Skip to content

¿Le cuesta a usted mucho leer sobre lo importante?

30 octubre 2012
by

¿Le cuesta a usted mucho leer sobre Lo Importante…?

Os traigo aquí lo que ha sido unos días un “comentario” de los muchos que ha suscitado la primera entrada, titulada “Soy cura: ¿qué pasa?” En este caso, un comentario mío:

Seguro que es mejor dejar de lado tantas cuestiones personales de la maraña de razones y sentires que acabamos de leer.

Vamos con lo nuestro. De tantas cosas como han salido, selecciono dos estrechamente relacionadas: las razones para creer y la lectura.

Veréis: debo de ser culpable, pero confieso que una vez escribí -está en los ficherazos que esparzo por dos continentes- que “en santos que no leen, no creo demasiado”. Y pienso que la verdad sobre Dios, o, lo que es lo mismo, sobre nosotros, y estas cuestiones, merecen un esfuerzo, si es que lo merecen otras cosas, como ese alucinante levantarse ¡a las seis de la mañana, Dios santo! que todos los días llevamos a término por motivos infinitamente más pequeños que el de si hay o no un Dios que nos ama y si hay o no una Felicidad Absoluta en el futuro posmortal. Mi vecino del quinto no lee, y sin embargo, mi vecino del quinto se levanta a las seis de la mañana. Lo sé por el olor.

Pero es que se pueden adoptar muchas actitudes, y sin embargo, no todas están bien, porque no todas nos hacen bien. Yo puedo contar aquí mismo el caso de un señor que me decía, poco más o menos, que el Papa era muy malo, y daba este argumento: “Con la cara que tiene…” Yo pensé inmediatamente: “Así que la cara; no le leerás los libros, no; lo fácil es juzgar porque es feo”. Y hace pocos meses -Pamplona, te quiero-, una enferma me decía en una clínica, poco más o menos, que al principio para ella el Papa era como el humo de Satanás, pero le leyó la primera encíclica (atención: ¿cuántos de ustedes saben el título…?) y desde entonces era una admiradora incondicional.

José María Pemán decía que el problema de Miguel de Unamuno había sido que se pasó la vida construyendo él solo su verdad, y le observaba -”post mortem”- que veinte siglos de tradición católica “también son algo”; y en verdad que es una locura la unamunada esa, porque en veinte siglos de millones de libros en torno a la fe y a Jesucristo y al sentido y a la muerte y a la moral y a todo eso, algo -y mucho- bueno habrá que nos ayude y que nos haga adelantar.

Adelantar. ¿Sabéis lo que cuentan que le ocurrió a Descartes? Que se pasó no sé cuantísimos años haciendo ímprobos esfuerzos por demostrar un teorema, y al final lo demostró; y fue a contárselo a otro científico, y éste le contestó que sí, que estaba bien, que lo había demostrado igual que lo había hecho Euclides dos mil años atrás.

Me pasmo, compañeros. Si un señor quiere aprender alemán, o filosofía, o matemáticas, o lo que sea, se va a la universidad, o a las bibliotecas, a ver lo que dicen los demás; los que aprendieron antes que él. Y en estas cosas de la fe -que son las más importantes, porque envuelven el sentido de absolutamente todas las demás, y deciden nuestra felicidad o infelicidad, y nuestra suerte posmortal, y mucho más que queráis echarle-, en estas cosas de la fe, nos arreglamos con una tibia opinión que adoptamos, si nos viene bien, mientras nos ponemos el desodorante en las axilas -el del quinto no gasta en eso-.

Esto es bueno explicarlo en el Año de la Fe. No sé si era o no era el Card. Jubany el que explicaba que el gran drama de la fe de muchos era que, al ir avanzando en años, iban creciendo en toda clase de conocimientos; pero los conocimientos de la fe los dejaban como los tenían en el momento de la primera Comunión. Y si se crece y no se cambia de traje, el traje se rompe. Digamos: a mí, de pequeño, me explicaban que, si restábamos de un número otro mayor, el resultado era cero; años después, me explicaron que existían los números negativos: tres menos cuatro ya no era cero: era menos uno. Y si no me lo hubieran explicado, un día u otro hubiera declarado mentira las matemáticas. Siguen tantos creyendo que el infierno es una tierra de llamas, y el señor Satanás tiene un tridente y dos cuernos horribles, y ¿qué pasa? Que un día no puede por menos de tirar la religión por la ventana; pero es que a mí me explicaron lo de los negativos; ¿se ha preocupado este señor de que le expliquen lo del infierno? Y, normalmente, las explicaciones, o en clase o en los libros; esto es así.

Y nadie se preocupe: sobre estos temas nuestros, hay unos libros espesos y absolutamente ininteligibles para quien no está iniciado; pero, amigo, son cuestiones tan importantes, que a nadie se le deja desamparado: también hay libros sencillos que adaptan las cuestiones al nivel que haga falta; acuda el curioso a una librería religiosa, dese un paseíto, y le prometo que se le hará la boca agua al ver “ese libro que siempre había necesitado”. Por ejemplo, llevaba usted cuarenta años diciendo que la Biblia no se entendía, y se topa en la librería con una edición de la Biblia plagada de notas que se han hecho pensando en que usted -sí, sí: usted; sin escondérseme entre la multitud- entendiera.

Y me falta lo de las razones para creer, pero lo dejo para el siguiente comentario. El que me encuentre pesado, que lo diga, y quedad todos con Dios.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Germán permalink
    7 enero 2013 6:06

    Ya que usted es cura y le gusta decir la verdad, yo, Germán, le repito lo que dijo el Señor Jesús en el Evangelio según San Juan, 14:6. Él dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, y nadie viene al Padre sino por mí”.

    Me gusta

    • 7 enero 2013 17:06

      Muchísimas gracias, Germán hermano. Desde luego, son unas palabras centrales en el Evangelio. Él es el Camino para ser andado, la verdad para ser creída, la vida para ser vivida porque así nos dará la verdadera vida. Pero, si no te importa, ¿podrías explicarnos por qué nos lo dices? Nosotros anhelamos ir al Padre por Jesús. Enséñanos, por favor, lo que puedas enseñarnos, porque seguro que nos hace mucho bien. Estamos abiertos a lo que quieras decirnos. Gracias.

      Me gusta

  2. 17 junio 2015 23:01

    Reblogueó esto en Virgen Peregrina del Barrio San Joséy comentado:
    @jackieoliva

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Ramita De Dios

DIOS Se Ha Hecho Hombre Para Morir Como Hombre En La Tierra, Y Resucitarnos Como ÉL Lo Ha Hecho: ¡En El Cielo!

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria histórica Balmaseda

Recuperación de la Memoria Histórica de Balmaseda

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

Página de Miguel Vega Manrique

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

A %d blogueros les gusta esto: