Skip to content

LA SABIDURÍA DE DIOS SEGÚN FRAY VICENTE-IX

31 marzo 2013
by

PREGUNTAS OPORTUNAS PARA EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN

         Aquel primer Domingo de Resurrección, el Señor tuvo varios encuentros con Sus discípulos y discípulas.  Todos ellos tenían un rasgo en común: ¡la falta de memoria! Se habían olvidado por completo de que el Señor les había dicho en repetidísimas ocasiones que al tercer día después de Su muerte, Él iba a resucitar. Y por ese motivo hicieron lo que hicieron y reaccionaron del modo que reaccionaron.

         Una notita teológica: Las potencias del alma son cuatro – memoria, entendimiento, voluntad y libertad. Pidámosle, pues, al Señor que conserve frescas siempre en nuestra memoria las verdades de la fe y que no las olvidemos jamás. 

       Pues bien, las primeras olvidadizas, según el capítulo 24 de San Lucas, fueron María Magdalena, Juana, María, la madre de Santiago, y otras más que estaban con ellas.

         Olvidadas de la promesa de Jesús, compraron especias aromáticas y se encaminaron al sepulcro para ungir el cadáver de Jesús… Pero ¡qué sorpresa!  Al llegar al sepulcro, dice San Lucas, “encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro… y no hallaron el cuerpo del Señor Jesús”.

         Estaban pensando en esto cuando se presentaron ante ellas dos ángeles con vestiduras resplandecientes y les dijeron –y aquí va la primera pregunta:

¿POR QUÉ BUSCÁIS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE ESTÁ VIVO?

         Cada vez que nos sentimos solos, desanimados y desalentados y dejamos que las circunstancias externas nos dominen y ejerzan una influencia negativa sobre nosotros, estamos buscando entre los muertos al que está vivo.

      Cuando estamos convencidos de que el Señor Resucitado está con nosotros y “en” nosotros, ninguna de esas cosas puede prevalecer en nuestro ánimo.   (No digo que no vengan esas ideas; lo que digo es que no pueden prevalecer.)

          Cuentan de un hombre muy piadoso que en una ocasión, por algunas circunstancias adversas que le asediaban, se dejó aplastar por el agobio y la desesperación. Casi no comía, su rostro denotaba una tristeza inusual y no hallaba el consuelo que antes solía hallar en la oración.  Su esposa sufría y Le pedía a Dios que la inspirara para saber de qué modo podía ayudarle. De pronto, una idea le cruzó por la mente, y al día siguiente, cuando su esposo bajó a desayunar, allí estaba ella, vestida de luto riguroso y con un velo por la cara…

         Él la miró perplejo y le preguntó: “Mujer, ¿quién se ha muerto?”

         Alzando los ojos, ella le respondió: “Dios, Dios se ha muerto.”

          “¿Qué dices?  ¿Cómo Dios se va a morir?” –le dijo él.

         Y entonces, la respuesta de aquella sabia mujer fue: “Bueno, de acuerdo con la expresión de tu rostro y tus procederes, pensé que tu Dios se había muerto y yo decidí guardar luto por Él”.

         Aquel mensaje tan elocuente le penetró el alma e hizo que un rayo nuevo de luz y esperanza brillara en él, y dijo: “Claro, Dios está vivo y, por tanto, no tengo por qué desesperar ni andar agobiado.  Él vive y está conmigo”.

*

* *

         Y ahora, vamos a la segunda pregunta…

       Los siguientes olvidadizos fueron dos discípulos oriundos de la aldea de Emaús. Tan deprimidos estaban y con un sentido de fracaso tan marcado y peculiar, que decidieron regresar a su aldea de origen, y mientras andaban por el camino, se entregaban a conversaciones muy pesimistas y negativas.

         De pronto, un extranjero (que no era sino Jesús) se acercó y comenzó a hablar con ellos y les hizo esta pregunta. Voy a citar el texto griego original traducido:

¿QUÉ CONVERSACIONES SON ÉSTAS QUE TENÉIS ENTRE VOSOTROS MIENTRAS

CAMINÁIS Y POR QUÉ ESTÁIS TRISTES?

         Y tú, amado lector, ¿de qué hablas?, ¿qué conversaciones son esas que alimentan tu depresión y tu tristeza?, ¿por qué estás triste?  ¿No está acaso el Señor contigo?  ¿No dice Él en las Escrituras una y otra vez –como vimos en un artículo anterior– que Él no quiere que nosotros nos sintamos tristes, sino que estemos siempre alegres y gozosos aun en medio de los conflictos?

         ¿Es fácil?  ¡No!, ¡no es fácil!, pero en el Evangelio nada es fácil…  la vida cristiana consiste en llevar la cruz (que Él nos da) cada día y seguir a Cristo cada día, y el motivo de nuestro gozo es saber que Él camina con nosotros y nos da Su paz.

         En una parroquia donde yo trabajé por el año 1970, había un canto que les enseñábamos a los niños del catecismo y decía así:

Cristo está conmigo,

Junto a mí va el Señor,

Me acompaña siempre

En mi vida hasta el fin.

 

Ya no temo, Señor, la tristeza,

Ya no temo, Señor, la soledad,

Porque Tú eres mi Dios, mi alegría,

Tengo siempre Tu amistad.

 

*

* *

         Y entonces, aquel mismo domingo de Resurrección por la noche…

       Jesús se apareció a sus once apóstoles que estaban temblando de miedo y llenos de incredulidad… Se resistían a creer lo que las mujeres les habían dicho. Y aquellos locos discípulos de Emaús también habían llegado con unas historietas que no eran fáciles de digerir… Era por eso precisamente por lo que estaban “llenos de miedo”.

       Él, pues, se presentó en medio de ellos y les dijo: “La Paz sea con vosotros”…  Los pobres apóstoles (según dice Lucas 24:37), “sobresaltados y asustados, creían ver un espíritu”.

           Pero Él les hizo estas preguntas:

¿POR QUÉ OS TURBÁIS?  ¿POR QUÉ SE SUSCITAN DUDAS EN VUESTRO CORAZÓN?

         ¡Tremendas preguntas!   ¿Por qué no nos atrevemos a responderlas ahora mismo?  El autor de los Salmos 42 y 43 le decía a su alma:

¿Por qué te turbas, alma mía? Espera en Dios, porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

            Santa Teresa escribió una letrilla que reza así:

“Nada te turbe,

Nada te espante;

Todo se pasa,

Dios no se muda.

La paciencia

Todo lo alcanza.

Quien a Dios tiene

Nada le falta.

Solo Dios basta.”

         En el año 1976, me encontraba en un campo trabajando con una comunidad en un país lejano. Las condiciones físicas del lugar eran sumamente precarias. No había agua corriente ni baño. Compartía mi celda con ratones de todos tamaños y de todas clases que corrían despavoridos por las vigas del techo, mientras yo trataba en vano de conciliar el sueño por las noches.

         Una tarde, mientras hacía oración en mi celda y la tristeza me embargaba (más de lo acostumbrado), el Señor me habló y me dijo estas palabras:

Dudar de las promesas de Dios, por inverosímil e increíble que parezca su cumplimiento, es el mayor pecado de ingratitud que podemos cometer en contra de un Padre que nunca nos engaña.

         Todavía lo recuerdo y lo tengo bien anotado en cada una de mis Biblias y Breviarios.

         Pues bien, hoy es Domingo de Resurrección, Domingo de Vida, Domingo de Renovación, Domingo de Restauración, de Experiencias Nuevas…

Que el Señor y Su Santísima Madre nos ayuden a vivir estas palabras de Jesús a San Juan en la Isla de Patmos:

NO temas; Yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Amén.”

Fray Vicente (Buenos Aires) Franciscan habit.jpg

 

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Calamardo permalink
    31 marzo 2013 1:17

    Que tengáis todos una feliz Pascua de Resurrección, y recordad que es la fiesta más importante de todas para un cristiano.
    Felicito a todos aquellos que reciban Sacramentos durante esta fecha.

    Me gusta

  2. Calamardo permalink
    31 marzo 2013 1:37

    Soy portante del Santo Cristo en los viacrucis, por lo que habré seguido sus Estaciones unas doscientas veces en los últimos años. Puedo decir que nos falta mucho la memoria: hasta este Viernes Santo, no me he acordado de algo importante que dice Jesús: “No lloréis por mí, mujeres. Llorad por vosotras y por vuestros hijos”. Lo más terrible y doloroso de la Pasión es que la provoque el pecado, aun por encima de que muera Jesús (ya que viene precisamente Enviado para hacerlo). Es por esto por lo que el Reo nos lleva a considerar la importancia que tiene para nosotros la Crucifixión, cuando estamos lamentando la que tiene para él.

    Alegraos, mujeres. Por vosotras y por vuestros hijos. Si existe el mal y lo causáis, tenéis el perdón en la Confesión. Al final, ha resultado que la Redención puede contra todo este mal, y que Cristo ha vencido para compartir con nosotros esta victoria, en un misterio que nadie contempla y pasa casi desapercibido, dentro de la grandeza de esta Redención.

    Es por esta generosidad por la que ahora sabemos que hay verdad, que hay amor y que hay perdón.

    Me gusta

    • 31 marzo 2013 2:02

      Pero que “venga Enviado para hacerlo” forma parte del terror, que señalas, del pecado. Si por cualquier pecado ha muerto un Hombre-Dios, y Dios es quien es, entonces vuelvo a recordar lo que decía el Card. Newman: “La Iglesia Católica sostiene que si el sol y la luna se desplomaran, y la tierra se hundiera y los millones que la pueblan murieran de inanición en extrema agonía, […] todo ello sería menor mal que no que una sola alma, no digamos se perdiera, sino que cometiera un solo pecado venial, dijera deliberadamente una mentira o robara, sin excusa, un penique”.

      Alegraos. Tenéis el perdón en la Confesión.

      Me perdone mi querido amigo Fray Vicente haberle tomado la delantera en el comentario.

      Me gusta

      • Calamardo permalink
        31 marzo 2013 23:43

        Bueno, forma parte del terror y de nuestra esperanza, ya que Cristo supo anticiparse a cómo seríamos los sigloveintiuneros y tenemos la cosa hecha de antemano. Creo que existe una enorme diferencia para el hombre de antes y de después de Cristo, y que, a buen seguro, es la mayor que se ha dado a lo largo de toda la historia. Ya no estamos en la oscuridad.
        FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN A TODOS.

        Me gusta

  3. 2 abril 2013 0:42

    Sí, por supuesto: el beso de Dios existía antes que existiese mi cuna. Tenemos un Juez (Jesús) que, para darnos en su momento la sentencia absolutoria, murió en aquella Cruz ya dos mil años antes de que yo naciese, y sin preguntarme si me interesaba la cosa. Así “cancelaba el protocolo que nos condenaba, clavándolo en la cruz” (Col 2,14), incluso antes de que existiese mi protocolo. Me gustaría localizarla -es probable que Fray Vicente lo haga, como ahora se lo pido-, pero hay en la Liturgia de las Horas una cita estremecedora de un padre de la Iglesia que dice, más o menos, que nacimos ya con el triunfo obtenido, sin necesidad de haber obtenido nosotros la victoria, sin ensangrentar nuestras armas, sin participar en el combate.

    Me gusta

    • 4 abril 2013 0:26

      No ha fallado. Fray Vicente nos ha mandado el texto que le pedía. Como es tan bello, voy a ponerlo como artículo exento; y lo titulo “Ni tan siquiera vimos la batalla”.

      Me gusta

  4. Amelia permalink
    19 abril 2013 13:10

    ¡Qué bonito! El Señor cumplirá sus promesas. No debemos olvidarnos, y hemos de repetir la oración de Santa Teresa, una de mis preferidas: “Quien a Dios tiene, nada le falta”. Gracias, Fray Vicente, por recordarnos lo que nunca debimos olvidar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: