Skip to content

“NO OS DEJÉIS ROBAR LA ESPERANZA” (EL PAPA FRANCISCO EN LA ASUNCIÓN DE MARÍA)

16 agosto 2013

Homilía del Papa Francisco en la solemnidad de la Asunción de María. Castelgandolfo, 15 de agosto de 2013

Página de la Santa Sede

Queridos hermanos y hermanas

El Concilio Vaticano II, al final de la Constitución sobre la Iglesia, nos ha dejado una bellísima meditación sobre María Santísima. Recuerdo solamente las palabras que se refieren al misterio que hoy celebramos. La primera es ésta: «La Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo» (n. 59). Y después, hacia el final, ésta otra: «La Madre de Jesús, glorificada ya en los cielos en cuerpo y alma, es la imagen y comienzo de la Iglesia que llegará a su plenitud en el siglo futuro. También en este mundo, hasta que llegue el día del Señor, brilla ante el Pueblo de Dios en marcha, como señal de esperanza cierta y de consuelo» (n. 68). A la luz de esta imagen bellísima de nuestra Madre, podemos considerar el mensaje que contienen las lecturas bíblicas que hemos apenas escuchado. Podemos concentrarnos en tres palabras clave: lucha, resurrección, esperanza.

El pasaje del Apocalipsis presenta la visión de la lucha entre la mujer y el dragón. La figura de la mujer, que representa a la Iglesia, aparece por una parte gloriosa, triunfante, y por otra con dolores. Así es en efecto la Iglesia: si en el Cielo ya participa de la gloria de su Señor, en la historia vive continuamente las pruebas y desafíos que comporta el conflicto entre Dios y el maligno, el enemigo de siempre. En esta lucha que los discípulos de Jesús han de sostener – todos nosotros,

todos los discípulos de Jesús debemos sostener esta lucha –, María no les deja solos; la Madre de Cristo y de la Iglesia está siempre con nosotros. Siempre camina con nosotros, está con nosotros. También María participa, en cierto sentido, de esta doble condición. Ella, naturalmente, ha entrado definitivamente en la gloria del Cielo. Pero esto no significa que esté lejos, que se separe de nosotros; María, por el contrario, nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal. La oración con María, en especial el Rosario – pero escuchadme con atención: el Rosario. ¿Vosotros rezáis el Rosario todos los días? No creo [la gente grita: Sí] ¿Seguro? Pues bien, la oración con María, en particular el Rosario, tiene también esta dimensión «agonística», es decir, de lucha, una oración que sostiene en la batalla contra el maligno y sus cómplices. También el Rosario nos sostiene en la batalla.

La segunda lectura nos habla de la resurrección. El apóstol Pablo, escribiendo a los corintios, insiste en que ser cristianos significa creer que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos. Toda nuestra fe se basa en esta verdad fundamental, que no es una idea sino un acontecimiento. También el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma se inscribe completamente en la resurrección de Cristo. La humanidad de la Madre ha sido «atraída» por el Hijo en su paso a través de la muerte. Jesús entró definitivamente en la vida eterna con toda su humanidad, la que había tomado de María; así ella, la Madre, que lo ha seguido fielmente durante toda su vida, lo ha seguido con el corazón, ha entrado con él en la vida eterna, que llamamos también Cielo, Paraíso, Casa del Padre.

María ha conocido también el martirio de la cruz: el martirio de su corazón, el martirio del alma. Ha sufrido mucho en su corazón, mientras Jesús sufría en la cruz. Ha vivido la pasión del Hijo hasta el fondo del alma. Ha estado completamente unida a él en la muerte, y por eso ha recibido el don de la resurrección. Cristo es la primicia de los resucitados, y María es la primicia de los redimidos, la primera de «aquellos que son de Cristo». Es nuestra Madre, pero también podemos decir que es nuestra representante, es nuestra hermana, nuestra primera hermana, es la primera de los redimidos que ha llegado al cielo.

El evangelio nos sugiere la tercera palabra: esperanza. Esperanza es la virtud del que experimentando el conflicto, la lucha cotidiana entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal, cree en la resurrección de Cristo, en la victoria del amor. Hemos escuchado el Canto de María, el Magnificat es el cántico de la esperanza, el cántico del Pueblo de Dios que camina en la historia. Es el cántico de tantos santos y santas, algunos conocidos, otros, muchísimos, desconocidos, pero que Dios conoce bien: mamás, papás, catequistas, misioneros, sacerdotes, religiosas, jóvenes, también niños, abuelos, abuelas, estos han afrontado la lucha por la vida llevando en el corazón la esperanza de los pequeños y humildes. María dice: «Proclama mi alma la grandeza del Señor», hoy la Iglesia también canta esto y lo canta en todo el mundo. Este cántico es especialmente intenso allí donde el Cuerpo de Cristo sufre hoy la Pasión. Donde está la cruz, para nosotros los cristianos hay esperanza, siempre. Si no hay esperanza, no somos cristianos. Por esto me gusta decir: no os dejéis robar la esperanza. Que no os roben la esperanza, porque esta fuerza es una gracia, un don de Dios que nos hace avanzar mirando al cielo. Y María está siempre allí, cercana a esas comunidades, a esos hermanos nuestros, camina con ellos, sufre con ellos, y canta con ellos el Magnificat de la esperanza.

Queridos hermanos y hermanas, unámonos también nosotros, con el corazón, a este cántico de paciencia y victoria, de lucha y alegría, que une a la Iglesia triunfante con la peregrinante, nosotros; que une el cielo y la tierra, que une nuestra historia con la eternidad, hacia la que caminamos. Amén.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. 16 agosto 2013 4:34

    ¡Gracias! Unidos en el Corazón de nuestra Madre, y con ella al pie de su Hijo sediento en la Cruz. A.M.D.G. Saludos. René (TODOCATOLICO.ORG).

                   

    ________________________________

    Me gusta

  2. Juan. permalink
    16 agosto 2013 19:14

    Es una gran alegría que el Papa sea mariano.
    Recemos para que la Virgen le proteja con su manto.
    Que siempre esté lleno del Espíritu Santo y cumpla fielmente la voluntad del Señor.

    Me gusta

    • 16 agosto 2013 23:40

      Lo imposible es que no lo sea, Juanelo. Como dice San Luis María Grignion de Montfort (puedo equivocarme en la procedencia), “quien no tiene a María por madre no tiene a Dios por Padre”. No digamos el Papa.

      Pero, además, recuerda cómo antes de un minuto después de la salida al famoso balcón, ya había rezado ante el mundo entero un avemaría (por nuestro queridísimo Benedicto), y luego otra por él, y su primer acto público fue ir al día siguiente a Santa María la Mayor…, y lo demás que yo no sepa. Es hermoso saber que Santa María la Mayor (primer templo dedicado a la Virgen en Occidente, cuya dedicación acabamos de celebrar el 5 de agosto) es un templo que tiene no sé qué especialísimas relaciones con los españoles.

      Me gusta

  3. Severino permalink
    18 agosto 2013 20:36

    Párrafo 30 del Tratado de la verdadera devoción:
    “Todos los verdaderos hijos de Dios y predestinados tienen
    a Dios por Padre y a María por Madre. Y quien no tenga a
    María por Madre, tampoco tiene a Dios por Padre.”

    Me gusta

    • 18 agosto 2013 20:56

      Muchísimas gracias, Severino.

      Para quienes no lo sepan, alude al “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”, de San Luis María Grignion de Montfort, considerado por muchos el mejor libro que se ha escrito sobre la S.ma Virgen en toda la historia de la Iglesia; es el libro que el inminente santo Juan Pablo II leía y releía continuamente.

      Pero oye, Severino amigo, a ver si me aclaras otra duda. Leí una vez una frase que me chifla, que me parece la mejor que conozco sobre María. Buceando en la internet, muchos la atribuyen a S. Luis María, pero yo no la recuerdo de las lecturas, y en el mundo montfortiano no la he oído nunca. La frase es “María no es el centro, pero está en el centro”…, y da para mucho, ¿verdad? ¿Sabrías decirme algo de ese pensamiento?

      Me gusta

  4. Severino permalink
    19 agosto 2013 10:44

    No he encontrado tal frase en las obras de San Luis María de Montfort.

    Las citas más aproximadas que he hallado son las siguientes:

    El Padre José Kentenich, fundador del Movimiento apostólico de Schôenstatt, dejó un tesoro inapreciable cuando junto con un grupo de jóvenes congregantes selló con María una “alianza de amor”, reflejo de la alianza que sellamos con Dios en nuestro bautismo.

    El solía decir:”En el mundo sobrenatural, María no es el centro, pero sí está en el centro”; y “María vence todas las herejías antropológicas contemporáneas.”

    Y esta otra cita:

    Decía el Papa Pablo VI que María no es el centro del cristianismo, pero es central al cristianismo
    (pero no sé en qué documento está escrito)

    No obstante, seguiré buscando.

    Me gusta

    • 19 agosto 2013 16:56

      Ya veo, Severino, que eres un mariólogo de raza. Y yo creo que, en mariología, el conocimiento no es conocimiento: o es amor, o es pura faramalla. Tú estás en el primer caso.

      Ya se ve que la cita, indudablemente, es de Kentenich. En cuanto a la de Pablo VI, he hurgado en la pág. de la Santa Sede, y no la encuentro.

      Severino amigo: Me encantaría que escribieses algún artículo sobre la S.ma Virgen para este blog, cuantos más, mejor. Entre otras cosas, ocurre que estoy preparando una edición en libro -que me han pedido- del blog, y he decidido dejar fuera todos mis escritos marianos (menú de cabecera, “Las glorias de María”), porque luego ya no podría publicarlos en otro sitio, cosa que me interesa mucho. Cierto que lo mismo pasará con tus artículos, pero puede ser que no tengas el interés que yo en publicarlos, y, en cualquier caso, quedarán en el blog, donde -la experiencia me lo indica- serán consultados con cieta frecuencia hasta la muerte del blog, que puede acontecer el día del Juicio a la hora de bañar los niños.

      En concreto, veo que tienes interés por el P. Kentenich. A mí me gustaría conocerlo, a mis lectores les haría bien, y al ciudadano aquel de los cuernos, le daríamos una pedrada en el ojo. Pero escoges tú el tema, por supuesto.

      ¡Haz a la Virgen y a nosotros estos favorcetes! Gracias anticipadas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: