Skip to content

LA CONFIANZA COMO ACTITUD EDUCATIVA-INTRODUCCIÓN

15 marzo 2013
by

Ojalá que pudiésemos organizar en Soycurayhablodejesucristo una escuela de padres. Consciente de que muchos -hijos y padres- sufren las duras consecuencias de no saber educar, porque no se ha enseñado suficientemente, pedí unas colaboraciones a Joan Valls Julià.

Él ha sido uno de los profesores más vocacionales de toda Cataluña. Estudió geología primero, y consiguió la proeza de que mi madre comprase un extracto de su tesis, sobre el sacerdote Jaume Almera i Roca, “pare de la geologia catalana”, decía Joan. Fue mi profesor, creo, entre 3.º y 5.º de E.G.B., y era adorado por todos los niños. Lo recuerdo intentando hacer la lectura espiritual en el tren, pero era ineludible que alguno de nosotros viniese a recoger su sonrisa y su cariño; había que cerrar el libro. Lo recuerdo viniendo a casa a tocar la guitarra cuando celebrábamos la Primera Comunión de uno de nosotros. Lo recuerdo asistiendo, pimpolludo, a mi primera Misa solemne en Barcelona. Son, ya, casi 40 años de cariño; aunque os revelaré un secreto: él nació un 29 de febrero, lo cual hace que sólo ha cumplido unos diecisiete o dieciocho años. Yo soy mucho mayor. 

Después de los estudios pedagógicos y muchos años en el colegio, Joan emprendió el vuelo y se dedicó a dictar conferencias de pedagogía por toda España. Actualmente, está jubilado. En cualquier caso, para mí, la mejor presentación, que me llena de orgullo, es la siguiente: Joan Valls Julià es mi amigo. Y Joan Valls Julià -os lo garantizo- es de los que saben ser amigos.

 En cuanto a Juan Manuel Verdaguer Masllorens, nacido en Barcelona a principios de los 40, basta decir que se especializó en sofrología y desempeñó durante años su trabajo de médico en Roma. Entre las personas que atendió se cuenta San Josemaría Escrivá. Este eminente médico murió en Roma hace años, dejando a Joan Valls Julià la parte que le correspondía en este ensayo sobre la confianza. 

 

          Sin ninguna duda, la mayor parte de nosotros estaremos de acuerdo en que nada hay tan maravilloso en la Tierra como un niño o una niña. Centro de los amores más nobles, del sacrificio hecho más a gusto. Nos sorprenderemos a menudo renovando este amor a los niños, repitiendo en nuestro interior, e incluso en voz alta, la maravilla que Dios ha puesto en nuestras manos. Con mayor razón e intensidad nos vienen estos sentimientos si esta criatura depende de nosotros, sea por generación, adopción o tutela. Sienten igualmente este amor casi todas aquellas personas que rodean al niño, o le convierten en el centro de sus afanes.

          ¡Qué triste es pensar en un niño desamparado, solo, que no siente en su carne y en su alma el calor de un amor grande!

          ¿No os parece que lo que hace más atractivo a un niño es su inocencia? Incluso diría más: su fe y confianza total en las personas y en el mundo que le rodean. Sí, no cabe duda de que, en medio de su agitada vida, el niño confía en nosotros, los que le queremos. Siente que este amor y desvelo nuestro es inagotable.

          Preguntaos si la inocencia es triste, si se queja o actúa violentamente. Decimos todos que no. La verdad es que el niño inocente es feliz y vive una vida activa, llena, no desaprovecha ni un minuto. Siempre que el niño se halle rodeado de un ambiente que le mantenga en la inocencia, en la alegría de su edad, crecerá fuerte, en su cuerpo y en su espíritu. Este es un trabajo que haremos entre todos.

          Dice un viejo refrán que cada maestrillo tiene su librillo. Pero que este librillo esté escrito con el mismo papel blanco del amor, el único que nos hará respetar y defender la inocencia de cada edad.

          Es nuestro propósito desarrollar algunas de las cuestiones que más preocupan a los padres y maestros. En esta ocasión lo haremos siempre en torno a la confianza, por ser algo así como el secreto que puede hacer el milagro de una buena educación.

          Aunque el personaje central es el niño, su vida se desarrolla en el ambiente familiar, escolar y social, y es la síntesis de todo ello su agitada y cambiante vida interior.

          Pensamos que en un trabajo de esta índole, formativo, no solo informativo, debemos tener en cuenta este sabio razonamiento: “Observan a los hombres, como es de suponer, y ven sus defectos, pero luego construyen sus sistemas como si tales defectos no existieran”.

          Por ello, hemos intentado reunir aquí la realidad y la doctrina con el ideal. Cada uno aparecerá con su belleza propia, más o menos deseable según quién la contemple.

          “Realidad y doctrina” escrito secamente, tal como es, racional. Esto es lo que hay que tener en cuenta para llegar a ser un educador profundo.

          “Ideal y vida”, presentado de modo más íntimo, con numerosos ejemplos, sencillo y de fácil lectura. Esto es el cómo tenemos que llevar a la práctica tantos buenos deseos y normas de conducta.

          Seamos sinceros: quizás muchas veces nos interesa lo segundo, queremos ejemplos, no teoría; otras veces necesitamos lo primero, para poder reflexionar, sin apasionamiento.

          Hemos unido nuestra ya larga experiencia en los campos pedagógico, familiar, psicológico y psiquiátrico, siempre iluminados por un conocimiento de la realidad familiar, primera y auténtica escuela de formación humana y religiosa.

          Decíamos que la confianza es algo así como el secreto que puede hacer el milagro de una buena educación. Cierto, es un secreto y por ello difícil de desentrañar. La confianza es señalada insistentemente como una actitud que favorece la comprensión, la mutua ayuda, la convivencia humana. Asimismo, se

considera también como parte integrante de una disciplina que se basa en la libertad y en la responsabilidad personal.

          Una “actitud con dos facetas que se complementan y que deben desarrollarse simultáneamente”, que engloban virtudes y valores de lo más dispares. Actitud que nos hace considerar como importantes los más pequeños detalles de la convivencia diaria.

          Lo que ofrecemos hoy es de primera mano, vivido, fruto de la experiencia y de la reflexión diaria. Por ello, no hemos hecho ninguna referencia a otros estudios y obras, específicos y generales. Deseamos que estas páginas resulten útiles y amenas, y sean realmente una colaboración entre las muchas y muy buenas que ven la luz diariamente.

                                      Juan Manuel Verdaguer Masllorens-Juan Valls Juliá

                        Roma-Barcelona, 24.VI.1974

                                      Barcelona, 1.3.2013. En el año 40 de la primera publicación.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Iñigo Ruiz permalink
    27 marzo 2013 1:21

    Sobre la inocencia, la bonita entrevista de mi hija de tres años con Jesús. Este domingo de Ramos fuimos a la bendición de la palma a la Parroquia de San Juan María Vianney de Barcelona, en el barrio de Sants. Allí se representa la alabanza al Señor, que viene montado en un burro y entre los doce Apóstoles. Al terminar, fui con mi hija a saludar al grupo de actores que escenifican este cuadro, porque son amigos y porque esperaba que a Pilar le gustaría acariciar al burro. En contra de lo que esperaba, se puso a hablar directamente con el que interpretaba a Jesús y le dijo más o menos esto: “Jesús, te quiero mucho porque eres muy bueno. Me tienes que decir cómo puedo ser buena. ¿Te duelen las heridas de la cruz?”

    Y fue la única niña que no hizo ni caso del burro en 53 años, aunque este animal siempre le ha gustado mucho.

    Sin embargo, existe siempre el temor a que si se da confianza a un niño, se la tome en exceso. (Viendo la simpática foto que ilustra esta entrada, se me ocurre aquello de que si les das un dedo, se toman hasta los hombros.) Nada menos cierto. Esto puede suceder con los adultos, pero el niño puede reconocer cuándo ha obrado mal en un exceso de confianza y rectificar, puede entender también que se le retire un poco e intentar ganarla de nuevo. Creo que la aúna al respeto, por lo que este toma y daca es un ejercicio muy sano.

    Contra todo consejo, cuando mi niña tomaba sus primeras papillas le di la cuchara y le dije: “Toma, come”. Dirán que es una auténtica animalada, pero lo hacía porque creí que era muy importante dejarla obrar a su iniciativa, que tenía que confiar también en sí misma y que no estaría bien que yo no confiara en ella. Se acabaron con este gesto los fatídicos meses del biberón, del no comer absolutamente nada. Claro que se tiraba todo por encima, pero comía y a la vez, conseguía averiguarse dónde está la boca y dónde el plato, menear un útil con precisión, saber que podía hacerse ella las cosas, pero que las tenía que hacer bien. Y lo bueno es que ganamos todo esto sin necesidad de ningún tipo de discurso. Sólo le dije eso: “Toma, come”.

    Me gusta

    • 27 marzo 2013 19:17

      Emocionantes las palabras de esta niña, como para meditarlas todo este Triduo Pascual.

      Joan: Yo quisiera hacerte una pregunta. Es un asunto que recientemente se ha debatido más de una vez en los círculos en que me muevo. Al niño, ¿guantazo o no guantazo? Todo el mundo -empezando por los que no tienen hijos y no saben de qué hablan-, al ver la excesiva condescendencia con los niños de hoy, se pasa al otro extremo y exclama: “¡Ojalá le hubieran dado a tiempo una buena bofetada!” Yo creo que tú mismo me dijiste, a saber cuándo, que no había que dar ni un solo guantazo nunca y por nada. Y creo que los santos fundadores de instituciones educativas han dicho siempre lo mismo. Está casi explícito en estas bellísimas palabras de S. Juan Bosco, que me parece que alguna autoridad tiene en esto de la educación:

      “¡Cuántas veces, hijos míos, durante mi vida, ya bastante prolongada, he tenido ocasión de convencerme de esta gran verdad! Es más fácil enojarse que aguantar; amenazar al niño que persuadirlo; añadiré incluso que, para nuestra impaciencia y soberbia, resulta más cómodo castigar a los rebeldes que corregirlos, soportándolos con firmeza y suavidad a la vez […].

      “Guardaos de que nadie pueda pensar que os dejáis llevar por los arranques de vuestro espíritu. Es difícil, al castigar, conservar la debida moderación, la cual es necesaria para que en nadie pueda surgir la duda de que obramos sólo para hacer prevalecer nuestra autoridad o para desahogar nuestro mal humor […].

      “Son hijos nuestros, y, por esto, cuando corrijamos sus errores, hemos de deponer toda ira o, por lo menos, dominarla de tal manera como si la hubiéramos extinguido totalmente.

      “Mantengamos sereno nuestro espíritu, evitemos el desprecio en la mirada, las palabras hirientes; tengamos comprensión en el presente y esperanza en el futuro, como nos conviene a unos padres de verdad, que se preocupan sinceramente de la corrección y enmienda de sus hijos.

      “En los casos más graves, es mejor rogar a Dios con humildad que arrojar un torrente de palabras, ya que éstas ofenden a los que las escuchan, sin que sirvan de provecho alguno a los culpables.”

      Joan: ¿guantazo o no guantazo?

      Me gusta

      • 20 abril 2013 20:49

        [Joan ha preferido contestar por correo electrónico, y pongo todo lo siguiente siguiendo estrictamente sus instrucciones:]

        “La pregunta que muchos nos hacemos en algún momento de nuestra vida de padres o educadores profesionales es: ¿qué valor tiene dar una bofetada a un niño o niña? La respuesta es personal, de modo que sirva para conocer mejor a los niños y conocernos mejor a nosotros. El resumen podría ser que una bofetada a tiempo (UNA) puede ser adecuada. Pero no podemos darla sin antes meditar estos puntos tan valiosos que nos propone el padre Miguel María Bertrán Quera, conocido educador (que ya se fue a recibir su premio), en su libro ‘Padres’. Juan Valls Juliá.”

        Éstos son los puntos aludidos:

        “32.- Los hijos prefieren un padre severo a un padre indiferente.
        “Porque la severidad puede proceder del amor, pero la indiferencia nunca.

        “33.- Muchas veces, para recibir de los hijos un amor verdadero, hemos de crucificar antes nuestro propio corazón.

        “34.- ¿Quieres que tu hijo sea como tú?
        “Procura, pues, que te ame.
        “Porque nunca se tomará un hijo el trabajo de hacer suyas las cualidades de una persona a quien no ama.

        “35.- Cuando tu hijo llora en cama por la noche, ¿piensas -padre o madre- que tal vez esté llorando por ti?
        “¿O es que no crees que las penas y problemas de los padres pueden ser también los problemas y las penas de los hijos?

        “36.- “La única preferencia que los hijos toleran en casa es la que se otorga a los hermanos más débiles y necesitados.

        “37.- Cualquier ‘particularismo’ o ‘favoritismo’ de los padres con respecto a alguno de los hijos es, muchísimas veces, egoísmo oculto.

        “38.- Formación más positiva que negativa. Enseñemos a obrar más por amor y convicción que por temor y castigo.”

        Muchas gracias, Joan. Ya sabes tú que todo esto es necesario, porque todos los padres tienen dudas sobre el modo de educar; y en ocasiones son, más que dudas, torturas, ya que la vida en casa está completamente destrozada. Y como no da lo mismo hacer una cosa que hacer la otra, ahí estáis los pedagogos, ahí estás tú, para evitar el infierno en vida de muchísimos. Que la Sagrada Familia de Nazaret te inspire.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Encartaciones

Recuperación de la Memoria Histórica de Las Encartaciones

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: