su valor: «Toma este dinero para comprar caramelos». «Gracias, papá».

Hechos y consideraciones que nos hablan de la tan aireada comprensión. Los educadores tenemos que ser comprensivos. ¿Qué significa ser comprensivos? ¿Quién es capaz de comprender a otros? Pensémoslo y quizás no sabremos explicarlo muy bien.

Yo diría, después de todo, que comprender, comprender de verdad, es amor. Más todavía: amar y ser amado. Cuando dos personas se quieren así, lo que se da entre las dos se da sin engaño.

El conocimiento está cada día más libre de sospecha y se hace con mayor profundidad. Conocer cada día más es comprender cada día más a aquella persona, del mismo modo que a ella le sucede con nosotros.

Por eso, cuando reflexiono así me resulta fácil acertar en la corrección; amar, conocer, corregir o castigar forman un todo único, sencillo y sin desgarramientosۛ».

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Clara permalink*
    11 octubre 2013 8:46

    Me gusta el artículo, ponerse en la piel del niño, ver las cosas a través de sus ojos para poder entenderlos; lo único que cambiaría es el castigo por experimentar las consecuencias de sus actos, aunque algunas veces puede parecer lo mismo.

    Sí que ven los niños las cosas de otra forma. Una anécdota: cuando mi hija era más pequeña (ahora tiene cinco años) tuvo una temporada que le daba por lanzarnos los juguetes, y algunos eran muy duros; yo le decía que hacía daño y que, como viera que iba a volver a lanzarlo, se lo quitaba, lo guardaba y no lo iba a ver en un tiempo. Pues le guardé un muñeco, a los pocos días lo estaba buscando, yo ya no me acordaba de que lo había guardado y me dijo ella: “Creo que está castigado en el cuarto de arriba”. Vamos, que yo no lo sabía, y al que había castigado era al muñeco.

    Comparto un vídeo muy simpático que me llegó ayer:

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: