Skip to content

PERO ¿QUÉ HAY QUE CONSAGRAR AL I. CORAZÓN DE MARÍA, Y CÓMO?

5 octubre 2013

Se ha hecho un comentario sobre la entrada “Por la paz. Por la luz. Por todo”. Me parece interesante aclarar lo que ahí no se tiene bien entendido, porque un comentario como ese lo hubiesen hecho también, creo, otras muchas personas. Por eso traigo el asunto a primer plano, mientras le doy -faltaría más- las gracias a la autora del comentario. Ella no está de acuerdo con que la consagración papal del 13 de octubre sea del mundo, porque, dice, debería ser de Rusia, que es lo que pidió la Virgen en Tuy.

Me hace usted este comentario el 5 de octubre. Llevaba casi un mes publicado un extenso artículo sobre el tema (“¿Y por qué ahora Francisco consagra el mundo al Corazón de María”?), y por lo tanto, para opinar, era exigible haberlo leído. Allí, en efecto, explico lo que usted dice. Pero no se preocupe, que equivocaciones las tengo seguramente yo más que usted: no pasa nada.

El hecho principal -y allí lo cuento- es que la consagración tal como la pidió la Virgen de Fátima ya la hizo, por fin, el B. Juan Pablo II en la solemnidad de la Encarnación (25-III) de 1984, si son ciertos -y creo que sí- los datos que yo tengo, que nos dicen cómo Sor Lucia personalmente declaró que se habían cumplido entonces todos los requisitos exigidos por la Virgen para la consagración de Rusia. Y Sor Lucia, de esto, alguna cosa sí sabía.

Hay otra cosa que no expliqué en el artículo. Quien ha sido probablemente el mayor estudioso que ha tenido Fátima, el P. Joaquín María Alonso (1913-1981), nos precave contra el peligro de convertir la consagración de Rusia en una especie de superstición; lo mismo debe entenderse de todas las consagraciones. O la consagración va seguida de una conversión sincera, o no pasará de ser una fórmula de cartón que no habría ningún inconveniente en tirar a la basura; no será una consagración, sino una mentira.

El P. Nazario Pérez, principal introductor en España de la Esclavitud Mariana de S. Luis María Grignion de Montfort, allá a principios del siglo XX explicaba que una cosa era hacer una consagración verdadera (y aquí “verdadera” significa “decidida a luchar por la santidad”) y otra cosa es lo que hacemos cuando llega un invitado a casa: “Ya sabe usted: está usted en su casa. Usted, sin cumplidos, y lo que quiera, lo hace”. Pero ¿qué pasaría si, al oír tan generosos ofrecimientos, el invitado contestase: “Pues muy amable, y vaya diciendo a la criada que envuelva esos dos platos de oro, porque me los llevo”? Nos quedaríamos de piedra momia, como a mí me gusta decir. Esos ofrecimientos no eran auténticos, como no lo son tantas consagraciones.

O sea: que la consagración de Rusia o de cualquier otra cosa o persona no opera automáticamente, “ex opere operato” (“por la la obra obrada”, independientemente de las disposiciones del ministro), como los sacramentos. No es que consagremos, por ejemplo, una familia, o una parroquia, y esta al día siguiente descubra que se han esfumado los problemas. La “consagración” no es sinónimo de la “fórmula de consagración”. Y si lo fuera, de nosotros diría -una vez más- el Señor: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí” (Mc 7,6). La consagración es sinónimo de “vida de consagración”, de “estado de consagración” o de “vida mariana”. Puede haber, en efecto, fórmula de consagración sin vida de consagración, como en el caso de los falsos o en el caso de los niños bien acostumbrados a rezar por la mañana oraciones que no entienden -pero necesitan rezar-, como el “Oh Señora mía…, yo me entrego del todo a ti”.

La consagración no es un poder mágico que desciende de lo alto. A Rusia y al mundo y a todos se pueden aplicar las palabras famosas de S. Agustín: “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Y yo añado que Dios jamás se ha saltado ni se saltará esa norma; tampoco en el caso de Rusia.

¿Y qué les falta a los rusos para esa vida cristiana, toda vez que llevan consagrados veintisiete años y no parece que haya una conversión particularmente espectacular? Una consagración de vida, y no solo de nombre, como digo. Pero, en el caso de ellos, yo he oído contar a un alto responsable de una institución que evangeliza en Rusia cómo la hermana Lucia dijo que la conversión de Rusia consistía en la unidad: la unidad entre los ortodoxos y los católicos. Sin eso, no hay nada que hacer. Entonces empezarán a vivir vida de santidad.

Pero queda otra cuestión, que es la de la consagración en otros ámbitos: personal, de la propia familia, de los hijos, de la Iglesia, de la parroquia, etc. Acude a mi memoria el recuerdo entrañable de mi amigo Ricardo María de Moreta, que murió hace ya muchos años. Él era secretario de una asociación que promueve la consagración de todos a la Sma. Virgen en el espíritu de S. Luis María Grignion de Montfort, y se entregaba, jubilado como estaba, en cuerpo y alma. Pues bien: un día me contó que a él, sus padres lo habían consagrado antes de nacer. Así se escribe la historia.

Maricruz, yo disiento de su postura. Usted rechaza la consagración del mundo porque la Señora, en Tuy, solo pidió la de Rusia. Si lee mi artículo, verá unas palabras en las que Pablo VI pide la consagración de “todos los hijos de la Iglesia”. Y “todos” son “todos”. ¿Se salió del espíritu de Fátima? No. Es que -y creo que este punto es clave para entender las cosas, porque partimos de una experiencia antropológica indiscutible en principio- el amor tiende a la mutua donación perpetua; en otras palabras, cuando un chico guapo y una mocetona de las que cortan la respiración se quieren, la sacristana del pueblo empieza a desempolvar los bancos de la iglesia la primera vez que los ve juntos. Que el amor que no desemboca en el matrimonio -o explora su posibilidad- es un fingimiento; y resulta que el matrimonio -mutua donación perpetua- es una forma de consagrarse al otro, como lo es -supuesta la autenticidad- cualquier consagración al Corazón de María.

Y, de hecho, lo ha dicho el Señor: “No es bueno que el hombre esté solo” (Gén 2,18). Tampoco en lo espiritual; sería soberbia; necesitamos ir de la mano de María, necesitamos la consagración al Corazón de María, que además es dulce como la miel dulce. No hemos desorbitado la petición de la Señora de Fátima: hemos comprendido con facilidad sus consecuencias.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Sonia Franco Rosales. permalink
    15 octubre 2013 20:43

    Comparto totalmente lo publicado sobre la consagración al Inmaculado Corazón de María. En mi caso, tomé la decisión de consagrarme en agradecimiento por obra corredentora de la Santísima Virgen María en mi vida. Ha sido, es y será será Nuestra Señora la gran maestra de la fe. Ha sido palpable su presencia, y la mejor forma de agradecérselo es formar parte de su ejército, unirme a ella y ser una apóstol de esta era y contribuir al triunfo de su Grande e Inmaculado Corazón. ¡Jesús nos la dejó en herencia, como nuestra Madre!
    ——
    La contestación a Sonia me ha quedado un poco más abajo.

    Me gusta

  2. Peter permalink
    15 octubre 2013 22:00

    Lástima que lo que todos llaman consagración de este domingo no lo ha sido… Fue una oración donde el Papa ni dijo “consagro”, ni “mundo” ni “Inmaculado Corazón”… Así que fue solo eso, una oración. No han dejado al Papa hacerlo, está más claro que el agua…

    Me gusta

    • 16 octubre 2013 17:40

      Desde luego, Peter, la tuya es una observación demasiado importante como para disimularla. Te comento un par de cosas, y hago propósito de tener bien presentes tus observaciones cuando haya podido publicar toda la “crónica” de la jornada. Porque lo que tú dices son hechos, y “contra facta non valent argumenta”.

      Ahora bien, lo primero que fugazmente te comento es que la palabra “consagración”, que de momento ignoro si ha aparecido en las traducciones españolas, sí aparece en la versión italiana: el Papa habla de “affidamento”, y yo lo oí; que, incluso, me parece que es la misma palabra que usó y solía usar el B. Juan Pablo II.

      Y lo segundo es que lo que tú recriminas puede quizá deberse a lo que yo he estado contando aquí. Si tengo razón, la consagración del mundo y de Rusia que debe quedar para la historia es la de Juan Pablo II en 1984. Si no me fallan los datos, ya está todo hecho (en cuanto a actos; ahora falta que nos consagremos en santidad). Y pienso que es posible que el Papa Francisco haya considerado conveniente no hacer sombra a aquel acto, ni nada que se le pueda comparar. Por eso faltan esos elementos esenciales: porque ya no hacen falta. Por eso la oración fue tan breve (pero hermosa). ¿Qué te parece mi hipótesis?

      Me gusta

  3. 16 octubre 2013 16:54

    Precioso, Sonia. Te contaré que, cuando, hace muchos años, yo me creía en la necesidad de sacar una especie de “deducción” casi matemática de la necesidad de mi consagración a la dulce Señora de los ojos verdes -¡porque los tiene verdes, que lo digo yo!-, encontré, de forma parecida a lo que tú cuentas, que era de justicia consagrarme a ella justamente por la com-pasión de la madre el día diabólico de la Pasión del Hijo. Precioso lo que escribes, sentido y apostólico, que es decir caritativo, que es decir lo máximo.

    Me gusta

  4. Juan permalink
    21 octubre 2013 15:45

    Yo me consagré por amor. Deseo hacer todo lo que a mi Señor le agrade, y sé que esto le agrada profundamente. Amar a María es amar a la esposa y a la madre de Dios, ¿cómo no va a agradarle, pues?
    Ir de la mano de nuestra Madre a los brazos del Padre es el camino más recto, más seguro y mejor.
    María es el medio más eficaz que el Señor nos da, la Reina del universo, la llena de Gracia, la llena de amor, nuestra Madre.

    Me gusta

Trackbacks

  1. Mes de María en 2014-Día 26 | soycurayhablodejesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: